De las hojas de las navajas


#1

Pido disculpas por el ladrillo que me ha salido.

Vaciado de la hoja.

El vaciado de las hojas, fué una evolución técnica en el mundo de las navajas de afeitar. Las navajas más antiguas son todas cuñas o semicuñas y fueron los cuchilleros de Solingen los que a mediados o finales del siglo XIX, introdujeron este perfeccionamiento técnico del vaciado. Con ello se pretendía que el mantenimiento del filo de las navajas fuera más sencillo, evitando tener que recurrir frecuentemente al cuchillero para acondicionar los filos de las navajas con hojas tipo cuña.

El vaciado se utiliza para clasificar las navajas de afeitar. El método y tipo de vaciado de la hoja; el grado de curvatura y el grueso o delgadez de la hoja, constituyen el contorno de los lados en la sección transversal de la hoja de la navaja de afeitar, dando lugar al tipo de vaciado.

El vaciado, en ingles hollow, es una manera de clasificar las navajas barberas y lo define simplemente la sección transversal de la hoja.de la navaja

Existen cuatro vaciados básicos; Cuña, vaciado un cuarto, vaciado un medio, y vaciado completo. A la barbera de vaciado completo a veces se la llama navaja “cantante” y al usuario novel le resulta más difícil dominar la técnica de afeitado con ella.

La cuña tiene las caras o lados de la hoja rectos entre el lomo de la hoja y su filo, mientras que las hojas vaciadas tienen diversos grados de concavidad. Esto básicamente equivale a la cantidad de metal que una hoja de una barbera tiene para una anchura dada.

Así pues el vaciado en una navaja de afeitar también se define como la cantidad de metal que tiene la hoja, que hace que haya una óptima relación lomo- filo-bisel.

El vaciado realizado por el fabricante, representa la forma de la hoja de la navaja.

También se puede definir el vaciado como el metal que se quita de los laterales de la hoja para hacerla más delgada.

En uno de los extremos esta la hoja en cuña, en ingles wedge, o sin vaciar que es obviamente una hoja más pesada. La ventaja de este tipo es que dado que siempre se debe permitir que sea el peso de navaja el que haga el corte, es decir, sin presionar hacia abajo, una navaja más pesada corta con menos esfuerzo. Este tipo de navajas de afeitar son las idóneas para las barbas gruesas o cerradas. Sin embargo en las tipo cuña la desventaja es doble; 1º las cuñas tienen menos flexibilidad, el filo flexa menos y presenta menos resistencia al corte, por lo que es más fácil cortar la piel junto con la barba, y 2º las cuñas son más difíciles de afilar, porque se ha de quitar más metal para lograr un filo adecuado.

En el otro extremo, están las de vaciado completo en ingles full hollow, tienen una hoja más ligera, más flexible. Siempre deberían permitir que el peso de la navaja haga el corte. Una hoja cóncava o vaciada tiende a ser mucho más tolerante con las imperfecciones ligeras de la piel. Además, cuanto más hueca sea la hoja, más se puede sentir o notar la resistencia de la barba con la navaja de afeitar en sí, por lo que sirve de indicador previo de cuando el filo de la hoja se está acabando y necesita ser afilado. Estas navajas no son tan eficaces en barbas particularmente cerradas, pero las navajas vaciadas son adecuadas para la mayoría de los hombres y además, son más fáciles de afilar.

No se esta diciendo que la navaja vaciada sea mejor en general. Es una cuestión de gusto personal, gran cantidad de hombres que no tienen barbas gruesas prefieren la cuña porque 1º se puede afeitar tan bien como con una hoja vaciada. 2º Se requiere un mayor nivel de control y habilidad para afeitarse con una cuña. 3º es más viril, como si usara un cuchillo de cortar carne para afeitarse

Para que una hoja sea más eficaz en el corte debe ser lo más fina posible. Por lo tanto el método de vaciado que elimina más metal de la hoja, sin comprometer su integridad, es preferible. Así pues un vaciado produce siempre una hoja más fina que una hoja sin vaciar porque elimina material de la hoja. Generalmente el vaciado de la hoja se considera un método más eficaz y costoso. Algunos fabricantes de calidad limitan su producción exclusivamente a navajas con hojas vaciadas.

En la calidad del afeitado no tiene nada que ver el vaciado sino que lo que hace que afeite mejor una navaja es el afilado y no el vaciado, pero eso si, a más vaciado es más fácil volver a poner a punto la barbera cuando se le va el filo

Ya se ha dicho que el nivel o grado de vaciado de la hoja va desde no tener vaciado que es lo que se denomina cuña u hoja de sección triangular hasta un vaciado completo en el que la mayoría de la hoja es fina como una cuchilla de afeitar de doble filo engrosándose solo cerca del lomo. Las cuñas son especiales porque requieren un afilado diferente, pero en el afeitado todas cumplen. Si el vaciado es muy grande son muy sonoras y un poco más delicadas en el uso; con un vaciado menor son más rígidas, menos sonoras pero más seguras en el uso al no tener tendencia a flexar por la rigidez que las caracteriza. Cuando se aprende a afeitarse con navaja el usuario experimentado se adaptará automáticamente a cada tipo de hoja sin pensar en su vaciado.

