Cuidado mantenimiento y restauración del asentador para navajas de afeitar

Cuando consigue su asentador ya está listo para poder afeitarse durante largo tiempo. Si con su asentador lo va a lograr, tendrá que mantenerlo. No se preocupe, no hay mucho que hacer para ello.
Mantener un asentador es sencillo. Sea cual sea su uso, mayor o menor, basta simplemente con frotarlo con la palma de su mano cada vez que lo utilice. Los aceites naturales de la piel de su mano mantendrán el cuero engrasado y limpio.
Después de un tiempo, su asentador puede comenzar a perder su agarre o fricción y convertirse en “resbaladizo”. Cuando eso sucede, es la hora de realizar una limpieza.
Un asentador de cuero llega a ser mejor o peor según el cuidado que se le de.
En un asentador de colgar no doble la correa de cuero y cuando no lo este utilizando mantengalo suspendido o colgado, por el eslabón giratorio, o apoyado sobre una superficie plana.
Si accidentalmente corta su asentador, no se preocupe. La mayoría de las veces tiene arreglo. En ese caso y para ello, use papel de lija húmedo muy fino y lije progresivamente el daño. Los rayones o cortes superficiales del cuero se pueden eliminar con una lija de grano aproximado a 180. También se pueden eliminar con piedra pómez aunque para algunos usuarios la piedra pómez no es muy recomendable para este propósito, según ellos la piedra pómez deja un polvo abrasivo muy fino que es un ingrediente en algunos tipos de compuesto para pulir el metal, y lo que no se quiere es terminar con una correa de cuero parcialmente recubierta con ese polvillo abrasivo de la piedra pómez como si fuese una pasta de afilado.
Si por su falta de práctica corta una pequeña loncha o lámina a la superficie de su asentador, esta se puede devolver a su sitio pegándola con unas gotas de pegamento de cianocrilato, seguidamente limpie el exceso de pegamento y una vez seco lijelo.
Cuando el polvo de acero desprendido en el afilado de su navaja se incrusta y queda atascado en la correa de cuero, o si se ensucia demasiado, tendrá que lijar el asentador con papel de lija. En primer lugar, lije la correa de cuero en seco con lija de grano 120. Si ademas la correa de cuero tiene algún corte, lijelo hasta que los cortes se hayan ido. A continuación, continué con lija de grano aproximadamente de 240, y a continuación, pase a 320 de grano. Seguidamente, tome una toalla húmeda seque la correa de cuero, y lijela con un grano 400- 500, antes de pasar a papel de grano 600. Con el lijado, el cuero comenzará a secarse y blanquear. Cuando eso suceda, vuelva a humedecer la correa con una toalla húmeda. Por último, pula el cuero con lija de grano 800. Las partículas o granos del papel de lija pueden desprenderse y caer en el cuero quedando incrustados en la superficie del asentador, para eliminarlas limpie cuidadosamente la superficie del cuero con una toalla limpia y húmeda hasta que la superficie del asentador esté total y perfectamente libre de partículas, limpia y lisa. Finalmente, elimine a fondo la humedad de la superficie del asentador con un paño limpio y seco, frotando durante 10-15 minutos, hasta que este seco. Cuando este completamente seco, la superficie tomará un aspecto brillante como un espejo.
En resumen con el uso normal, cuerpos extraños pueden quedar incrustados en la superficie del asentador. Cuando lo considere oportuno hábituese a acondicionar la correa de cuero del asentador y pulirla con papel de lija de grano 800 seguidamente, limpie suavemente cualquier arenilla o partícula residual del papel de lija con un paño húmedo. Por último, pulalo con un paño seco hasta que vuelva a brillar. Con esto conseguirá un brillo lustroso en la correa de cuero como si hubiese sido lacada.
En el momento que una correa de cuero le parezca áspera, no lo dude pásele la palma de su mano para que se suavice.

¿Que significa dar mano al cuero?

