Afilado de las navajas

¿Cómo se afilan las navajas de afeitar?

La práctica del afilado en realidad es una tarea asequible para casi todo el mundo, siempre que se cuente con ciertas dosis de paciencia y se tengan algunas precauciones sobre la forma de pasar la navaja sobre la piedra y como voltearla sin deteriorar el filo.

Algunas cosas que hay que saber:

Si el bisel no está ajustado perfectamente, la navaja no siempre se afilará.

Si usted comete un error durante una fase, como levantar el lomo, por ejemplo, debe volver al paso anterior.

Hay algunos medios o pruebas para comprobar y saber cómo va su afilado.Las mas habituales son: La prueba del pelo al aire HHT, la prueba de la uña, prueba del pulgar y prueba de afeitado del pelo del brazo, t

Además se debe estar atento y tener cuidado con las sensaciones o mejor dicho con la percepción sensorial que transmite la piedra durante el proceso: sonido de la fricción, aspecto de la onda del agua que se forma sobre la piedra delante del filo, el color que toma el agua encima de la piedra, señales o marcas dejadas en la piedra. Siempre hay que procurar estar con los ojos bien abiertos y el oído agudo.

El afeitado es el único y verdadero indicador de la nitidez y agudeza de corte de la barbera: si no irrita la piel y no causa dolor, independientemente del método de afilado, ese filo es el bueno.

A continuación se examinan los fundamentos de cómo usar las piedras de afilar para crear la geometría, el bisel y el agudo filo de la hoja de una navaja barbera.

Una de las características realmente interesantes acerca de la navaja de afeitar de diseño clásico es que los fabricantes fijan el ángulo de bisel correcto por usted, en sus navajas de afeitar con aproximadamente una relación de 4 para el ancho de la hoja y 1 para el espesor del lomo o columna vertebral, relación que hace del lomo de la navaja una guía de afilado para obtener, por lo general, un ángulo del bisel de aproximadamente 14 a 18 grados.

Esto significa que al colocar la navaja plana sobre una piedra de afilar se pueda crear un bisel perfecto. Esta fue una característica ingeniosa cuando por primera vez se convirtió en norma y hoy lo sigue siendo. La parte más difícil de afilar un cuchillo o cualquier otra herramienta de corte diferente a las barberas es como se mantiene la hoja en el ángulo correcto en la piedra de afilar con el fin de crear la geometría de filo apropiado. A mano, eso es muy difícil, de hecho hay innumerables guías de afilado creadas para ayudar a lograrla, tanto para los cuchillos como para las tijeras. Pero en la barbera la guía de afilado está integrada en ella en su propia hoja, por lo que no se precisa ninguna. En las navajas de afeitar se consigue simplemente con colocarlas acostadas en la piedra de afilar. El ángulo de afilado se define por el grueso del lomo o columna vertebral y el ancho de la hoja. El vaciado de la hoja proporciona un arco que permite un movimiento constante, libre del bamboleo de la misma.

Así que, es esencial el que siempre, mantenga la navaja completamente apoyada al ras de una piedra de afilar cuando este afilando la navaja. El lomo o columna vertebral debe, literalmente, estar siempre desde que se pone sobre la piedra de afilar en contacto pleno y en todo momento con la piedra. Si el filo de una navaja toca una piedra de afilar sin que a su vez lo haga el lomo, es muy probable que se origine algún tipo de daño en el filo. Esto es muy importante y debe ser su primera regla de afilado de barberas. Ninguna parte de la navaja nunca debe tocar una piedra de afilar a menos que el lomo tenga un contacto sólido y pleno en la piedra.

El afilado del acero es debido a la abrasión. Los granos individuales de los abrasivos incrustados e integrados en la piedra o pasta de afilar tienen una estructura cristalina que raspa y arranca cantidades muy pequeñas de metal de la hoja cuando esta se pasa a través de los cristales. Si usted entiende la forma en que una escofina o papel de lija trabaja en la madera entonces usted entiende cómo funciona una piedra de afilar en el acero. Es el mismo fenómeno, la abrasión, y la misma forma en la que se realiza el trabajo.

Al lijar la madera, el papel de lija grueso elimina más madera y hace arañazos o rayones más profundos en la madera que los que hace el papel de lija fino. Es posible que se desee para dar forma a la madera, comenzar con un papel de grano muy grueso. Pero este no va a dejar un muy buen acabado después de dar la forma a la madera. Así que usted deberá utilizar cada vez granos más finos de papel de lija para eliminar las marcas dejadas por los granos más gruesos del lijado anterior. Se podrá continuar con granos sucesivamente más finos hasta que se obtenga un acabado tan suave como el que se quiera lograr. El grano grueso es el más rápido en el corte y el más áspero en el acabado. Entre más fino sea el grano, más lento será el corte y más fino es el acabado. Piedras de afilar y papel de lija son lo mismo a todos los efectos, son elementos diferentes para realizar trabajos poco o nada diferentes.

Para elegir la piedra de afilar adecuada para el trabajo a realizar, usted tiene que evaluar el estado del filo de la navaja: si tiene daños o mellas, si solamente hay que aplanarlo y refrescarlo o si es necesario crear un nuevo bisel; entonces la piedra será de un grano u otro la que funcione bien para el cometido eliminando el acero con bastante rapidez y erosionando lejos del filo hasta que se cree un nuevo bisel.

Colocando la cara plana de la hoja de la navaja de afeitar en la piedra de afilar, se desliza a través de la piedra con el filo primero o por delante Asegúrese de que el lomo está tocando la piedra de afilar permanentemente y, por supuesto, asegúrese de que el filo también tiene un contacto sólido. Si el lomo no está haciendo un buen contacto, su bisel no será correcto Si el filo no hace un buen contacto, usted no está haciendo otra cosa que disminuyendo la distancia del filo al lomo y por lo tanto la anchura de la hoja.

Hay que quitar el acero uniformemente por ambos lados del filo para ello el número de pases por la piedra en un lado, anverso, deben coincidir con el del otro, reverso. También se debe aplicar una presión uniforme y muy ligera sobre la piedra de afilar. Debe notar que desliza y corta mientras mueve el filo a lo largo de ella. ¿Y si se ejerce más presión sobre el lomo de la necesaria? Piense que usted no está tratando de afilar el lomo, este es sólo su guía. El verdadero propósito del afilado es dar forma al filo de la hoja, de modo que es ahí donde el contacto debe ser más firme. Nunca la presión debe ser tan grande como para doblar la hoja. Aunque sea poca el conocer la presión a aplicar y el número de pasadas necesarias a realizar no es fácil, pero con la experiencia, podrá averiguar cuánta presión debe aplicar y obtener el número de pasadas necesarias.

Una vez que haya logrado un bisel limpio en la hoja, mediante el reciente afilado, el acero en ambos lados del mismo y a lo largo de la reunión de los lados o caras con radio cero y planitud cero precisamente en el filo o extremo inferior del bisel, esta listo para refinar En este punto, la navaja ya esta peligrosamente afilada, pero el filo estará todavía bastante dentado debido al microserrado dejado por la piedra de afilar de grano más grueso tendrá un perfil vvvvvvvv. Este paso, por supuesto, puede omitirse si el bisel es suficientemente bueno. Ya se ha dicho: Siempre se debe intentar utilizar el tamaño de grano óptimo que sea capaz de hacer el trabajo utilizando una cantidad razonable de tiempo y esfuerzo.