Así pues hay dos tipos principales de hoja: La vaciada con perfil cóncavo y la hoja sin vaciar o cuña .

El tipo de vaciado afecta a la curvatura transversal de la hoja e incluye los dos tipos principales de vaciados de hoja:

Hoja Vaciada o hueca, indica que los lados transversales de la hoja son cóncavos

La hoja cóncava, producto del vaciado, y el propio vaciado es lo que caracteriza a las navajas de afeitar creando una mayor o menor delgadez de la hoja y así poder crear a su vez en el extremo inferior de esta un filo finísimo y cortante.

La hoja plana, recta o cuña, indica que los lados transversales de la hoja de corte son planos o lineales. En esta la sección transversal se asemeja a una cuña y por lo tanto, esta hoja se llama a veces asi, cuña, en ingles wedge.

La combinación de estos dos tipos conduce a diversos modelos dibujos lo que unido con los tipos de punta de la hoja puede, en teoría, llevar a una amplia variedad de estos modelos tales como vaciada de punta redonda, cuña de punta cuadrada etc., pero en la práctica algunas puntas se combinan casi siempre con un vaciado específico de la hoja. Por ejemplo, una hoja de punta francesa es habitualmente plana.

Para los antiguos maestros navajeros franceses, la navaja era un instrumento destinado a cortar la barba, que exige mucha atención para ponerla en condiciones de poder hacer bien esta operación; para lo cual debe tener un filo perfectamente regular y que forme una pequeña curva o vientre en todo su largo, es decir, una pequeña sonrisa; la punta debe ser redonda; el bisel del lomo debe estar pasado por la muela y bien recto y desde el lomo al bisel del filo el plano debe estar vaciado, con el fin de que el filo sea delgado, de tal modo que estando apoyado sobre la uña, pliegue al menos una línea de longitud (La línea es una medida antigua, la pulgada se dividía en líneas).

En Alemania se hacían filos de navaja que pliegan sobre la uña, tres líneas de longitud, es decir tres veces más que una navaja francesa, lo que hace que suenen al afeitar. Sin embargo este método no hace nada por mejorar la operación de afeitado ya que con que el filo sea delgado, de una línea, es todo lo que hace falta. De la finura extrema del final del filo, es de la que depende un buen afeitado y no de un gran vaciado situado por detrás del filo para hacerlo plegar tres líneas. A pesar de lo expuesto, casi siempre un usuario particular prefiere un filo que pliegue tres lineas. Para lo cual es necesario estar provisto de varias muelas, para poder vaciar las navajas ya que parece que ese vaciado les es indispensable.

Una misma muela no puede vaciar una hoja ancha y una estrecha. Lo ancho sería demasiado y lo estrecho no sería suficiente. Así el vaciado de una navaja en la que el ancho de la hoja es de una pulgada, exige una muela de una altura de nueve pulgadas y es preciso para una navaja de seis líneas de ancho una muela de cuatro pulgadas. Se puede juzgar para todas las anchuras de hoja por estos dos ejemplos.

Por otra parte dos navajas de igual anchura pueden exigir una muela de altura diferente porque el espesor del lomo es diferente. Con una línea de espesor de más, será obligado utilizar una muela de una media pulgada más baja.

El vaciado también puede hacer referencia a un vaciado manual posterior que encargaban los usuarios como consecuencia del desgaste de la hoja y su engrosamiento del filo y que aún realizan unos pocos artesanos, se hace a muela y consiste en rebajar material en la hoja para hacerla mas delgada en el filo y conseguir que su afilado y mantenimiento sea mucho mas sencillo. Antes se abusaba, de este sistema incluso se realizaba en navajas nuevas a estrenar y ademas se “estropea” la hoja al quedar marcada por la muela. Así al realizar un vaciado de este tipo, la zona vaciada es esa que se ve en muchas navajas y que resplandece con un tono más blanquecino, normalmente de hasta unos 5 mm. de anchura desde el borde del filo hacia el lomo. Se hace con muelas de afilar eléctricas, reduciendo el espesor de la hoja, con la finalidad de conseguir una hoja más delgada para que sea más fácil de mantener. Una hoja más delgada tiene un bisel más pequeño y más fácil de afilar por lo que los vaciados posteriores ademas de dejar rallada y marcada la hoja, solo facilitan el mantenimiento del filo.

