Mezcla de Jabones de Sebo y mejora de propiedades


#1

Hola compañeros;

Siento dar la brasa tan a menudo, pero es un periodo de estrenos otoñales y considero adecuado aportar un punto de vista particular.

Hoy rodarán cabezas… o mejor dicho, rodarán jabones. He dudado si crear un hilo ya que en un post ester artículo se queda demasiado perdido, y puede ser un poco reflexivo en cierta manera. Además es un leve experimento que se puede tener en cuenta para situaciones similares.

Creo que no es ninguna novedad que los artículos que aparecen el el Zoco no es el favorito del vendedor. Pueden haber varios motivos personales y diferentes. Aroma, acumulación, falta de atractivo, o falta de prestaciones. Cada uno dará los motivos que considere, o no, si lo preguntan, por supuesto que siempre son convincentes para el comprador, no hay que ser un lince. En cualquier caso, la decisión de comprar es de quien lo hace, y también la responsabilidad.

Me ocurrió que:

Absorbido por los efluvios del tabaco, compré en el Zoco un jabón que me tiempo ha me estaba haciendo ojitos desde el otro lado del charco, pero que por su precio de 25 dólares me tiraba hacia atrás. Nada menos que el fabuloso: COGNAC AND CUBAN CIGARS de la “prestigiosa” firma Henri et Victoria, que no sé yo si estos dos serán matrimonio… pero ese no es el caso… Total que hace aproximadamente una semana salió al Zoco un jabón así y, a pesar de recelar el motivo por el cual se vendía un jabón con un uso, procedí a la compra del mismo considerando que un jabón americano de 25 pavos no podía ser malo en la vida.

Preguntar al compañero el motivo de la venta no me resolvería nada, sin embargo, si que lo pregunté una vez que la hice y ya había cumplido mi parte del trato. La respuesta fue el aroma no era lo suficientemente potente. Así que tampoco pasaba nada… no era un mal mayor, lo importante es que facilite el afeitado a navaja.

Recibí el jabón perfectamente embalado y con algo de retraso debido al servicio postal, y con toda la ilusión metí una primera inhalación la cual me envolvió con fragancia estupenda y excepcional, rica y licorada, no tan potente como un jabón de Chatillon Lux, pero lo suficiente para percibirse con notoriedad. Para dar más datos diré que no la encontré tan potente como Eufros Tobacco,pero el aroma era más complejo, algo menos dulce, e incluso más agradable y sabroso.

Con la ilusión de un afeitader con un jabonaco americano de 25 dólares con excelente aroma, me dispuse a darme un afeitado “del copón” . También había leído unas buenas críticas por la red, así que usando tazón de espumado como es mi costumbre me dispuse a darle a la brocha, batiendo enérgicamente y logrando una espuma muy consistente y prometedora. Los aromas de tabaco se desarrollaban y se presentaban con una estela media, perceptibles y notables, pero no perfumaban el baño, ni mucho menos.

Las propiedades de acolchado de la espuma se dejaban percibir por la enérgica batida, resultado de la simbiosis tazón-sintética…En cocina, los merengues y natas se formas por las microburbujas que el batido ocasiona en el líquido, lo cual le proporciona cuerpo, suavidad al tacto, y sensación esponjosa y acolchada. Supongo que en la espuma del jabón ocurrirá lo mismo, y el acolchamiento se desarrollará por la capacidad de la espuma de retener microscópicas burbujas de aire, que le dan cuerpo y consistencia. Pero he aprendido que acolchamiento poco tienen que ver con la protección.

Así que me aplico mi buena capa de espuma por la cara, y con mi contrastada HAN RYU me dispongo al total disfrute del afeitado a navaja. Un arte que me está llevando de cabeza.

La realidad es que noto que la navaja no corre, tira, y se queda atrapada en una barba de dos días, y me obliga a realizar pasadas muy cortas por el mismo sitio, ocasionándome bastante irritación y mucha incomodidad de afeitado, nunca esperé esa sensación de abandono de este jabón. De pronto me vi reflejado en el espejo y recordé encontrarme en la misma situación que tenía justo hace un año, que era más novato que ahora, e incapaz de sacarle punta a una Dovo Prima, y que sufría de lo lindo para terminar mi afeitado. Fue algo así como un “flash-back” . Termino mi primera pasada con más pena que gloria y por “mis huevos”, no me podía creer que lo estuviera pasando tan “putas”.