Un retoque o refresco del filo se realiza siempre con una buena piedra de afilar de grano 8000 o superior. Sólo la creación del bisel inicial debe hacerse con una piedra algo más gruesa que ese. Por ejemplo el grano 1000, seria bueno para una navaja de afeitar que necesita algún trabajo realmente serio con micromellas o deformidad del filo muy visibles aunque de precisar una nueva geometría de filo debe ser vaciada.

Una vez que su hoja esta saneada y formado el bisel, entonces es el momento para refinar el filo con piedras de afilar de grano más fino que eliminen la distancia a las puntas de los microdientes creados por la piedra de afilar de grano grueso constituyendo un patrón en vvvvvvvvv formado por una seri ede picos y valles a lo largo del filo en un nivel microscópico. Este es el propósito de las piedras de afilar más finas siempre al afilar reducir la parte superior o punta de los microdientes hasta que ese grano elimina todos los arañazos existentes en ellos ocasionados por la piedra anterior.

El objetivo final es llegar a una geometría de filo que sea muy consistente, que no tiene arañazos visibles, que tiene un radio cero en el borde del bisel, y en el que el filo aparece pulido a simple vista con un patrón del filo del tipo ----------------------. Si usted puede ver rasguños a lo largo del filo a simple vista, no esta lo suficientemente bien afilada para ser una buena barbera y proporcionar un afeitado cómodo.

Recapitulando.

Una vez establecido el bisel siempre el paso siguiente es el de emplear piedras de afilar de tamaño de grano más más finos.

Vuelva a las piedras de afilar más gruesas, sólo si se da cuenta de que usted todavía no ha establecido las caras del bisel por completo.

Mantenga siempre el lomo de la navaja en contacto con la piedra de afilar, cuando la hoja o cualquier otra parte de la navaja toquen la piedra de afilar.

Haga movimientos suaves de la hoja, alternando los dos lados de la navaja para mantener el filo sin rebabas ya que el hecho de cortar una superficie de metal con un abrasivo genera un cumulo de metal hacia la superficie opuesta, esto es lo que se conoce como rebaba.

Una vez conseguido con la piedra que esta utilizando que el filo este completamente formado, es el momento de ir a una piedra de afilar aún más fina para conseguir el modelo de filo ----------------- de radio cero sólido y consistente a lo largo de todo el bisel.

Explicaciones y consejos sobre todo esto se describen y repiten a continuación y están escritos en multitud de artículos de afilado de barberas.

Para afilar una barbera la práctica es fundamental, y como en todo, las primeras veces es probable que los resultados no sean los esperados.

El filo de la navaja es muy agudo y debe tratarse con unos cuidados que lo hagan duradero. En el afilado no se emplean métodos mecánicos que pudieran calentar y destemplar el acero. De manera que el equipo que se emplea para afilar es manual y normalmente consiste en piedras o pastas o una combinación de ambas.

Hay que tener mucho cuidado con las piedras más bastas de granos bajos, ya que eliminan mucho más acero del que pueda parecer, hay que dar las pasadas con cabeza, comprobando el filo cada poco tiempo. La idea de que cuantas más pasadas se den, especialmente en granos bajos, mejor será, no es una buena estrategia de afilado

Normalmente se utilizan varias piedras, empezando por las de grano más grueso, el grano 1000 K suele estar bien como punto de inicio sino hay mellas en el filo, hasta piedras de terminación muy finas, que alcancen al menos el grano 8000 K, o incluso más, si es que no se va utilizar pastas.

Las pastas de afilado son utilizadas y especialmente interesantes por su fácil utilización y por la gran diferencia de precio en comparación con las piedras, sobre todo en las de terminación o de tamaño de grano más fino.

La duración del filo afilado depende de varios factores, la frecuencia, la forma de afeitarse o la dureza de la barba que puede desgastar más el filo en unas personas que en otras. En caso de no utilizar otra cosa para el mantenimiento que el asentado en cuero, puede que el filo siga cortando durante un período que puede variar mucho, desde dos meses a un año e incluso más. Después de eso y en el momento que se nota que la navaja da tirones, es el momento de pasarla por pastas o piedras

No hay una forma fija de afilar una navaja de afeitar. Lo que sirve para una puede no funcionar en otra.

Cada navaja es distinta aunque sea el mismo modelo y la misma marca, por tanto el afilado que se de a una no tiene porque servir para la otra aunque sean idénticas, una pequeña variación en la medida del lomo, el ancho de la hoja, el temple, el vaciado, etc. pueden hacer variarlo todo y lo que sirve para una en la otra se queda corto o se pasa.

Por ello el afilado también consiste en hallar la combinación perfecta entre piedra y acero. Esto quiere decir que una misma piedra no va a responder con el mismo resultado ante todos los tipos de acero, y solamente la experimentación y la “sensacion” del usuario al afilar podrá determinar cual es la combinación idónea

Lo que si hay son unas normas básicas o método general de afilado que funcionan con casi todas las navajas barberas.

Cuando se trata de una navaja antigua, incluso en el caso que no haya sido usada, lo más probable es que el filo se haya estropeado un poco con los años, oxidándose y teniendo puntos débiles o corroidos que se desprenderán al menor esfuerzo.

Por eso cuando se adquiere una navaja usada lo más recomendable es empezar el afilado desde cero.

Además no se sabe con que ángulo ni hasta que punto se había afilado antes, por lo que es mejor curarse en salud y prevenir.

Así si lo que se quiere es empezar el afilado desde el principio de una navaja, tenga en cuenta que la etapa de establecer el bisel es la más determinante y fundamental.

El primer paso es muy importante. Las caras que definen el bisel de corte de la navaja pueden que no sean o estén completamente planas. El ángulo puede ser diferente. El filo puede estar dañado y presentar mellas o corrosión. Todas estas labores deben abordarse con una piedra de afilar y para todo ello la piedra debe de ser capaz de hacer la eliminación o retirada del acero necesario, en un tiempo razonable.

Este proceso se define a menudo como “ajuste del bisel”, aunque se prefiere el uso del término “corrección del bisel”.

Afilado.

El proceso comienza con un afilado “basto” utilizando una piedra de grano 1000 o superior o incluso con lijas finas al agua, los granos inferiores a 1000 se reservan solo para eliminar mellas del filo.

Para afilarlas, las navajas se apoyan por completo sobre la piedra de afilado y es imprescindible que su superficie sea completamente plana. Por lo tanto, cuando coloque la navaja horizontalmente en la piedra, será con un ángulo, ya que la hoja es más gruesa en el lomo o borde superior. Este ángulo lo determina el fabricante y generalmente salvo que tenga algún defecto es el óptimo para el afilado.