Cada barbera tiene el vaciado que se le ha querido dar en su fabricación y entre las diferencias que pueda haber en los distintos vaciados, no se va notar una mejora sustancial del afeitado. Como ya se ha dicho, únicamente facilita el mantenimiento del filo.

Hace siglos, las barberas tenían muy poco vaciado. Eran como una cuña simple. Parece que en algún momento de la historia, resolvieron que hacer las hojas más delgadas ofrecía ventajas en cuanto a facilitar el afilado y mantenimiento. Una hoja delgada da como resultado un filo de espesor minúsculo que se afila bien aún sin tener mucha experiencia en esos menesteres .Esto se entiende si se piensa por ejemplo en una lata de conservas. Cuando se tira de la tapa de la lata para abrirla, también se esta pensando en tener cuidado de no cortarse. ¿Por qué? Si nadie se ha preocupado de afilarla. Entonces ¿Por qué corta?. Pues porque la tapa es una lamina delgada de muy poco espesor, y solo por eso ya corta. Menor superficie, mayor presión y menor resistencia.

De todos modos, cuando se compra una navaja nueva, el vaciado que trae de fábrica es el adecuado. En la actualidad los fabricantes no persiguen vaciar la hoja de modo extremo. No es cosa imprescindible y conllevaría más tiempo de trabajo. De hecho, los fabricantes, venden a mayor precio sus hojas más delgadas.

En las hojas muy delgadas, es recomendable en el afeitado pasar la navaja muy pegada a la piel, sobre todo si está muy afilada porque tiene tendencia a clavarse en ella. Para pasarla con un ángulo mayor, más agresivo, hay que ser muy preciso al deslizar el filo, como rozando la piel, de lo contrario puede haber irritación

El apurado es el mismo con todos los vaciados. Las navajas japonesas tradicionales o kamisori son un ejemplo de poco vaciado y las opiniones de los que las usan son muy favorables

¿Vaciando la navaja afeitará mejor? La respuesta es no Puede tener más poder de penetración, que en cierto modo se supone que facilita el afeitado, pero al igual que antes, ahí están las kamisori con un escaso vaciado y que afeitan de maravilla.

Con los vaciados muy extremos, hay que tener más precauciones al afeitarse. Son hojas muy finas con tendencia a cortar la piel si se descuida el ángulo de rasurado. Si las hojas tienen algo más de grosor, resultan más suaves al afeitar

Los vaciados se clasifican por el hueco o concavidad de la hoja. Esencialmente, cuanto más delgada sea la hoja cerca del filo, más sera el grado de vaciado.

Se han localizado y comprobado aproximadamente 16 tipos diferentes de vaciado

El vaciado ¾ es casi un vaciado completo.

El vaciado que se suele llamar casi cuña, en ingles nearwedge, se relaciona con el ¼.

La progresión de hojas con más a menos vaciado sería así: 1/1 ; ¾ ; ½ ; ¼ ; cuña.

Fijándose únicamente en esas cinco categorías principales para hacerlo más simple: Navaja en cuña o sin vaciar. Una navaja en cuña completa o plana, sin forma cóncava es la que tiene como su nombre indica las caras de la hoja planas desde el lomo hasta el bisel de la hoja. La identificación es bastante fácil. Es literalmente un triángulo de acero. Las navajas en cuña completa eran la norma en los siglos XVIII y XIX, pero se hicieron cada vez más impopulares con las innovaciones del vaciado de la hoja. Un ejemplo excelente de una cuña completa son las numerosas 8/8 de Wade & Butcher “para uso solo de barberos”. Hoy en día sólo unos cuantos artesanos que realizan navajas de afeitar personalizadas producen una verdadera hoja en “cuña completa”. El afeitado con una navaja de verdadera “cuña completa” es una experiencia. La navaja produce muy poco ruido y cortará incluso los pelos más gruesos. La mayoría de este modelo tienen más de 100 años por lo que la historia que hay detrás de ellas es bastante intrigante. Las hojas en cuña mantienen el filado durante mucho tiempo. Estas navajas de afeitar proporcionan un afeitado único que no es para todos, especialmente para los recién iniciados. Tienden a tener un tiempo de aprendizaje más largo, que las hojas vaciadas y son difíciles de afilar. Incluso hay afiladores profesionales o servicios de afilado que se niegan a trabajar con cuchillas en cuña, lo que dificulta su mantenimiento.
Hay que ser cauteloso al hacer una oferta por las maquinillas de afeitar que se anuncian como “una cuña completa” en eBay y otros lugares muchas de ellas son modelos vaciados parcialmente anunciadas incorrectamente.
El vaciado consistente en ¼ de vaciado real de la hoja en una forma cóncava. Estas navajas a veces se llaman indebidamente “cuña parcial” con lo que entonces consiguen considerarlas en la categoría de las cuñas. Esto hace que la identificación de esta categoría sea la más difícil. El afeitado con este vaciado suele ser preferido entre aquellos con barbas más duras y cerradas y también por los que están comenzando, al ser la hoja muy indulgente. Muchas navajas de afeitar vintage de los siglos XIX y XX se hicieron con este vaciado. Hoy en día se pueden encontrar artesanos que realizan barberas de encargo, que producen navajas de este modelo. Estas navajas de afeitar proporcionan una sensación similar a una cuchilla