Como quería ser obstinado, me dispuse a darme mi segunda pasada lateral, lo que me ocasionó el mismo afeitado incómodo e infumable, el cual me obligaba a pasar la navaja por el mentón con más miedo que verguenza, y me hacía sentir una falta de protección y deslizamiento que ni siquiera había tenido con la barrita más barata del mercado.

Por supuesto que la espuma de confort fue como ponerse una esponja seca en la cara, no valía para nada, y rematé la faena con un buen chorro de splash Bay-Rum Tabaco artesano, que mira, se portó como un campeón. El apurado, pues penoso, para no contradecir a la mierda de afeitado, ni a la mierda de jabón.

No me quedaba tranquilo y pregunté a un compañero experimentado sobre ese jabón de 25 dólares podía ser tan nefasto. Me dijo que no era culpa mía, que ese jabón era así, se pagaba el aroma, pero no protegía, no deslizaba, ni tenía suficientes prestaciones para el afeitado a navaja, y estaba muy escaso para maquinilla doble filo.

Y no le dí otra oportunidad y lo puse al Zoco esperando recuperar el dinero perdido. Por fortuna el jabón no se vendió, digo fortuna porque no es grato “endosar” a un compañero un artículo que le podía dar el mismo disgusto que a mí. Pero de una forma o de otra tenía que dar rendimiento al dinero invertido.

Ahora que me lo he quedado, puedo decir abiertamente que no recomiendo la marca Henri y Victoria ni regalada, pero claro, dejo abierta la suposición de haber sido un muy mal día para mí. Y también para el compañero que coincidía conmigo en todo.

Intentando darle solución recordé la época que mezclaba barritas con aloe vera, y valoré mezclar este Henri et Victoria con algún aceite u otro jabón que le dieran la hidratación y protección que le faltaba. Debo decir que en estrenos de jabones cuento con la ayuda de mi contraria que, como mujer que es, está bastante puesta en cremas hidratantes.

Recibidos casi a la vez, también acababa de estrenar el jabón Faena Philosoap, y ante el gran rendimiento y óptimo resultado que me dio este jabón griego, que considero un TOP a la altura del mejor americano, me dio mucho que pensar. El Faena Philosoap se supone inspirado en Tobacco Vanille de Tom Ford, pero bien por que el perfume es así, bien porque el artesano estaba resfriado, el único aroma que se encuentra en este formidable Faena es vainilla pura y dura, fuerte, y en esta época incluso ostigante y pesada. Mientras tanto, lo único destacable del jabón Henri et Victoria es su rico y agradable aroma, densidad, y su capacidad de acolchamiento… Blanco y en botella, vamos, así que me decidí a hacer un pequeño experimento sin riesgo. La mezcla de una pequeña porción de ambos en mezcla 50/50. Y esto ha sido el espumado: :smile::smile::smile::smile:

De momento la cosa prometía, pero no debía dejarme llevar por las apariencias, el jabón de tabaco cubano ya me la había pegado una vez… Las matemáticas me decían que el rendimiento sería medio, es decir, ni tan bueno como el Faena, ni tan malo como el H. et V. Pero llega la hora de la verdad:

¿Hasta donde llegarían las propiedades de este jabón… tanto en protección y comodidad de afeitado como en aroma?

Pre: Ducha templada.
Brocha: El druida nudo tuxedo.
Jabón: Mezcla 50/50.
Asentador: Kanayama 30000.
Navaja: Koraat Rústica 8/8 y 1/2 hollow.
Post: Espuma de confort y Bay Rum Tabaco artesanía propia.

El botecito de muestra es el resultante de la mezcla, y esa paleta es la que uso para extraer una porción similar por afeitado a la que porta en este momento. De esta forma puedo moderar muy bien la cantidad de jabón que gasto por muy mórbidos que sean, sin pasarme. Más o menos un garbanzo torrao.