La mayoría de las navajas de afeitar de hoy en día son navajas vaciadas o cóncavas. Esto significa, básicamente, que la navaja tiene una hoja con sus lados curvados y cóncavos, que le da a la navaja de afeitar un filo mucho más fino. Por lo tanto, cuando se coloca una navaja de este tipo horizontalmente en la piedra, como ya se dicho, será en ángulo ya que la navaja es más gruesa en el lomo o espina dorsal que en el filo. Si se afilan correctamente nunca marcan la piedra y el desgaste de la piedra es mucho menor, al ser la superficie de contacto de la hoja menor, por lo que el aplanado de las piedras no se necesita tan a menudo.

Afilar navajas barberas requiere una técnica a la hora de ejecutar los pases de la navaja por la piedra que asegure un contacto completamente estable y continúo entre la navaja y la piedra de afilado.

Como utilizar las piedras de afilar.

Casi con total seguridad se puede afirmar que las piedras más utilizadas para el afilado de navajas de afeitar actualmente son las piedras sintéticas de agua japonesas y entre las naturales las piedras naturales belgas: amarilla “Coticule” y en menor medida la belga azul, las piedras naturales japonesas y de forma testimonial otras piedras naturales de distintas procedencias como las británicas y americanas…

Las piedras de agua sinteticas japonesas tienen fama de afilar rápido. El vínculo o unión débil entre los granos individuales que las conforman significa que a medida que están debilitados se lavan rápidamente y dan paso a nuevos granos agudos o afilados.

Las piedras de agua como su nombre indica requieren agua para llevar a cabo su cometido.

No utilice nunca aceite de afilado, ya que estropeara la piedra.

Nunca exponga piedras mojadas a temperaturas por debajo de 0 ° C dado que se pueden romper.

Nunca deje piedras de agua japonesas de forma permanente en el agua.

El frío y los cambios de temperatura bruscos son muy peligrosos para las piedras y pueden causar fracturas y grietas, en caso de tener una piedra que se ha partido una posible solución es juntar los trozos en orden entre si y después pegarlos sobre una madera que mantenga los trozos unidos en bloque.

La luz directa del sol también es perjudicial para las propiedades de las piedras.

Cuando una piedra se quede muy delgada debido al uso y desgaste es conveniente pegarla en una base de madera para compensar su fragilidad.

Antes de usarla, ponga la piedra de afilar en el agua, cinco minutos será normalmente suficiente, diez minutos son aceptables para las piedras gruesas.

Si la piedra es de banco o se va a usar como tal apoye o descanse la piedra sobre una base antideslizante o una cuña entre dos trozos de madera.

Utilice tanta superficie de la piedra como le sea posible, de modo que así pospone el mayor tiempo posible el aplanado de la superficie, que es inevitable. Aunque la escoria de la piedra y las partículas de acero desprendidas en el afilado deben enjuagarse con regularidad de ahí su uso con agua, estas se pueden dejar en la etapa donde se necesita un efecto de afilado más fino a manera de piedra fina, lo que resulta muy útil en el final del afilado progresivo.

Antes de cambiar a una piedra más fina, limpie las herramientas, piedra y navaja incluso lávese las manos para evitar contaminar con el grano grueso de la piedra anterior el de la piedra siguiente en el proceso de afilado progresivo.

Cómo sostener la navaja para su afilado.

Agarre y sujete el mango de la navaja cómodamente en la mano derecha, salvo que sea zurdo, de la manera siguiente:

  1. Apoye el dedo índice en la parte superior de la parte lateral de la espiga.

  2. Apoye la yema del pulgar en la articulación de la hoja.

  3. Coloque el segundo dedo detrás de la navaja cerca del borde de la espiga o caña.(

  4. Coloque los dedos restantes alrededor del mango para permitir el giro fácil de la navaja de afeitar.

Para afilar se coloca la hoja de la navaja sobre la piedra o lija. La piedra de afilar puede colocarse sobre un soporte para levantarla o elevarla sobre la superficie de apoyo para que resulte más cómodo el afilar, también puede afilar a mano alzada, para ello simplemente coja y sostenga la piedra con la mano el único factor determinante de una forma u otra de apoyar o sujetar la piedra es el tamaño de la misma ya que las piedras muy grandes son muy incomodas y pesadas para sostenerlas en la mano; si se utiliza papel de lija al agua, colóquelo sobre una superficie perfectamente lisa, un cristal, la vitrocerámica o la bancada de la cocina le servirán.

La forma más idónea de sostener la piedra de afilar en la mano es:

Coloque o acueste la piedra en su mano izquierda salvo que sea zurdo que entonces lo deberá hacer en la derecha. Sostenga la piedra de afilar firmemente con los dedos índice y meñique y asegúrese de no colocarlos por encima de la piedra de afilar ya que si lo hace casi con toda seguridad se va a cortar cuando comience a mover la hoja de la navaja sobre la piedra.

Cuando coloca la navaja horizontalmente en la piedra, será en ángulo ya que la navaja es más gruesa en el lomo. Este ángulo lo determina el fabricante y el lomo si esta recto y uniforme es una buena guía para el afilado, en la navaja de afeitar se producirá un bisel constante y la uniformidad es muy importante en el afilado de la navaja de afeitar.

Haga una “X”. Con la parte plana de la navaja de afeitar, orientarla de manera uniforme a lo largo de la piedra. Con el filo por delante diríjala lentamente por el lomo o borde grueso de la navaja. Su hoja debe dibujar como una “X” en la piedra. Así, en cada pasada, arrastra la hoja ligeramente hacia abajo con el filo por delante. De esta forma ayudará a evitar la ruptura de su navaja de afeitar en el borde de la piedra. Si desea un afilado de mayor seguridad para su navaja, puede biselar los bordes de la piedra, lo que reducirá en gran medida el riesgo de dañar la navaja.

Utilice movimientos suaves y ligeros. Con los movimientos más ligeros afilará la navaja de afeitar a lo largo de todo su filo. Cuanta más presión aplique, más fácil será que la navaja pierda el filo. Afilar una navaja de afeitar no es una tarea para hacer apresuradamente. Piense en “calidad” y no en cantidad.

La forma correcta o adecuada de mover la hoja de la navaja sobre la piedra de afilar para poner a punto una navaja de afeitar es:

Primer trazo de afilado:

Normalmente la navaja de afeitar debe ser llevada a través de la piedra de afilar en diagonal, desplazando el filo en toda su longitud desde la punta hasta el talón de la hoja.

Segundo trazo de afilado:

Después de la finalización del primer trazo, la navaja se gira sobre el lomo o parte posterior con los dedos colocados en la espiga, de la misma manera que giraría un lápiz y sin girar la muñeca.

Una vez girada la navaja sobre su lomo, deslicela hacia arriba desde la esquina inferior izquierda de la piedra a la esquina superior izquierda.

Para terminar y completar este segundo trazo desplace la navaja desde la esquina superior izquierda a la esquina derecha inferior de la piedra de afilar de manera que el filo esté a la derecha y los nervios o estabilizadores al talón. Mantenga la presión uniforme en la navaja de afeitar en todo momento. A medida que gire la navaja, deslicela hacia arriba desde la parte inferior derecha hasta la parte superior derecha. Punto de partida del primer trazo.