Las navajas vaciadas comparten algunas de las mismas desventajas que las navajas en cuña aunque a un nivel más bajo. La curva o tiempo de aprendizaje es significativamente más corta pero aún más larga que sus homólogas vaciadas. Si realmente desea probar una navaja estilo cuchilla, entonces el camino esta en una hoja de vaciado un medio en ingles Half-Hollow. Un verdadero ejemplo de lo mejor de ambos mundos es una navaja medio vaciada es ligeramente cóncava en el centro. Estas navajas tienden a ser difíciles de encontrar tanto nuevas como vintage y pueden ser difíciles de identificar. La hoja es muy tolerante y más fácil de afilar que la de vaciado un cuarto. Empresas como Hart Steel, Dovo y Thiers Issard todavía hoy producen navajas de afeitar semivaciadas, pero con una selección limitada. El afeitado con una navaja de vaciado un medio es una gran experiencia si se desea probar una navaja más pesada, pero aún así disfrutará de la maniobrabilidad y el sonido de una barbera de hoja vaciada.

Por ultimo la navaja de vaciado completo, en ingles, Full-Hollow es de lejos el modelo más común de barbera producida en los últimos 100 años. Una hoja de vaciado completo es totalmente cóncava y tiende a lograr el filo más afilado posible. Estas navajas son mucho menos tolerantes que sus predecesoras y requieren más precaución en el aprendizaje. Algunas hojas vaciadas con un vaciado aún mayor se llaman extravaciadas o” navajas cantarinas” por el sonido único que las hojas hacen cuando se usan La mejor manera de identificar una navaja de hoja vaciada es el asentador. Si suena como una espada que sale de la vaina como en una película, es que su hoja esta vaciada. Boker, Dovo, Thiers Issard, son sólo algunas de los fabricantes que hoy producen navajas de afeitar con hojas vaciadas. La mayoría de las navajas que se producen hoy en día son de hojas de este tipo. Estas hojas pueden alcanzar un nivel de nitidez de corte que nuestros antepasados ​​sólo soñaron. Con una barbera completamente vaciada y perfectamente afilada puede ser el afeitado más cómodo que usted experimente.

Para comprobar el vaciado de cualquier hoja se usa la prueba de hacer flexar la hoja sobre la uña. Asi al apoyar el filo en la uña, esta se comba, y dependiendo del tamaño y de lo grande que sea el arco que forma, más vaciado tiene. En una cuña, por ejemplo, no va a ocurrir hasta que tope con el hueso o incluso ni eso. Pero se ha de saber que todas las navajas flexan en el bisel.Unas más y otras menos pero todas flexan.Un acero con cierto grado de flexibilidad en el filo es un buen indicio, ya que su dureza le permite cortar la barba de manera eficiente y su flexibilidad le permitirá resistir sin romperse . En su medida todas las hojas flexan aunque sólo sea el bisel, porque la zona de corte es muy fina.

El afeitado con una navaja de afeitar esta esencialmente en función de cómo se ha diseñado la hoja de la barbera, o mejor dicho, las características particulares de cada hoja. Cuando el vaciado es en forma de cuña la navaja va a ser sólo eso, una cuña. Las no vaciadas tipo cuña en ingles wedge son a la vez las más pesadas y las más robustas de todas las navajas, y con frecuencia son los mejores para los que tienen una barba muy dura. Por lo general, cuanto más pesada más fácil el afeitado, ya que más fácil será cortar a través y en contra del crecimiento de la barba dura, sin embargo, debido a la rigidez de la hoja, no se adaptará del todo al contorno de la cara, y estas hojas a menudo no proporcionan el corte más cercano a la piel, apurado, durante un afeitado, como el que se puede tener con una de vaciado completo o extremo en ingles full hollow o con las cantarinas extravaciadas en ingles extrahollow que lo obtiene cantando la hoja al cortar el pelo durante el afeitado.

