El rincón del Humor


#3426

11


#3427

12


#3428

13


#3429

Una mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:

  • Cariño, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes por mi cumpleaños. ¿Qué querrá decir?.
    El marido le contesta:
  • Lo sabrás en tu cumpleaños.
    Llega el día del cumpleaños de la esposa y el marido entra en casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado: “El significado de los sueños.”

#3430

Una monja va al médico con un ataque de hipo que ya le dura un mes.

  • Doctor, tengo un ataque de hipo desde hace un mes que no me deja vivir. No duermo, no como, ya me duele el cuerpo de tanto movimiento compulsivo involuntario.
  • Tiéndase en la camilla, hermana, que la voy a examinar - dice el médico -.
    La examina y le dice:
  • Hermana, está usted embarazada. La monja se levanta y sale corriendo de la consulta con cara de pánico.
    Una hora después el médico recibe una llamada de la madre superiora del convento:
  • Pero Doctor, ¿qué le ha dicho a la hermana María?.
  • Verá madre superiora, como tenía un fuerte ataque de hipo, le di un susto para que se le quitara y supongo que ya se le habrá quitado, ¿no?.
  • Sí, a la hermana María se le ha quitado el hipo, pero el cura se ha tirado del campanario.

#3431

Una mujer se va de viaje a Brasil para asistir a un curso de entrenamiento de dos semanas de su empresa. Su esposo la llevó al aeropuerto y le deseó un feliz viaje. La esposa le contestó:

  • Gracias, mi amor, ¿qué quieres que te traiga?.
    El esposo soltó una carcajada y le dijo:
  • ¡Una brasileña!.
    La mujer no dijo nada y fue a embarcarse en su vuelo.
    Dos semanas después, él fue a recogerla al aeropuerto y le preguntó:
  • ¿Y, corazón mío, cómo te fue en el viaje?.
  • Muy bien, muchas gracias.
  • ¿Y mi regalo?.
  • ¿Qué regalo?.
  • Lo que te pedí, pues… la brasileña, jeje.
  • Ah, ¿eso?. Verás, hice lo que pude, así que ahora tenemos que esperar unos meses para saber si es brasileña… o brasileño.

#3432

Una señora va a una tienda y dice:

  • ¿Por favor, tienen muñecas?.
  • Sí, tenemos la princesa que vale 30 euros, y la divorciada que vale 200 euros.
  • ¿Y esa diferencia de precio?.
  • Pues muy fácil, la princesa lleva su vestido y sus zapatos y la divorciada lleva un apartamento, casa en la playa y el coche.

#3433

Dos amigotes están charlando y le dice uno al otro:

  • Anoche me acosté con una tía buenísima, ¡qué piernas, qué pechos, qué culo!.
  • ¿Y de cara? - le contesta el otro -.
  • ¡Uf, carísima!..

#3434
  • Sí, hola, que no me funciona el modem de internet.
  • ¿Qué luces tiene encendidas?
  • La del salón y la del pasillo.
  • Vale, le mandamos a un técnico…

#3435

drojas


#3436

Una señora va a una tienda y dice:

  • ¿Por favor, tienen muñecas?.
  • Sí, tenemos la princesa que vale 30 euros, y la divorciada que vale 200 euros.
  • ¿Y esa diferencia de precio?.
  • Pues muy fácil, la princesa lleva su vestido y sus zapatos y la divorciada lleva un apartamento, casa en la playa y el coche.

#3437

1


#3438

2


#3439

3


#3440

4


#3441

5


#3442

El orgulloso padre de quintillizos
El italiano en el hospital esperando a que la mujer de a luz sale el médico y dice:

  • Han sido quintillizos.
  • Es que tengo un cañón!, dice el hombre orgulloso.
  • A ver si lo limpia entonces, porque han salido negros.

#3443


#3444

Un médico joven es destinado a un pueblo de la sierra. Tras varias semanas, como quiera que vivía solo y no tenía compañia femenina, se encontraba con bastantes ganas de sexo. Preguntó al farmacéutico donde se podía ir para tener “un rollito”.

Este le indicó que bajando la calle principal, al llegar a la panadería girase a la derecha y siguiendo el camino ya encontraría el “sitio”.

Una vez se hizo de noche, fué bajando la calle, un poco indeciso (pues no querian que lo viesen los vecinos y pensaran mal de el), hasta llegar a la altura de la panadería. Giró y continuó bajando hasta que de pronto, observó una larga fila de sres. del pueblo. Como no quería ser descubierto hizo ademán de retirarse, pero un vecino lo vió y le dijo:

  • Hombre D. Antonio, no se marche Vd. pongase delante mio.

El medico se puso a la cola (un poco cortado) en espera de que llegase su turno.

  • D. Antonio, pongase delante mia. (Le dijo el siguiente vecino).

Y “D. Antonio, pase Vd.”. Y “D. Antonio, pongase delante”. Los vecinos lo fueron dejando pasar hasta llegar a ser el primero.

Entonces ve a una burra amarrada a un arbol y pensó:

  • “Esto es lo que tienen aquí para practicar sexo”

Como quiera que no quiso echarse atrás, pues los vecinos lo habian ido dejando pasar, se armó de valor y dirijiendose a la burra, se puso tras ella, se bajo los pantalones y se saco “el miembro viril”.

A lo que un vecino, rapidamente, le alertò, voz en grito:

  • NO!, D. Antonio, a la burra NO!. Que es para cruzar el río sin mojarnos lo pies. El “Puti Club” está en la otra orilla.

#3445

Se juntan, como cada tarde, tres amigas a tomar café y cotillear de sus cosas:

  • Pues cuando hago el amor con mi Manolo, le toco los huevos y los tiene frios como un tempano.

  • Pues hija, igual que yo. Cuando hago el amor con mi Pepe le toco los huevos y los tiene helados.

La tercera se calla y no dice nada.

Al dia siguiente aparece esta tercera amiga con un ojo amoratado y la cara inflada.

  • Pero hija, diosmío ¿que te ha pasado?

  • Pues ná, que ayer echando un casquete con mi Rodolfo le toque los huevos y dije:
    Hay vá, si tienes los huevos frios como Pepe y Manolo