Repita los trazos:

Al pasar de una etapa a la otra, ha de tratar de mantener o diferenciar los cuatro movimientos, en lugar de un solo movimiento único de barrido. El número total de trazos o vueltas requeridos para el afilado depende de la condición del filo de la navaja.

Compruebe la agudeza de corte del filo con frecuencia durante el proceso de afilado para evitar sobre-afilar en exceso.

Dos cosas son muy importantes para realizar correctamente los trazos:

1ª.- Que la navaja descanse sobre la piedra sujetándola y controlandola por la parte del lomo de la hoja

2ª.-La navaja ha de avanzar siempre con el filo por delante y en primer lugar, al llegar al final se gira la navaja sobre su propio lomo o espalda y se vuelve hacia atrás igualmente con el filo por delante. Es decir, siempre en el mismo sentido que cuando se quiere cortar el pelo con la navaja.

Por lo tanto coloque la barbera en la piedra de afilar con el filo al frente y a la izquierda lleve la navaja en diagonal del lado izquierdo al derecho.Gire la navaja sobre el lomo, el movimiento de giro a través del lomo de la hoja se produce con los dedos, en lugar de la muñeca y llévela de nuevo en diagonal al lado izquierdo desde el derecho. Practique la acción de girado hasta que la domine

Puede utilizar una vieja o navaja de afeitar inútil para practicar los diferentes movimientos y agarres. Pero sólo la práctica con una navaja, piedra y manos reales le permitirá dominar la técnica

¿Por qué razón se afila siempre con el filo por delante, sobre las piedras de afilar en el mismo sentido que cuando se corta el pelo de la barba? ¿Qué sucedería si se afilara con el filo por detrás?

La explicación es sencilla, para agudizar el filo, es necesario eliminar metal y conseguir dos lados, vertientes o caras de la hoja lo más alineadas y planas posibles, después con el asentado, suavizando se arranca literalmente trozos de metal que están atravesados y no están planos sobre el filo, como si se dejara muy lisa la pared de una pirámide, otros trozos consigue que se alisen puliendo, de ahí la importancia de no apretar en el asentado.

Usando un símil: Imagine que quiere realizar una pirámide de nata o chocolate en plan repostería. En principio se puede cortar hacia abajo, dando la forma inicial y eliminado las partes que sobran (afilado), para alisarlo y rematar las superficies es necesario hacer pasadas suaves hacia arriba empujado suavemente la nata o el chocolate para dejarlo lo más plano posible (asentado).

3.- Las hojas de las navajas están pensadas para que se vayan desgastando simultáneamente o al mismo tiempo por el filo y el lomo, de manera que la geometría del filo cambiara conforme avanza la vida útil de la navaja con cada afilado, ya se ha dicho que afilar navajas barberas requiere una técnica a la hora de ejecutar las pasadas que asegure un contacto completamente estable y continúo entre navaja y piedra de afilado esto es esencial.

Se puede cubrir el lomo con un trozo de cinta adhesiva fuerte o aislante para que no le queden arañazos, especialmente si se trata de lomos decorados o con dorados. Si se utiliza la cinta, esta se ha de utilizar en todos los afilados sucesivos que se realicen en esa navaja, de lo contrario el ángulo del bisel cambiara con cada afilado.

4.- Lo más probable es que la piedra sea más estrecha que la longitud del filo de la hoja. Por ello al desplazar la hoja sobre la piedra tendrá que hacer un movimiento cruzado en la dirección del filo. Estos se denominan” Pases en X”

Los pases en X es algo muy discutido. Para unos se afila mejor y para otros solo se hacen para aprovechar la superficie de una piedra estrecha.

Dar las pasadas en X más que por aprovechar una piedra estrecha, que en ellas es siempre obligado, responde all siguiente motivo: Una navaja esta hecha por forja o estampado, y luego vaciada con piedras, de modo que el filo y el lomo no tienen un coeficiente de aplanado perfecto o exacto. Igualmente la piedra de afilar, aunque esté rectificada o aplanada, tampoco tiene un coeficiente de aplanado perfecto o exacto. El dar las pasadas en X asegura y garantiza que todo el filo reciba la atención de la piedra.

La amplitud del movimiento de la navaja sobre la piedra acaba aproximadamente un cm. antes del final de la piedra.

La hoja no debe salir por delante ni por detrás de la piedra en su afilado o de lo contrario se dañara el filo.

También es conveniente biselar o lijar previamente los cantos de la piedra para evitar el contacto del delicado filo que se trata de crear con el borde de la pìedra, pero eso si sin excederse en el bisel.

5.- Durante todo el tiempo del afilado el lomo o espalda de la navaja debe estar en todo momento en contacto con la piedra.

Lo importante es que el filo y el lomo vayan parejos, haciendo un apoyo suave uniforme y plano sobre la piedra de afilar.

Al realizar el bisel, este debe tener una anchura constante a lo largo del filo, si no es así es que la hoja no apoya correctamente sobre la piedra…

6.- Al llegar al final de la piedra, gire la navaja sobre el lomo o espalda y cambie el sentido del movimiento.

7.-No hay que ejercer demasiada presión sobre el filo o conseguirá un filo no uniforme, lo ideal es no hacer presión, solo deslizar.

Aunque la navaja se pasa por la piedra sin hacer presión. Tampoco hay que dejarla a su aire. Se debe notar que la piedra y la hoja hacen buen contacto, para lo cual, puede resultar más fácil usar las dos manos, sujetando con una la espiga y con la otra la punta para dirigirla sin que se levante de un lado La presión debe ser la mínima para notar que hay contacto.

Al principio se puede afilar la misma cara o lado varias veces deslizando la hoja en dirección del filo y volviendo en la dirección de la espalda antes de girar la navaja es decir adelante y atrás, es lo que se denominan pasadas en vaivén o medios trazos.

Las pasadas en vaivén por series, también se pueden hacer en X, y son típicas sobre, todo, cuando se recupera un filo desde cero o muy romo. Se utilizan mayormente con piedras de grano relativamente grueso, la Coticule u otras piedras con barrillo. El utilizar una piedra de lodos o Nagura en la piedra principal lo que hace es crear un lodo o barrillo en esta, que ayuda y agiliza la eliminación de acero para lograr antes su agudeza, es decir facilita el afilado de la navaja agilizandolo.

Las pasadas en vaivén son pasadas para hacer el trabajo de una forma más rápida, porque el principio del afilado de una barbera roma o con mellas es una labor tediosa y que lleva tiempo. Pero también es más fácil pifiarla si no se tiene experiencia con las pasadas en vaivén por series, que con las típicas pasadas uno y uno.

El hecho de cortar una superficie de metal con un abrasivo genera un cumulo de metal hacia la superficie opuesta, esto es comúnmente conocido como rebaba. Es algo tan simple como cuando se emplea una lima para matar las aristas de alguna pieza metálica mecanizada, los cortes en esa pieza metalica han conseguido que dos superficies converjan en un punto donde no existe grado, es decir, si se continua cortando una superficie se desprende metal hacia la otra y viceversa. La rebaba es el indicador mas fácil de reconocer para advertir que el filo es correcto, La piedra de acabado o asentado pule esas superficies cortando una ínfima cantidad de acero para que se desprenda la rebaba sin seguir acumulando metal. Si la rebaba se arranca bruscamente y no se emplea una piedra fina, la punta del filo permanecerá quebrada y perderá su capacidad de corte mucho antes porque se aplicara mas fuerza de la que seria necesaria con un filo perfecto.