Lo contrario, o más bien lo opuesto a la hoja sin vaciado o en forma de cuña y en el extremo superior es la hoja completamente vaciada en ingles extrahollow. Estas navajas con hojas muy vaciadas también son reconocidas por el sonido que producen durante el afeitado “canto de la navaja” llamado así porque su hoja produce un sonido específico y característico durante el afeitado, similar al de las cuerdas de una guitarra, sin embargo, el uso de estas barberas no se recomienda a principiantes dado que el filo puede distorsionarse fácilmente Su proceso de fabricación es tan exigente que hasta un 25% de las hojas son rechazadas por no cumplir la norma Cuando los lados de la hoja de la barbera se vacían o adelgazan hasta el extremo y se deja un espesor increíblemente delgado del acero que conforma la hoja de la barbera hace que suene de forma característica durante el afeitado es lo que se denomina “canto“, también en el asentado, o cuando se pasan los dedos de la mano de manera perpendicular al filo entre la cabeza y el punto de arranque de este.

Las navajas muy vaciadas son, con mucho, las navajas más difíciles de fabricar, y como resultado son a menudo las más caras. Se necesitan muchos años de experiencia de los operarios de fabricación para perfeccionar o afinar sus habilidades y capacidades para realizar con éxito un vaciado extremo e incluso los fabricantes más experimentados de navajas de afeitar a menudo tienen que desechar un buen porcentaje de las hojas que hacen, debido a los errores, roturas y defectos que se producen durante su realización.

Las navajas de afeitar muy vaciadas son consideradas por la mayoría como las barberas con las que se consigue el mayor apurado en el afeitado, son increíblemente fuertes y los filos extremadamente delicados y realmente pueden doblar o flexar según los contornos de la cara, lo que permitiría conseguir el corte del pelo más cercano posible a la piel, es decir, el mayor apurado.

Se ha señalado que hay barberas en el medio de estas dos categorías, tales como las de vaciado ¼ , en ingles quarterhollow o las de vaciado ½ , en ingles halfhollow etc estas navajas cada vez son más raras y ya no se fabrican.

Básicamente en las navajas barberas, cuanto menos se vacíe la hoja más rígida será, a menor vaciado mayor rigidez de la hoja. Así pues para personas barbudas, con barba muy dura y cerrada, son preferibles las navajas con hoja de vaciado tipo cuña, ½ y ¼.

Las navajas vaciadas funcionan mejor, pero esto no significa que una persona con una barba blanda y rala no pueda tener o no obtendrá un excepcional afeitado con una navaja tipo cuña o viceversa, también un muchacho joven con barba muy dura y cerrada puede conseguir un afeitado superlativo de una navaja de afeitar muy vaciada oyéndola cantar.

.os tipos de vaciado son más preferencia personal que una exigencia, pero la regla básica es cuanto mas pesada y menos vaciada sea la hoja, más fácil para afeitar las barbas más duras y cerradas y cuanto más fino sea el vaciado, el filo estará, más cerca de la piel de la cara, y como consecuencia mejor apurado en el afeitado, y además la barbera es más fácil de afilar ya que hay mucho menos metal a eliminar.

Después de un buen vaciado de la barbera han de pasar años para volver a tener que ser vaciada.

A pesar de lo anterior parece que era común, incluso todavía hay quien lo hace, que en las cuchillerías se procediera a retocar la hoja de la navaja, vaciando la hoja, reduciendo el espesor de la misma con muelas abrasivas a fin de conseguir un resultado que permitiera facilitar el mantenimiento, o bien, recuperar navajas con gran desgaste al darles una nueva geometría.

El resultado de esto no es más que tener una hoja más fina que se afila con más facilidad, no se entiende que algunas cuchillerías pasen por muelas mecánicas una navaja que lo único que necesita es un afilado normal y corriente .Se han visto algunos casos de navajas con hojas muy delgadas, que al salir del taller de afilado también las han vaciado. En estos casos solo cabe pensar que han procedido de eso modo para poder afilar rápido. Colocan la hoja en las muelas eléctricas y en unos segundos tienen un afilado que después y en el mejor de los casos con algún retoque con piedra de mano permite acabar rápido el trabajo Este procedimiento no es aconsejable, pues el tipo de vaciado no va a cambiar la eficacia de afeitado, y si se trata de una navaja muy gastada, ya habrá llegado al final de su vida útil y para lo que cuesta una navaja nueva y su gran duración, se puede prescindir sin ninguna duda de esta operación ya que arruina estéticamente la navaja. La finalidad de este proceso no es más que tener una hoja más fina que se afila con más facilidad.

La opinión de los usuarios actuales, es que no le encuentran ventajas a esta modificación, salvo por el asunto de la facilidad de mantener una hoja más fina.