Comenzando por el aroma puedo decir que la presencia de la vainilla sigue presente en la mezcla más de lo que me gustaría, pero se ha atenuado bastante como para dejar pasar los aromas de tabaco suave, con lo cual, hemos ganado mucho y esa fuerte vainilla deja de ser ostigante para convertirse en sentida pero amable, que marida perfectamente con el tabaco, convirtiendose en un aroma mucho más rico y complejo, y mucho más agradable, sin embargo, se ha perdido la persistencia del jabón de tabaco puro, que perduraba tras el afeitado bastante más tiempo.

En cuestión de rendimiento. Solo hay que ver la brocha cargada para comprobar la consistencia y cuerpo para percibir sus propiedades mecánicas de acolchamiento. Pero la mayor sorpresa ha sido en que las propiedades excepcionales del jabón Faena, es decir, su buena hidratación, facilidad de deslizamiento de hoja y comodidad de afeitado, apenas se han visto mermadas. Si el afeitado anterior puse a Faena entre Dec. Grooming y Barrister en propiedades puramente afeitariles, hoy diría que la mezcla resultante tienen una puntuación muy similar a Barrister o Eufros, y mejores que Stirling… Salvo superior parecer… claro.

Estoy tan contento con esta mezcla y la creo perdurable, miscible y compatible a lo largo del tiempo, que me he permitido mezclar en proporción mitad/mitad de jabón y reservar las dos mitades restantes para una futura mezcla, o bien, para usarla de forma independiente. Este es el resultado, dejando en el envase ancho la mezcla para una carga más cómoda. Presenta un color crema tostada clara muy agradable:

Deseo dejar constancia que todas mis apreciaciones son particulares y pueden cambiar de un usuario a otro, no pretendo sentenciar un jabón, ni ensalzar otro, pero considero correcto dar mi punto de vista con la intención de dar cierta referencia de los productos usados.

Un cordial saludo. Fran GTS.


Mercadillo con distintos apechusques
#2

Madre mía que “faenon” para un afeitado, como te gusta, haces masaje ahora jabones, navajas y cachas, eres mi ídolo!!!


#3

Jajajaja

Vicente, dicen que el hambre aviva el ingenio, y he tenido que sacar rendimiento sí o sí a un jabón mediocre para convertirlo en algo digno.

Un abrazo. Fran.


#4

Peazo Post @FranGTS, me alegro mucho que el experimento haya sido satisfactorio. No puedo opinar sobre ninguno de esos dos jabones, puesto que nonhe probado ninguno de ellos ni de esos fabricantes.
Lo portante es que has acabado satisfecho y ahora podrás disfrutar de ese jabón y del olor del tabaco, aunque no tan potente como el original.
Eso sí ahora tienes una pieza única.


#5

Gracias Jovino

La verdad es que era una opción válida y ha salido bien. También podía añadir algún aceite al espumado pero me daba miedo arruinar la espuma y que no levantara, de esta forma he conseguido atenuar un poco la vainilla sin perder propiedades, un éxito, sobre todo económico, que nunca está de más no palmar pasta.

Un abrazo. Fran.


#6

Gracias por compartir, Fran. Eres un “culo inquieto” multidisciplinar :rofl:

Abrazo!!


#7

jajaja Es mejor crear y compartir, que estar por ahí robando, :joy::joy::joy::joy:

Si no recuerdo mal…palabras de Pablo Airforce: COMPARTIR ES LA ACTITUD QUE MERECE EL FORO.

Solo te hago algo de caso.

Abrazos. Fran.


#8

w1a7x1


#9

¿Y el resumen?


#10

A estudiar Rafa :stuck_out_tongue_winking_eye::stuck_out_tongue_winking_eye::stuck_out_tongue_winking_eye::stuck_out_tongue_winking_eye:

Es lo malo que tengo, que me enrollo como las persianas y no quiero dejarme ningún detalle… Ya lo siento, pero no puedo hacerlo de otra manera. Y sé que las parrafadas suelen tirar atrás al lector más lanzado, pero bueno…

Un abrazo.


#11

El resumen es que te ha gustado tanto el invento que te quedas con uno de reserva, y orgulloso de tu creación compartes muestras con los compañeros :memo:

Ha sido el gen forocochero, ya sabes

2lms2o7

91738614-612x612

Sin acritud y un abrazo