La rebaba consiste en que se crea y sale por uno de los lados del filo un hilo de material rugoso, es típica como consecuencia de apretar o de llegar al límite del filo para el grano de esa piedra.

Si no se elimina la rebaba no se obtendrá un corte limpio

Si se dan pasadas uno y uno, la rebaba que se genera por un lado, es la rebaba que se corrige por el otro y como es mínima, el filo queda sin rebaba.que no es más que un reborde o sobresalto en el acero del corte.

Si se dan por ejemplo 25 pases por un lado y después 25 por el otro, la rebaba que se genera por un lado, se corrige, se iguala y se genera en el otro, pero se corre el riesgo de quedarse siempre con ella, ya que puede ocurrir que se den tantas pasadas que se pase de corregirla a crearla, ya que en algún momento tendrá que parar, y en algún lado quedarán las rebabas. A no ser que se termine con una sesión de pasadas uno y uno alternando cada cara o lado de la hoja.

No es muy aconsejable este tipo de movimientos de pasadas en vaivén a personas que no tengan mucha experiencia en efilar ya que un fallo en los apoyos puede hacer que arruine la barbera o se le hagan unos planos escandalosos. Si se es novicio lo mejor vuelta y vuelta.

Los pases de vaivén son notablemente eficientes durante las etapas de formación del bisel en el afilado con piedra, debido a la mejora en la capacidad para eliminar el acero. Pero también es notoriamente lento en las piedras de acabado Con los trazos medios pueden hacer una diferencia significativa.

El filo nunca es mejor que sus trazos de afilado. Aunque tenga el mejor equipo de afilado para una navaja de afeitar, si sus pasadas al afilar no son perfectas, el filo resultante tampoco sera perfecto. Como muchas cosas relacionadas con el uso de la barbera, se necesita unas grandes dosis de práctica para dominar realmente todo ello. Para conseguir un buen trazo de afilado con piedra es mejor practicar 15 minutos diarios que dedicar una noche semanal a una larga y estresante sesión de afilado con piedra. No se desespere ya que la habilidad es fácil de conseguir y memorizar. Las actividades memorizadas como montar en bicicleta, usar un ratón de ordenador y el afilado de las barberas, una vez aprendidas generalmente queda memorizado para el resto de su vida.

Al final cada persona tiene su estilo y sus propias manías.

Las pasadas en vaivén se pueden hacer, también, con el método denominado en pirámide consistente en comenzar con un número determinado de pasadas por ejemplo 9 pasadas por una cara e ir bajando el número de pasadas por cada cara antes de darle la vuelta. Es decir 9 pasadas por una cara girar 9 pasadas por la otra cara girar 8 pasadas por la cara inicial girar 8 pasadas por la segunda cara girar, 7 pasadas por la cara inicial, girar, 7 por la segunda cara y así sucesivamente.

Siempre las últimas pasadas después de la pirámide serán exclusivamente en la dirección del filo y sin volver atrás, girando la navaja sobre la espalda tras la pasada por la piedra.

Tampoco se busca conseguir rebaba, se ha de huir de ella, por eso no hay que darle demasiadas pasadas por la misma cara sin girar la navaja.

Hay que procurar siempre que el número de pasadas por la piedra sea igual en ambas caras, de lo contrario se pueden crear rebabas.

Se puede pensar que en el afilado se produce el rayado de la hoja de la navaja, esto, lo evita su vaciado pues esa zona hueca, que queda apoyando toda la hoja en la piedra, lomo y filo en realidad, no toca la superficie abrasiva. Sólo la tocan, el filo, para afilarlo y el lomo para darle el ángulo. Conforme el afilado va creando desgaste, la hoja disminuye en anchura pues la parte del filo va retrocediendo hacia el lomo y el lomo pierde grosor al quitarle material por ambas caras, resultando que el ángulo nunca varía. Sólo las hojas sin vaciar tipo cuña, en ingles wedge, podrían rayarse al afilar de no ser porque el acabado se le da con unas piedras o pastas tan finas que la superficie no queda rayada sino pulida a espejo.

9.- Inicialmente en una navaja se han de dar pasadas por la piedra hasta que consiga dos planos o superficies regulares que convergen en el filo. Es lo que se denomina formación del bisel, la etapa de establecer el bisel es la más importante, y mientras no logre con la piedra de formación del bisel, de tamaño de grano 1000 aproximadamente, un bisel uniforme y equilibrado que corte el pelo del antebrazo con cierta facilidad, no se debe continuar con la progresión de la estrategia de afilado que haya se adopte. Si lo logra, ya tiene el 75% de un buen filo conseguido.

El bisel y el filo.

Fijación del bisel, teoría y práctica

Para el afilado de navajas mediante una piedra plana, el establecimiento de la forma adecuada del bisel inicial es una condición indispensable para el éxito. El incumplimiento de este requisito es uno de los errores más comunes al afilar, y aunque no es muy difícil, muchos usuarios de las barberas que desean afilar sus propias navajas luchan con este aspecto del proceso. La razón principal de esto, es porque un bisel de corte puede tomar diferentes conformaciones. La nitidez de corte del filo sólo está limitada a cómo ambos lados de una hoja pueden converger mutuamente de forma nítida y al ángulo en el cual se unen. En teoría no importa si los lados son planos, convexos, cóncavos o incluso irregulares, mientras el ápice sea una línea nítida y tan fina como sea posible. Pero en la práctica y en el mundo real, se utilizan herramientas abrasivas planas, y esas herramientas, son sólo efectivas con un bisel de lados planos que lo ponen en el mismo plano que el plano imaginario que afecta al lomo y el filo. En otras palabras: biseles planos con un ángulo fijo son obligatorios para afilar de forma exitosa en piedras de afilado. Formar el bisel puede requerir la eliminación de una cantidad considerable de metal. Lo que resulta imprescindible para lograr este objetivo con una piedra de afilar.

La explicación de esto esta en que una lámina de metal con el borde o filo totalmente romo puede cortar, sólo es cuestión de la presión que se aplique, pero para facilitar el corte, se necesita que la parte que entra en contacto con el objeto a cortar sea lo más fina posible para que con la mínima presión posible corte, un claro ejemplo de ello se puede observar en un bloque de plastilina, si se presiona con la mano extendida sobre la superficie del bloque, si, se hunde, pero si presiona con la misma fuerza con la punta de un solo dedo, conseguirá hundir éste a mayor profundidad que la alcanzada en la plastilina con la mano extendida, como conclusión se obtiene que para la misma presión ejercida, con diferente superficie de contacto, se logra diferente penetración, simplemente por que la presión ejercida se distribuye por una superficie mayor o menor, y por lo tanto el material soportará mejor o peor la carga.