Parece que esto se hacía mucho en España en el siglo XX. Es de suponer que como las navajas españolas tenían hojas muy finas, el afilador no aceptaba otro criterio de espesor. Y en ningún caso se haría con mala intención ya que seguro que muchos usuarios estaban satisfechos, pues en definitiva, no concedían valor estético a un objeto que cumplía con una obligación de aseo personal. Luego, sí que parece que algunos cuchilleros vacían a la menor excusa por el motivo que les supone un ahorro de tiempo cuando les dejan navajas para afilar.

El vaciado hecho por profesionales expertos no tiene por qué afectar al temple de la hoja

El vaciado de navajas barberas era aún completamente normal y accesible en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado, en cuchillerías especializadas, lo que hace suponer que el tamaño de las navajas está en relación directa con el desgaste de su filo, sobre todo en el uso profesional. Antes era lo más habitual y también era normal demandarlo, sobre todo por los barberos.

Un acero actual de alta calidad no debería necesitar de vaciado en el uso cotidiano, por tanto el tamaño de la hoja no tiene ningún sentido práctico salvo por motivos de gusto personal.

Hoy día el aficionado gusta de mantener él mismo las navajas. Proveerse de un surtido de piedras, pastas, paletas, cueros, etc es lo normal o se está en camino de hacerlo. De este modo, con paciencia y algo de talento, se le puede sacar filo barbero a una navaja gorda de filo…y a un hacha si se le pone empeño El vaciado lo que persigue es que no haya que hacer eso y que la navaja pase por piedras lo mínimo. En otras palabras, un filo muy delgadito toma viveza sobre las piedras rápidamente y se mantiene indefinidamente con pastas, lino y cuero. Aunque cuando el filo va retrocediendo, con los años y el uso, también va engordando y llega un momento en que puede ser conveniente vaciarlo.

La hoja de la navaja tiene un diseño perfectamente calculado para su vida útil, por el cual no es necesario vaciar, otra cosa es que se quiera hacer una modificación una vez gastada para perfilar bigotes por ejemplo, o aprovechar el poco metal que quede, pero eso era antes.

Actualmente el vaciado de una navaja no tiene sentido a no ser que sea para una restauración debido al mal estado de la hoja y poco mas, aun así desde mi punto de vista acaba con la personalidad de la hoja .

La navaja preferida por los barberos españoles era una con un vaciado extremo. Tanto las Filarmónicas, como las Palmeras, Bassats, Balaguer etc. todas coinciden en el vaciado, que es de ese tipo.

Para justificar esta preferencia hay que tener en cuenta factores sociales para ver que en el arco mediterráneo, las barbas tienden a ser más pobladas, densas y duras, que por ejemplo en los países bálticos. De esta manera, hay una necesidad diferente, que encuentra soluciones alterando factores como el tamaño o el vaciado. Las cuestiones referidas a la punta, son más preferencias puntuales o adecuación a necesidades profesionales como el perfilado.

El tema del vaciado implica una técnica superior en cuanto al manejo de las piedras, por lo que los artesanos se medían entre ellos por ver quien llegaba a una hoja más fina hasta llegar lo más atrás de la espiga. Como una especie de competición. A día de hoy, el vaciado full hollow se valora más que el ¼ hollow. Puede que sea de manera equivocada o puede que no. Desde luego el asunto de evitar la nariz en una época de bigotes, se hace más inverosímil.

La tradición del bigote, bien puede venir de la dificultad para afeitar esa parte de la cara.

Como conclusión las barberas muy vaciadas, y por tanto con hojas más delgadas, son de mantenimiento más fácil que las menos vaciadas, y mucho más fácil que las navajas en cuña.

El vaciado ½, ¾ ó 1/1 complica la fabricación de la navaja.

Una barbera cuña o casi cuña o poco vaciada (1/4) el afilado completo o desde cero es diferente al de una navaja vaciada, y es más costoso porque hay que eliminar más metal.

Si que parece cierto que la complicación de dar perfil cóncavo a las hojas de las barberas, complicación que se generaliza en el último cuarto del siglo XIX, vino dada fundamentalmente para poder mantener el filo por uno mismo, empleando pastas de afilado en el asentador durante años, espaciando asi las visitas al afilador. Algo que los fabricantes vendían como una ventaja de las barberas cóncavas frente a las barberas tradicionales, las navajas tipo cuña o casi cuña y en general muy poco vaciadas. Esta opinión esta muy extendida actualmente, y la ha confirmado la publicidad de aquella época, la del último cuarto del siglo XIX. Anuncios de fabricantes de navajas con vaciado completo. En todos esos anuncios se hacen referencia a frases como las siguientes:

“Never requires grinding” lo que se traduce como “Nunca requiere vaciado”.

“You can use it for years without honing” Puedes usarla durante años sin afilar

“Il se pase des repassages frequents” No precisa repasos y afilados frecuentes.

