Cuando ser solidario no tiene precio, ni debe tenerlo


#1

Hace casi diez años escribí un pequeño artículo en mi blog, el cual he rescatado para que compartáis opiniones y experiencias de cualquier tipo sobre el tema. Sé que la Salud y la Vida no tienen precio, ni nadie debería atreverse a tasarla. El egoismo debe tener un límite, no así la conciencia que nos hace humanos.

Formar parte del club del altruismo “Hoy por tí, mañana puede que por mi”, no requiere siempre hacer aportaciones económicas y menos en tiempos de crisis , solo sentir que le debemos todo a la vida. Hay opciones donde sobran las palabras y cuentan los hechos, que solo requieren un pequeñísimo esfuerzo, pero con gran aporte de generosidad.

Carnets de compromiso solidario en vida los dos primeros, el último (se rompió el parte del plástico por lo que sale cortado ) cuando como todos abandonemos este mundo, con la posibilidad de prolongar otras vidas. Los datos son totalmente privados y anónimos.

Enlaces donde primero hay que informarse:

http://www.donantesdesangre.net/menu.htm (España)

https://fcarreras.org/ (Internacional)

http://www.alcer.org/es/ (España)

No hace falta que sea “el día de…” Nuestro compromiso es bien recibido cualquier día del año.


#2

Pues la verdad, que los órganos en el “más alla” o donde sea, no lo vamos a necesitar. Yo como estoy echo polvo por dentro, no puedo ser donante. Ya me informé en su día y además me lo dijo el vascular.
Como tomo sintrom tampoco puedo donar sangre.
Estas personas son héroes reales, los del cine no.
No me esperaba menos de usted, Don Antonio. Alguien que siempre está dispuesto en el foro a echar una mano con sus conocimientos.


#3

Yo soy donante de órganos y tejidos,y de sangre en las campañas del trabajo.
De médula no puedo por edad.
Que aprovechen lo que puedan para ayudar a quien le haga falta.


#4

Créeme si te digo que te considero una persona comprometida, pues aunque la salud no te lo permita, tu disposición ha sido plena, como la de muchos donantes.

El hilo no lo he abierto para vanagloriarme, al contrario, estuve muchos años en una zona de aparente confort, debido a mi fobia a los hospitales, así que me puedo ver reconocido por cualquiera que tenga esa limitación en aquella triste etapa, en la que de héroe no tuve nada. Por suerte y con ayuda psicológica lo pude superar.


#5

Como dicen … " No todos los héroes llevan capa"

Ésto son echos que te honran como persona, eres buena gente :clap::clap::clap::clap:
Yo empecé a donar sangre un día tonto de más chaval en el instituto. Más adelante y dios quiera que tarde mucho, miraré otras opciones , como la de órganos. Hay que ser consciente de cómo estamos y la falta que hace ser solidario con los demás.


#6

Hola Joaquín. Ya dije que mi pretensión no es la notoriedad personal. Los dos y cualquier donante lo sabe, que es una cuestión anónima, hacemos bien y no miramos a quién, como dice el refrán.

Mi pretensión principal es que cada uno muestre sus dudas, comente las leyendas urbanas (que no son pocas) y otros como Sandro @HarryLime, tú o yo mostremos nuestra experiencia, si sirve para despejar cada uno de los mitos que circulan al respecto ¡ojo! que debido a la mencionada fobia, me venía de lujo asimilar muchos falsos mitos y como hacen muchos justificarlos en público, sin darnos cuenta que se puede dañar el prestigio de tantas Hermandades, profesionales y voluntarios. Mi total comprensión para los que piensen o actuen en un sentido u otro, otra cosa es que compartamos su punto de vista. Hablamos de actos no forzados y completamente altruistas.


#7

Ya dije que mi pretensión no es la notoriedad personal

Lo sé, incluso creo que se debe presuponer si necesidad de justificación. Los que habitamos en ésta casa sabemos (más o menos) con las personas que se trata, aunque sólo sea virtualmente.

No creo que haya que tener miedo, no es malo, no duele, y la recompensa moral que se tiene sabiendo que estás ayudando a mucha gente que lo necesita, vale la pena.

Saludos


#8

Según las normas actuales no se puede donar sangre más de 4 veces al año. Mi padre, con un grupo un poco raro (A-) fue donante habitual durante muchísimos años. En otros tiempos fuera porque eran más laxos con las normas, o porque verdaderamente era un tipo escaso y necesario, incluso lo llamaban si había una emergencia y era necesario cada par de meses. Nunca le dio ninguna importancia.
Este octubre se cayó, es un anciano con múltiples achaques, anticoagulantes, etc. Pués estuvo a punto de desangrarse de un derrame interno. Le hicieron cuatro transfusiones de varias bolsas en una semana.
Una de ellas me miro a mi, a la bolsa, y aunque no puede casi hablar, le entendí perfectamente. Me quería decir ¿Ves hijo? Hoy por ti, mañana por mi. Acto seguido no me quedo más remedio que bajar a la planta baja, donde los donantes…


#9

Que bonito


#10

Hay muchas maneras de ser solidario…

Lo de ser donantes de órganos hace ya la friolera de 35 años que lo soy, recuerdo que por entonces tenias que presentar dos testigos mayores de edad, por si acaso, uno fue la que ahora es mi esposa y el otro mi mejor amigo, nos conocimos en “la escuela de cagones” que era como se les llamaba entonces a las guarderías y ya hemos pasado ambos del medio siglo, a que no habíais visto un carnet de donante en cartulina escrito a maquina de escribir con un numero tan bajo…?