Entre una navaja con el filo romo, con el que tendrá que cortar casi a “machetazos”, y otra con un buen filo, que va a cortar casi con sólo posar el filo sobre el material a cortar, hay un abismo de diferencia, pero existe un contratiempo, si se intenta darle ese buen filo con la forma de la hoja de la navaja, va a ser complicado y tedioso a la hora de afilar ¿Qué se hace entonces? Se lleva la forma paralela de las caras casi hasta el filo y después se las da una inclinación que hace que se junten o converjan, lo más agudamente que se pueda el bisel, la linea que contiene los puntos de convergencia de los dos planos del bisel conforman el filo.

Entonces ¿Qué es el bisel? y ¿Qué es el filo? El bisel es la preforma del filo, es lo que va a dar el filo en el final, pero no es el filo en si, el filo es el final, el extremo o borde del bisel, y esta formado por la linea que forman todos los puntos donde se juntan las dos caras inclinadas de la lámina metálica que se quiere afilar, dicho de una forma más intuitiva es el borde o extremo del bisel una vez afilado y pulido.

¿Por qué no hacer directamente el filo empezando el bisel con la piedra con la que se termina el filo?

Porque la operación podría llevar días y como la única función del bisel es darle la inclinación al filo, se comienza con piedras de grano grueso, que son más abrasivas y en ésta fase, van a eliminar más rápidamente todo el metal que sea necesario, después de forma progresiva se va disminuyendo el tamaño del grano de la piedra, de esta forma cada vez se elimina menos metal y más despacio con lo que las marcas o rayones que quedan en el acero son cada vez más pequeñas, hasta llegar al extremo de que sólo se podrán ver las marcas de la piedra o rasguños sobre el metal con un microscopio ya que a simple vista quedará pulido como un espejo.

¿Por qué es necesario dejar el filo así de pulido? Un ejemplo, cuando se utiliza un serrucho y una cuchilla de afeitar para cortar un papel, con la cuchilla, se produce un corte limpio, suave y con los bordes perfectos. Si ahora corta otro papel igual, del mismo tamaño con el serrucho, se produce un corte desastroso, ambos instrumentos cortan mucho, pero cada uno tiene un uso distinto, y exagerando, es la diferencia existente entre una navaja afilada con piedra de grano grueso y con una piedra de grano fino, ambas cortan, pero el afilado realizado únicamente con la piedra basta, en vez de cortar más bien desgarra.

Así pues, el filo es la parte final de la hoja, donde se afila la misma, y se realiza transformando un perfil del del bisel en “U” en uno en “V”

Conclusión el bisel lo constituyen las caras inclinadas en la hoja que conducen a un filo agudísimo de la navaja que hacen contacto con la piedra durante el afilado.

El ancho de un bisel se determina por el ángulo de la hoja formada entre el grosor del lomo y el ancho total de la hoja.

La anchura del bisel también depende del vaciado de la hoja, hojas muy finas en el extremo daran un bisel mas estrecho y hojas mas gorditas daran un bisel mas ancho.

En el caso de que el vaciado no sea homogéneo el bisel resulta desigual a lo largo del filo.

El tamaño de un bisel puede variar desde apenas visible en una navaja muy vaciada a toda la anchura de la hoja en una cuña verdadera

Las irregularidades del lomo, o las corrosiones ocasionadas por el oxido en el lomo, en el afilado pueden originar un bisel desigual, esto también puede ocurrir por un exceso de presión localizada durante el afilado.

Son tres los factores de que depende la formación del bisel: el ancho del lomo, el vaciado de la navaja y la distancia desde el lomo al filo, la característica que más influye en la creación del ancho del bisel es que el vaciado sea grueso, es lo que va a permitir que se aprecie el bisel, si el vaciado es muy fino será muy difícil que se cree un bisel ancho.

Por ejemplo en una hoja completamente vaciada en ingles Full Hollow o Extra Hollow, no se apreciara el bisel, por el contrario en una hoja poco vaciada o sin vaciar en ingles Near Wedge o true Wedge al ser el filo mas grueso permitirá al colocar la hoja con una cierta inclinación apreciar fácilmente un bisel de 2mm.

Es importante ir observando el grueso del bisel a lo largo del afilado y que este esté dentro de los valores aceptables.

Las pastas abrasivas de afilado son menos adecuadas para el afilado, pues no hacen bisel, sino que lo vuelven convexo o redondean, así con piedra y con la de grano 1K se hace un bisel con un perfil en V, con las pastas la V se transforma en U, por eso estas se han de usar poco y al final.

Muchas veces cuando la navaja no es perfecta, porque el lomo o la hoja estén torcidos o sean irregulares, o parte del lomo tenga mas desgaste, o haya sonrisas, sucede que una parte del bisel se hace más ancha que el resto.

Si sucede esto hay que usar métodos avanzados de afilado como poner cinta en el lomo donde el bisel es mas ancho o también puede que haya que realizar movimientos de curvatura al afilar.

Cuando el bisel no es regular y en algún punto varía mucho su ancho hay que detenerse y cambiar el método de afilado.

Por ello es muy prudente en las compras de navajas de afeitar asegurarse que el lomo y la hoja de la navaja que le venden, sobre todo en las que ya han sido afiladas varias veces, estén rectas de lo contrario en los afilados se las va a ver y desear con problemas de este tipo.

Si que existirá o habrá alguna rareza antigua de navaja con el filo diseñado curvo. Pero en la practica totalidad de los casos si una navaja no se afila pasándola plana por una piedra en buen estado, aplanada o rectificada, apoyando lomo y filo, es que la navaja tiene algún fallo o defecto. Para comprobar esto y si existe ese defecto puede, ya que resulta muy efectivo, apoyar la navaja en un cristal para ver si el lomo y la hoja son regulares o tienen irregularidades. Los cristales suelen ser rectos, o al menos al nivel de las tolerancias que se necesita para este caso, por tanto, suelen valer, verá claramente a través del cristal si el lomo y el filo se apoyan a la vez o hay alguna parte que cojea.

Cuando se vean fotos de navajas en las que el grosor del bisel no es regular, podrá darse cuenta de que esa navaja tiene algo extraño.

El bisel sólo será uniforme a lo largo del filo e igual por las dos caras cuando la hoja es perfectamente plana y el afilado se ha hecho con igual presión y desgaste por los dos lados.

Cualquier situación distinta de este ideal supondrá que el bisel tiene un ancho desigual.

Si las irregularidades no son muy importantes, no tienen influencia en el resultado final. Mientras el filo, la propia arista del bisel, esté recto con respecto al plano longitudinal de la hoja, se podrá afeitar sin problemas.

En la realidad casi ninguna navaja tiene el bisel exactamente igual en toda su longitud y por las dos caras. Para que esto suceda hace falta que la hoja esté perfectamente alineada a lo largo y al través, que el vaciado haya sido homogéneo a lo largo e igual por las dos caras y que el afilado se haya hecho con la misma presión por ambas caras y a lo largo de todo el filo.Resumiendo: la perfección es prácticamente imposible de lograr y no es cosa fácil en este mundo de la barbera.

Una vez creado, en afilados sucesivos o posteriores, el bisel no hay que rehacerlo si no se daña, solo será necesario afilar desde el paso posterior que se crea conveniente.