“Ce rasoir conservera sa coupe du premier jour si sur votre cuir vous employez la pâte grelot.” Asimismo, mantendrá su navaja de afeitar como el primer dia si en su cuero utilza la pasta Grelot

“Nie erfordert Schleifen” Nuca requiere vaciado

“Esta navaja conservará siempre su finura de corte usando la pasta Josmon” Recomendación esta ultima que venía escrita en las cajas de las navajas Filarmónicas.

Los usuarios de barberas de los tipos cuñas, casi cuñas o con vaciados apenas esbozados, casi todos comentan que afeitar, todas afeitan muy bien. Que las sensaciones son diferentes a las de una navaja de perfil cóncavo, pero que el rasurado es igualmente bueno. Básicamente la diferencia a la hora de afeitarse, es que las hojas no vaciadas o cuñas al no “cantar” tanto como las navajas vaciadas, parece que no le estan afeitando por su silencio y suavidad, pero luego le dejan la cara perfecta, dan una falsa sensación de seguridad, parece que es más complicado cortarse con ellas.

Igualmente comentan que el afilado de las hojas sin vaciar cuesta mayor trabajo. Si no se entiende de ese modo, sería una tontería ponerse a vaciar las hojas a espesores mínimos, añadiendo horas de trabajo y con el riesgo de destemplar la navaja. En realidad, la única ventaja objetiva del vaciado es la facilidad de mantenimiento, porque las navajas triangulares, tipo cuña son bastante suaves.

De todo lo dicho hasta ahora se puede obtener como conclusión que las características de cada tipo de navaja determinan los usos recomendados para cada una, así como sus rutinas de mantenimiento.

Cada tipo tiene sus propias fortalezas y debilidades dependiendo de los requisitos de uso.

Las navajas muy vaciadas en inglés las full-hollow como las extra-hollow son las más finas y por lo tanto, proporcionan el mejor afeitado posible de entre todos los tipos de barberas. Sin embargo también son muy flexibles y por lo tanto este grado de vaciado no es adecuado para las tareas que requieren ejercer una mayor presión sobre la hoja como cuando la barba es muy dura y cerrada.

También se debe tener cuidado cuando se asienta para no apretar o presionar contra el cuero excesivamente la hoja delgada ya que no podrá soportar el exceso de presión sin deformarse como ocurre con las hojas con grados inferiores de vaciado.

Las navajas con hojas tipo cuña son muy estables y como tales realizan mejores afeitados en las barbas duras ya que no se deforman fácilmente bajo presión y soportarn mejor el asentado y afilado aunque su realización es mas complicada y difícil.

En conclusión entre los dos tipos extremos, en inglés full-hollow y wedge existen diferencias notabilisimas. Incluso cuando el resto de variables son similares, como el tipo de acero, anchura de la navaja etc

La hoja tipo Wedge: tiene mucho peso, apenas vibra y el filo es casi totalmente rígido, lo que redunda en una enorme contundencia y sensación de seguridad. Comparativamente, suelen resultar más respetuosas con la piel, pero también necesitan de una técnica más perfeccionada para lograr apurados similares.

La tipo Hollow: es muy ligera, el filo es muy estrecho y con cierta flexibilidad y vibración al cortar pelo. Eso produce que suenen más “canten” y que, en situaciones extremas, lleguen a “tironear” antes que una cuña, en inglés wedge, equivalente. Esa vibración, si es muy pronunciada y no se lleva con mano firme, puede provocar irritaciones no deseadas. Su cierta flexibilidad de filo permite una gran adaptación a la superficie de la piel de la cara, es decir, que apuran más por definición. Un filo de reducidas dimensiones se afila y sobre todo mantiene mucho más fácilmente.

Para quien se inicia, y para todo el mundo en general, es más recomendable una hoja vaciada en ingles Hollow. Por la facilidad de mantenimiento principalmente, y porque transmite sensaciones “más evidentes” lo cual ayudara al principiante a definir posiciones, ángulos, presiones etc.

Tipos de barba, de lo anterior se desprende que una Wedge puesta a punto es in superable para barbas duras y cerradas. Aunque para la mayoría de los usuarios, cualquiera vale, ya que todas son navajas de afeitar

Hay usuarios que con el tiempo se han dado cuenta que las menos vaciadas o las navajas que flexan poco les cuidan más la piel. Aunque también es cierto que al principio cuesta coseguir la tecnica adecuada con las cuñas a la hora de buscar buenos apurados pero para muchos merece la pena el esfuerzo.

En general gustan más las navajas vaciadas en ingles Hollow por los motivo que ya se han señalado, sonido, fácil mantenimiento,…pero de vez en cuando a los veteranos también les apetece usar las de tipo cuña en ingles Wedge por su sensación de seguridad, peso y obtener otras sensaciones diferentes. Para alguien que empieza de momento solo se le recomendaría la navaja de hoja vaciada.