Pero hay muchas maneras mas de echar una mano, yo soy agnóstico, todo lo que huela a cura, monja, pastores evangelistas o lo que sea me produce repulsión, pero hay que reconocer que esa panda de solteronas vestidas de negro o esos del alabado sea el Señor, bendiciones, cánticos y palmas entre gitanos están sacando a mucha gente de la droga, ayudan a niños desfavorecidos en horfanatos, etc.

Con que te guste el fútbol, organizar juegos o dibujar es suficiente para irte a una casa de acogida a entretener a los niños,yo lo hacia en Estremoz (Portugal) y poco a poco aprendí el idioma, otras veces en la Santa Casa de Misericordia de Prelada (Oporto) cuando terminaba de trabajar me montaba en una furgo e iba ayudando a subir, bajar, ponerse los abrigos, limpiar mocos, insistir para que se comiesen las galletas que nos daban para ellos o lo que hiciese falta a niños con Síndrome de Down sin recursos

Puedes hacer muchas cosas en muchos sitios, no se trata de hacer cosas importantes, todo suma y cualquier ayuda cuando no hay nada es bien recibida.

No hagas caso a tus prejuicios, solo intenta ayudar, es muy fácil, todos somos mas solidarios de lo que pensamos a pesar de que como a mi todo lo religioso me produzca “alergia”

Un día organice un grupo de trabajo con amigos de lo mas variopinto, un estudiante de topografía, un rejoneador, un ingeniero nuclear, un jubilado que criaba canarios, un empresario informático… y yo que era el mas tonto de todos pero que tenia conocimientos de horticultura…

En lugar de quedarnos en la cama zanganeando los domingos nos levantábamos temprano, quedábamos para desayunar y nos íbamos al Asilo de Ancianos, si el de las pinguinas egoistas y aprovechadas con menos detalles que el salpicadero de un panda.

Yo mas o menos hacia de manigero y decía que es lo que tocaba cada domingo pero nos metimos en el fregao de hacer una huerta ecológica de 2000 metros, no me he equivocado, 2000 metros para que los abueletes pudieran comer verduras buenas.

Pues eso, gimnasio gratis y a doblar el lomo gratis en beneficio de los abueletes…

La verdad es que las tías lo flipaban y mas de una vez las pillábamos mirándonos con ojos poco “castos”

Mirad que montón de patatas se intuian ahiídebajo porque como dice el refrán “donde hay mata, hay patata”

Terminábamos deslomados, pero siempre nos íbamos contentos y satisfechos.

Sobre todo cuando tocaba la recolección y llenábamos las cámaras frigoríficas de buenos y saludables alimentos

Después quien pagaba el pato eran las abuelas que estaban mas espabiladas porque las ponían de “pinches” de cocina y ellas felices de sentirse útiles.

Cuando tocaba recoger lechugas, pues lechugas a lo bruto…

Esas fotos eran de “postureo” porque las monjas chapaban menos de lo que parecía, tenían empleados y voluntarios gilipollas como nosotros que les sacábamos las castañas del fuego mientras ponían los altavoces a todo volumen en la zona que daba al huerto con los rezos esos del "Dios te salve Maria, patatín, patatán… y si llegaba el alcalde para regalarles un lavavajillas, aparecía misteriosamente un periodista, la madre superiora y al día siguiente salian ambos en el periódico, que buenas y que pobres eran las monjitas y que bueno que era el alcalde que con dinero de otros “postureaba” gratis…

Pero como os podeis imaginar, ni puto caso, nosotros íbamos a nuestro rollo, a producir verduras para los abuelos como unos campeones hasta que el resto de colegas se dio cuenta de lo que os estoy contando y al final el grupo se disolvió, yo seguí algún tiempo mas en la zona de los hombres enseñándoles a jugar al ajedrez en un ordenador viejo que tenia y les instale para ellos…

Por tanto os invito a que echeis una mano en lo que podais sin hacer caso a vuestros prejuicios en donde os de la gana, hay muchos sitios donde un poco es mucho.


#11

Siendo guaje, (Naci en el 71), fui operado a primeros de los ochenta de un Perthes en la cadera izquierda. (A la bola del femur, le faltaba riego sanguineo).

En Sant Joan de Deu (Barcelona). Tuvieron que ponerme alguna bolsa de sangre.

Soy “A, negativo”, y alergico a penicilina y derivados.

Aun asi, de vez en cuando, me paso por Can Ruti, a donar.

Mas pronto que tarde, me hare donante de organos, me falta el carnet. Aunque mi gente, ya sabe que en caso de muerte, donaria todo lo aprovechable.

Uno para todos, y todos para uno!

:rooster:


#12

El siguiente vídeo habla de la oxitocina y cómo beneficia a la persona altruista.