La vida útil del filo depende más del bisel que del asentado. La conclusión es que el secreto está en la base, el bisel. Así con un buen trabajo en la piedra de grano 1K se puede afeitar, raspando, pero se afeita. Con la piedra de grano 3K empieza a llevarse pelos al aire y con la piedra de grano 8K empieza a hacer música, cuando cortan el pelo al aire sin dar tirón.

Una pista para reconocer una navaja muy usada, cercana al final de su vida útil, suele ser el tamaño del bisel. Si este es muy grande, la navaja ha sido afilada muchas veces, o de forma incorrecta. Se pueden reconocer también, cuando la zona del bisel va creciendo a medida que se aproxima a la punta, un indicio de una mala técnica de afilado. La consecuencia de comerse el lomo es que el tamaño del bisel crece. Si el bisel es grande, es más difícil afilarlo, y finalmente se termina con una navaja demasiado desgastada como para que se pueda utilizar satisfactoriamente.

10.- Es muy importante que no cambie de un grano a otro más fino hasta que no haya conseguido dar el efecto del grano de la piedra que esta usando en la hoja.

Esto es especialmente importante en los granos más bastos.

11.- Con la experiencia se aprende las señales de cuando ha llegado el límite en esa piedra.

Ya se ha explicado que los afilados no se miden en pasadas, hay que dar el paso a la siguiente piedra o cambiar de grano de afilado cuando la hoja lo pide La navaja se pasa por la piedra hasta que nota (es una sensación) que ya no agarra tanto, y como que empieza a “patinar”. Ese es el momento de cambiar de piedra, o si está ya en la piedra más fina que tiene entonces acabar y pasar a cuero. Esto únicamente se logra con una gran experiencia después de muchos afilados Aparte los términos de un número exacto de pasadas no son útiles, quizás es mucho más acertado el hablar de filos con rayado fino, esmerilado, brillante o pulido a espejo, ya que no hay dos piedras ni dos navajas iguales.

También, hay detractores de esto y dado que hay usuarios que nunca se han aclarado bien ni con los aumentos de la lupa o microscopio al observar el filo (rayas ven siempre) ni con “las sensaciones” ya que unos usuarios dicen que notan que se pega, otros que patina, otros que baila, otros que canta. Hay usuarios que se basan en una cantidad aproximada de pasadas o de tiempo para cambiar de grano porque lo tienen calculado por experiencia y normalmente saben que con un número concreto de pasadas ya debe estar bien y aunque si sobra un poco no pasa nada y si falta se “arregla” con el siguiente escalón o se le da otro repaso de terminación.

12.-No sirve de nada tener la piedra más fina si no tiene un buen bisel que pulir, así de simple.

13.- Después de un grano 1000 la hoja debería cortar el pelo del brazo, e incluso un solo pelo sostenido entre los dedos, con la raíz hacia arriba, debería poder ser cortado con facilidad, a medio centímetro del punto de sujeción entre dedos.

Eso no significa que se pueda afeitar con la navaja todavía.

14.- Llegado el momento, debe pasar a un grano más fino 3000 ó 4000 por ejemplo.

Cuanto mayor es el salto de grano, más tiempo tendrá que trabajarlo para que sea efectivo.

15.- Después de un grano 3000 ó 4000, lo más habitual es hablar o mejor dicho utilizar piedras japonesas al agua e incluso hasta un grano 6000.

Tras el grano 6000 existen muchas variables para continuar el afilado

16.- Ya se puede pasar a usar una coticule belga también denominada piedra belga amarilla o a la piedra belga azul o seguir con piedras sinteticas japonesas al agua u otras piedras naturales extrafinas.

17.-Tras la coticule o belga amarilla, que ya es una buena piedra de terminación, se puede utilizar una o más piedras de terminación, o no, en función del acero o del filo deseado y los gustos personales, por ejemplo una piedra natural o sintética de grano 10000 o 12000; e incluso piedras de granos superiores 16000 , 30000.

Una cosa que ayuda mucho, y para algunos, se ha hecho casi imprescindible, al margen del tipo de piedras que esté usando, Es lo que se denomina el “doble bisel” consistente en tapar el lomo de la navaja con cinta aislante al final del afilado, para dar las últimas pasadas sobre la piedra final, normalmente no más de 10, eso suaviza mucho el filo porque esa mínima variación del ángulo tiene un efecto en las rebabas del borde del filo obteniendo resultados muy buenos. La cinta suele ponerse en la última piedra. De esta manera se incide directamente en la zona del filo, creando un doble bisel. La principal ventaja es que no hacen falta muchas pasadas y se eliminan posibles problemas como filos microserrados por un angulo muy agudo. Con ello la navaja estaría preparada para pasar por el asentador y no se necesitaría nada más.

Ya se ha dicho, aunque conviene recordarlo, que cuando se utiliza cinta aislante desde la primera piedra el motivo suele ser porque el lomo esta labrado o es dorado y no se quiere estropear y que para no variar el ángulo de afilado si se utiliza después se deberá usar la cinta en todos y cada uno de los sucesivos afilados de esa navaja.

18.- También todo esto se puede realizar usando pastas de afilado, principalmente pastas de diamante u otras pastas de diferentes granos, en ingles grits. Punto discutible y muy discutido.

La teoría dice que un filo debería descansar, al menos 24 horas, pero preferiblemente 48 horas entre dos afeitados consecutivos para alcanzar su máximo potencial.

Obviamente en las barberías no se podía hacer eso, por lo que entre cliente y cliente se atacaba el filo con pastas abrasivas sobre cuero. Esto eliminaba las partes castigadas del filo y preparaba el filo para ser usado de nuevo.

El precio de esta técnica era el desgaste prematuro de las navajas, pero al fin y al cabo las navajas eran consideradas herramientas de trabajo y no objetos de colección.

19.-No se debe abusar de las pastas de pulido para los filos.

La pasta puede mantener un filo más tiempo, pero al final deforma el bisel, afina el filo y lo hace menos agudo, como se ha dicho el filo pasa de tener perfil de V a perfil de U por efecto de las pastas.

Otro problema de las pastas es que los fabricantes no proporcionan datos de su granulado, por lo cual su uso después de piedras de afilar muy finas puede ser contraproducente.

20.- Después de las piedras de terminación o también si en su lugar se han utilizado pastas, se puede utilizar el óxido de cromo, un pigmento verde, natural que sirve como abrasivo muy fino, untado en un asentador de cuero o sobre una tablilla madera de balsa.

Es muy importante el tener presente que llega un momento en que el afilado ya es bastante bueno y si se sobrepasa ese afilado, la irritación o el peligro de cortarse al mínimo error durante el afeitado no lo compensan tanto.

21.- Finalmente y después de terminar el afilado ya sea con piedras o con pastas o una combinación de ambas. El filo de la navaja se ha de pasar por un asentador de cuero.

En cualquier caso, siempre hay que terminar con un asentador de cuero sin tratar o untar ni con pastas, ni con ceras, ni con nada, como mucho el cuero tratado con aceite de pata o pezuña de buey.