También hay que tener en cuenta que los pros y contras son variables en este mundillo, dado que lo que es una ventaja para uno, es desventaja para otro.

Una vez que haya determinado o decidido el tipo o grado de vaciado de la hoja de la navaja, es entonces el momento de seleccionar el tamaño de la navaja de afeitar.

Algunas preguntas frecuentes sobre el vaciado son:

¿Por qué se vacía una navaja?

¿El vaciado afecta a toda la zona curva o solo a una parte de la hoja?

¿Se debe vaciar una navaja nueva?

¿El vaciado original de la navaja determina si debe ser vaciada o no?

¿Una navaja muy desgastada se recupera con un vaciado con o sin rectificación de lomo?

¿Qué abrasivos se usan para hacer el vaciado y cuál es su grano?

¿Se afila mejor una navaja tras ser vaciada?

Respuestas:

Antes se vacíaba una navaja cuando el filo se había vuelto “gordito” y no respondía bien a las pastas.

El vaciado bien hecho afectaba solo a la parte próxima al filo para adelgazar este y no al resto de la hoja. Se hacia a mano alzada primero por un lado de la hoja y luego por el otro contra una muela pequeña. Primero con una más gruesa y luego con otra más fina. Pero no una muela doble como se ve en los videos de vaciados en fábrica.

No se debe vaciar una navaja nueva. La barbera lleva de fábrica una relación entre el grueso del lomo y el grueso de la hoja que se mantiene a lo largo de la vida útil de la misma.

Una navaja muy desgastada no se recupera con un vaciado. O al menos no se recupera bien.

Las muelas de vaciar son de grano fino, incluso la inicial.

Una navaja vaciada no se afila mejor, se afila más rápido con menos pasadas… y en realidad como ya se ha dicho el vaciado se hacía para no tener que utilizar la piedra. Antes era lo más habitual y tambien era normal demandarlo, sobre todo por los barberos.

Hoy día normalmente al aficionado le gusta mantener a él mismo sus navajas, proveerse de un surtido de piedras, pastas, paletas, cueros, etc. De este modo, con paciencia y algo de talento, se le puede sacar un filo barbero a una navaja gorda de filo.

El vaciado lo que persigue precisamente es que no haya que hacer eso y que en la navaja se utilicen las piedras lo mínimo. En otras palabras, un filo muy delgadito toma viveza sobre las piedras rápidamente y se mantiene indefinidamente con pastas, la banda de lino o algodón y el cuero.

Cuando el filo va retrocediendo con los años y el uso, también va engordando y llega un momento en que puede ser muy conveniente vaciarlo.

También hay que señalar que la hoja de la navaja tiene un diseño perfectamente calculado para su vida útil, por el cual no es necesario vaciar, otra cosa es que se quiera hacer una modificación una vez desgastada para perfilar bigotes por ejemplo, o aprovechar el poco metal que quede, pero eso se hacia antes.Actualmente el vaciado de una navaja no tiene sentido a no ser que sea para una restauración y debido al mal estado de la hoja y poco más, aun así lo que se consigue es acabar con la personalidad de la hoja para tener una simple herramienta de corte y para eso ya se suele tener otras.

El criterio de los vaciadores profesionales es que una navaja hay que vaciarla si el filo es muy grueso, es decir si cuando la presiona sobre la uña no pandea, a partir de ahí se le puede dar un buen mantenimiento con la piedra o con el cuero…

El vaciado no afecta a la parte curvada, únicamente a la parte del filo.

El lomo o columna vertebral de la navaja nunca debe tocarse, cuando haya que hacerlo realmente esa navaja esta acabada.

El grano de las muelas para vaciar es aproximadamente 200. Después las pequeñas rayas que quedan ya se eliminan con las pulidoras.

Una navaja bien vaciada es mucho más fácil de afilar y siempre cortará mucho mejor. Pero también es cierto que muchas navajas que se vaciaban en realidad no lo necesitaban, pues con piedra o cuero se las puede mantener el filo perfectamente

Vaciar no hace falta si la hoja esta fina, pero si esta muy gruesa o gorda con la correa se puede pasar dos días enteros, pero esto es como todo, las cosas se pueden hacer mal, regular, o bien.


#2

Gran aportación:+1::+1::+1:


#3

Gracias por la información, me ha gustado, espero sigas deleitando al personal con tus post.Un saludo


#4

aclarandome muchos conceptos,
muy interesantes
se agradece mucho despues del post sobre el tamaño de las hojas
un saludo
vicentej


#5

Muy buen aporte.


#6

Me lo he leído enterito y del tirón

gracias por tu aportación al foro