El rincón del Humor


#3475

1


#3476

2


#3477

3


#3478

4


#3479

5


#3480

6


#3481

Un señor odia al gato de su mujer porqué no hace más que arañarle a traición y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kilómetros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur… Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:

  • Cariño, ¿el gato está por ahí?
  • Acaba de llegar, ¿por qué, querido?
  • Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

#3482
  • Una suegra salió a pasear con uno de sus tres yernos. Mientras pasaban por el parque, la señora se resbala, cae en el lago y se empieza a ahogar. Sin dudarlo un momento, el yerno se tira al agua y la rescata.
  • Al día siguiente, el yerno sale y encuentra un coche último modelo con una nota pegada en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegra, que te quiere. "
  • Una semana después la suegra sale a pasear con su segundo yerno. Al pasar por el mismo lago, la señora se vuelve a resbalar y cae al agua. De inmediato su segundo yerno se mete al lago y la salva.
  • Al día siguiente, el segundo yerno encuentra frente a su casa un coche último modelo y una nota que dice: " Gracias de parte de tu suegra, que te quiere."
  • Una semana más tarde la suegra sale a pasear con su tercer yerno. La historia se repite, y la señora se cae al lago.
  • Sólo que esta vez el yerno se sienta en el suelo y se ríe mientras ve a la señora ahogarse y hundirse en el agua.
  • Al día siguiente, el tercer yerno sale y encuentra un coche último modelo con una nota en el parabrisas: "Gracias de parte de tu suegro, que te quiere. "

#3483

Iba un hombre caminando por la selva, cuando de pronto lo rodea un grupo de salvajes caníbales, y se veía que no tenían muy buenas intenciones.

  • ¡Ya estoy muerto!
    En eso, el cielo se abre, aparece un rayo de luz y se escucha una voz profunda que le dice:
  • No, todavía no, lo que debes hacer es quitarle la lanza al jefe caníbal y clavársela a su hijo en el corazón.
    Entonces, el hombre pelea con el jefe, le quita su lanza y se la clava en el pecho al pequeño que estaba junto a él, ante el asombro de todos los caníbales. El hombre mira al cielo otra vez, y vuelve a escuchar la voz:
  • Ahora sí ¡Ahora si que estás muerto!

#3484

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.

  • ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
    Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
  • No te muevas hasta que te lo diga, le susurra ella, simula que eres una estatua.
  • ¿Qué es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
  • ¡Ah, sólo una estatua!, responde ella con naturalidad-, los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
    No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
  • Toma, le dice a la ‘estatua’, come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.

#3485

Una mañana de Domingo, a las 08:00 horas, una rubia encantadora llama a su novio muy alterada:

  • Tienes que venir a ayudarme. Tengo un puzzle y no soy capaz ni de empezar!
  • ¿Qué clase de puzzle?
  • Según la foto de la caja, es un tigre.
    Como a él se le dan muy bien los puzzles decide pasarse a echarle una mano, así que se pone los pantalones y se va. Entra y se acerca a la mesa donde están todas las piezas dispersas al lado de la caja. Mira las piezas, luego la caja y al cabo de un rato se vuelve hacia ella:
  • Bueno, para empezar, lo siento mucho, pero no veo como unir estas piezas para formar el tigre, y segundo, te aconsejo que te relajes, te tomes un café y después
    metas los Froskies de Kellogs en su caja.

#3486

Un entusiasta del tuning de automóviles estrena unos potentes frenos en su coche.
Deseoso de probarlos con alguien que alabe su eficacia encuentra a un amigo al que dice:

  • Vente que te voy a enseñar los potentes frenos que he instalado en mi coche.
    El amigo accede un poco expectante de la prueba.
    Están en el campo dentro del coche, el conductor entusiasmado le dice al amigo:
  • ¿Ves aquel papel en el suelo? Pues verás.
    Acelera de manera vertiginosa y cuando está cerca del papel frena en seco a un palmo del mismo, a la vez que dice:
  • ¿Asombroso? ¡eh!.
    Seguidamente se encamina hacia un muro a toda velocidad, cuando casi se lo comían frena de nuevo bruscamente y se queda a centímetros de la pared.
  • Espectacular ¿eh? ¡Pues verás ahora!
    Acelera todo lo que el coche puede, van directos hacia un acantilado y cuando prácticamente solo ven el horizonte, frena violentamente, se quedan con las ruedas al borde del precipicio.
  • ¿Qué te ha parecido?
  • Vamos a volver donde estaba el papel.
  • Te ha gustado ¿eh? Quieres repetir.
  • ¡No, es que me he cagado!.

#3487

Un individuo se presenta en unos grandes almacenes para buscar trabajo de vendedor.

  • ¿Es usted buen vendedor?
  • De primera
  • Tendré que hacerle previamente unas pruebas
  • Lo que usted considere
  • De momento lo pondré en la sección de ferretería.
    Al tío lo pasan a la sección de ferretería. Al día siguiente todo vendido incluidos los mostradores y la caja registradora.
  • Usted se ha pasado un poco ¿eh?
  • Si es que cuando me pongo a vender me animo ¿sabe?
  • Ahora lo pondré en la sección de sastrería, si me vende este traje queda usted admitido.
    El traje tenía delito: La chaqueta era verde, con las mangas amarillas, el pantalón rojo con lunares negros. Al día siguiente el traje vendido.
  • ¿Se lo habrá vendido a un familiar?
  • No, a un cliente.
  • A un cliente y ¿qué dijo el cliente?
  • Nada, el cliente no dijo nada, eso si, su perro lazarillo me quería morder

#3488

Era un pescador que todos los sábados, a las 6 de la mañana, acudía a pescar a San Carlos de la Rapita. Prepara los aparejos y el anzuelo y los echa al agua.
Al rato un tío se le pone al lado.
Sábado, ocho de la mañana, el pescador con la caña y el tipo al lado.
Sábado , una de la tarde, el tío con la caña y el menda al lado.
Sábado, siete de la tarde, el tío con la caña y el nota al lado.
Domingo, seis de la mañana, el tío con la caña y el tipo al lado.
Domingo, una de la tarde, el tío con la caña no puede más y le dice:

  • A usted también le gusta la pesca ¿no?.
  • ¡A mí, que va, yo no tendría paciencia oiga!.

#3489

Una pareja de la Guardia Civil de tráfico detiene a un individuo detectado por un radar que se ha pasado tres pueblos con la velocidad.
No sin ironía se dirige el cabo al conductor y le dice:

  • Tiene usted mucha prisa, ¿no? Hágame el favor de dejarme la documentación del coche y su
    carnet.
    Empieza a leer la documentación del coche y en un momento dado, se pone serio, se cuadra ante él enposición de saludo y le dice:
  • ¡Puede irse señor!
    Su compañero no sale de su asombro:
  • ¿Tenía que ser un pez gordo para que le dejes marchar, con lo duro que eres?
  • ¡Y tanto, nada menos que el General Motors!

#3490

FB_IMG_1518257514440


#3491

#3492

Fantástico relato el de Cái y el detective. Y con visos de realidad.

Saludos.


#3493

1


#3494

2