22.-Para muchas usuarios de navajas de afeitar, una cosa muy importante es pasar la barbera por la palma de la mano, de tal forma que para ellos al acabar de afilar la barbera nunca esta al 100% si no se la pasa por la palma de su mano, esto no tiene ni supone ningún beneficio para el filo si acaso la ventaja que supone es que si hay alguna microrebaba está se quedará pegada a la piel de la mano, llegando incluso a poder verlas en algunas ocasiones cuando hay mucha luz

23.- El filo estará mejor si se espera un día antes de usar la navaja,

Aunque parezca mentira el filo de la navaja mejorará con los sucesivos afeitados durante un tiempo.

24.- Antes y cada vez que se use la navaja hay que darle como mínimo de 12 a 20 pasadas por el asentador de cuero y solo en cuero limpio.

.El asentador se usa al revés que las piedras, en él la navaja avanza siempre en dirección del lomo de la hoja por delante, al llegar al final se gira la navaja sobre su lomo y se vuelve hacia atrás. Nunca en el sentido con el filo por delante, puesto que entonces y en el mejor de los casos hará un buen corte al cuero del asentador.

Lo más idóneo sería asentar la navaja después de enjabonarse la barba, así se da algo de tiempo al jabón para hacer efecto, aunque en muchas ocasiones, se corre el riesgo de que se seque la espuma arruinando su efecto por ello en la mayoría de los casos es preferible hacerlo como primera operación para el afeitado…

25.-Hay que aclarar que aunque se consiga afilar todo tipo de navajas con lo explicado anteriormente y se disponga de material de gran calidad para ello, esta técnica de afilado no es perfecta y se puede mejorar mucho con la experiencia. Después de años afilando aún se encuentran navajas que se resisten. Por ello es muy importante darse cuenta que no hay manera buena o mala de afilar lo que importa es el resultado.

Cuando se completa el afilado con todas las piedras o pastas disponibles, si el resultado es satisfactorio, ya no será necesario volver a utilizar piedras de desbastar o de grano muy grueso y grueso.

Cuando después de un tiempo de utilización, la navaja no afeite bien, se podrá repasar o refrescar su filo con piedras mucho más finas y en mucho menos tiempo.

Las navajas, cada una tiene su propio tiempo de afilado. Hay diferencias en la dureza de cada acero y en el comportamiento sobre cómo afeita cada una de ellas.

Finalmente indicar que no hay piel o cuero de ningún asentador que pueda suplir el afilado de las piedras, si es cierto que hay cuero que por su mayor poder de abrasión retrasan su uso, como lo es la piel de curtido al cromo, pero a la larga cuando la navaja pierde filo, no quedada más remedio que afilarla. Por lo tanto tener una navaja barbera implica un mantenimiento y este o bien se hace con las piedras finas con granos 10000k- 12000k-16.000k incluso superiores, o bien una pasta de afilado. Usando un determinado tipo de piel en el asentado se pueda retrasar su afilado, pero el filo de la navaja no es eterno y menos cuando no se tiene experiencia con ellas.

Como resumen y orientación de los granos y tiempo de uso de cada tamaño, aunque ya se ha dicho que este no se mide en pasadas, puede resultar aproximado lo siguiente:

Reparar mellas: piedra de grano grueso grano inferior a1000 unas 30 pasadas o mejor dicho hasta que desaparezca la mella.

Hacer Bisel: piedra de grano 1000 o 2000 o coticule con slurry espeso, 30-50 pasadas.

Pulir el filo: piedras de grano 4000 a 6000 o coticule con dilución, unas 100 pasadas.

Afinar el filo para poder pasarlo por la cara: piedra 8000-12000 y granos superiores unas 40-50 pasadas.

Para algunos usuarios pasta de cromo para dejar el filo impecable: 10-12 pasadas.

Tela o lino para limpiar: 30 pasadas.

Cuero para alinear el filo: 50 pasadas

Además de todos estos puntos anteriores, algunas consideraciones más a tener en cuenta para el afilado son:

Aun que no se recomienda algunas piedras al agua funcionan, incluso mejor con aceite. Eso si, una piedra que se usa con aceite ya es solo para aceite y despues ya no se puede utilizar con agua.

Con las pastas pasa algo parecido si se van a usar pastas aplicadas sobre un asentador se esta prácticamente condenando la cara del suavizador donde se aplique a su uso exclusivo con esa pasta.

Si se cansa de usar una pasta se puede lijar la cara correspondiente con una lija muy fina y darle otro tipo de pasta, pero es difícil que el cuero quede bastante fino como para que funcione como cuero solo. Algunas pastas pueden limpiarse de otro modo.

No se debe tampoco afilar en exceso. El exceso de filo, el sobreafilado, será igualmente incómodo a la hora de utilizar la navaja, dando el mismo resultado que si no estuviera afilada. Si la navaja está muy afilada le puede irritar la piel, así que mucho cuidado.

33 Me gusta

Genial. Gracias por la currada de hilo, estaba buscando algo asi.

Gran aporte :clap::clap::clap:

Gracias por este nuevo fascículo del mundo de las barberas y afeitado en general.

Lo maravilloso de esta afición … que uno aprende cada día algo nuevo … :grinning:

Gracias por el trabajo de recopilación, estructuración y detalle … :clap:

Muchas gracias por la información

gracias por el aporte

Chapeau!!! gracias por la info y el trabajo necesario para canalizarla. Un saludo

:clap::clap::clap::clap::clap::clap::clap::clap::raised_hands:

Muchísimas gracias por esta pequeña enciclopedia del afilado!

Buen compendio sobre el afilado de navajas.

Muy instructivo y muchas gracias :grinning:

Muchas gracias, magnifica exposición

Hola foreros, como ya comente en mi presentacion cometi la imprudencia de pensar “esto puedo hacerlo yo” intentando afilar sin conocimiento las dos barberas que tengo y como es natural no me ha quedado mas remedio que reconocer mi impotencia y completa ignorancia en el afilado.
Asi que la unica solucion que veo antes de arruinar las navajas del todo (si por desgracia mi insensatez no lo ha hecho ya) es pedir ayuda a los que de verdad sabeis hacer las cosas y querria saber si alguno podria dejarmelas a punto. Gracias por anticipado

1 me gusta

Excelente , lo he leído completo, es fascinante el afilado . Desconocía como afilar con efectividad , me alegra que haya gente que se tome el tiempo de dar estás explicaciones , mí navaja gold dollar que es de las más baratas vino con un afilado precario pero no sabía que tipo de piedra pasar … leyendo el post entiendo que debe venir simil a un filo de 1000 afeita horrible y tira . Jajaja pero valla que e ha despertado mí curiosidad . Estoy seguro que obtendré un gran navaja de inicio para novato. Es alentador encontrar gente que ya recorrió este camino y te aconseje . Saludos gran post.

No lo dudes yo tengo 2 golf dollar afiladas con lapping films que van muy bien

1 me gusta

Gracias Gus… disculpa no sé qué es lappin film. Pero ya pedí una piedra d dos caras una 1200 y otra cara de 3400 … luego trataré de usar una lija hasta llegar a lo 6k. Veremos , estoy iniciando y la verdad es que pagué más cara la piedra que la navaja .


Mira este hilo para información

Magnífica información

¿Sabe alguien que grit tiene el oxido de cromo?. Unos dicen que 12000 y otros que 8000/5000.