El cuero del asentador, no requiere mantenimiento propiamente dicho. Ya que no es como unos zapatos que puedan sufrir inclemencias climatologías, como la lluvia o nieve .El cuero del asentador tiene un proceso de curtido para que no se estropee, y como no se usa más que en el preciso momento de asentar, si se guarda convenientemente, no es probable que se pueda deteriorar.
Pasar la mano por el cuero, no aporta grandes beneficios pero tampoco es que le perjudique. Se trata de frotar la palma de la mano por el cuero del asentador, para de esta manera templarlo. Con ello se le da calor, algo de humedad y un poco de grasilla de su propia piel para hidratar el cuero. El mayor beneficio se obtiene por la eliminación o limpieza del polvo y la eliminación de las partículas que pueda haber en la superficie del cuero. También resulta muy beneficioso calentar el cuero un poco frotando con la palma de la mano. Como ya se mencionó, los aceites naturales de la piel humana mantienen la piel de la correa en buenas condiciones, el que el frotamiento precalienta el cuero, quienes juegan al billar saben que unos pocos grados de temperatura pueden tener una influencia muy obvia en la fricción y también mantiene la piel flexible.
El asentar con manoseo previo y sin él es indiferente, únicamente para el cuero nuevo lo de templar o calentar el cuero es más importante que con cueros más usados. En todos los casos, el calor, lo hace más flexible y eso facilita el asentado, ya que en días fríos puede llegar a dar sensación de rígido o acartonado.
En todo caso, si es un curtido que resulta tan rígido como el cartón, y se quiere darle algo de elasticidad, se puede aplicar algún aceite, el de pata de buey en ingles Nestfood es el adecuado, pero no con intención de protegerlo.
Los asentadores de cuero han sido sometidos a un pretratamiento y pueden tener en consecuencia alguna decoloración en su superficie sin que esto tenga ninguna influencia…
También existen disponibles en el mercado distintos tipos de productos para el cuidado del asentador, con la finalidad de la limpieza y acondicionamiento del cuero de los mismos. Hay formas de influir en la flexibilidad de una superficie de cuero. El consejo es de precaución con el aceite o grasa para ese propósito. Dependiendo del clima y las propiedades inherentes de la piel en particular, los aceites y grasas pueden ser útiles, se deben aplicar una vez al año, más o menos pero siempre con moderación y según la condición de la piel. Aunque frotando regularmente con la palma de la mano se mantiene fácilmente una correa de cuero en condiciones óptimas. Los lípidos naturales que mantienen la piel de nuestras palmas flexible, es mejor que cualquier aceite en una botella, y aparte es gratis. Una correa de cuero que exige la aplicación de grandes cantidades de grasa, con el fin de mantenerla con su superficie en buenas condicione, no es de muy buena calidad. Lo ideal es una correa de cuero y no llena de una capa de grasa.
Una correa de cuero que tenga originalmente una superficie aterciopelada con el tiempo y debido al paso del acero de la hoja sobre él se irá convertido en un cuero bruñido o pulido y en lugar de hacer su superficie pegajosa con alguna grasa para silla de montar, es mucho mejor pulverizarlo con agua mediante un atomizador. Es cierto: el viejo método del agua levanta un poco el grano de la piel vieja y hace más para restablecer la superficie aterciopelada original que con la grasa.
Algunos fabricantes también recomiendan para mantener el asentador de cuero flexible usar de vez en cuando una brocha cargada con algo de jabón y pasarla por el asentador. Pero se debe tener en cuenta que si frota o aplica jabón en ella, la correa de cuero se resecará y comenzara a romperse, por lo que de ninguna manera debería hacerlo. Si utiliza leche o claras de huevo como se hacia antiguamente, las proteínas de estos productos se adhieren a la correa de cuero y se endurecen covirtiendose en partículas como las del papel de lija que dañarán su navaja, por lo que no los utilice tampoco. Hay usuarios que utilizan el enrollar la correa en una botella de cerveza para ablandar el cuero, pero esto puede causar que al aplanarlo se estire el asentador y se curve, así que es mejor no hacerlo. Algunos usuarios también extienden aceite sobre el cuero para ablandarlo, pero es muy común aplicarlo en exceso. En tal caso, no importa cómo se pula el cuero ya que nunca se convertirá en brillante, y perderá la mitad de su poder de asentado.
Antes se ha dicho que se puede frotar el asentador con la palma de la mano o el antebrazo para mantener el cuero flexible ya que la grasilla de la piel humana nutre y lubrifica el cuero manteniéndolo flexible, aunque no es imprescindible y quiza sea el metodo más aconsejable.
Otro método usado para ablandar una correa de cuero duro es:
Llene el lavabo con agua y sumerja la correa de cuero, sin sus piezas de metal, en el agua y amaselo o frote mucho. Retire la correa de cuero del agua, y luego presionando y amasando, se ablandará. Colocar la correa de cuero mojado sobre un tablero. Mientras se seca, se encogerá y arrugará como si de las algas secas se tratara, emplee una botella de cerveza como rodillo y presione la faz de la correa de cuero hasta aplanarla.
Si comienza a ondularse, emparedela colocandola entre dos tablas colocando peso sobre ellas a modo de prensa, lo que la hará enderezar.
Aplique aceite de pata de buey, en ingles Nesfoot, a la superficie de la correa de cuero húmedo. Deje que se seque durante dos o tres días con lo que debera suavizarse. Si se pasa y aplica demasiado aceite, empape el asentador con agua, para que esta lleve a cabo la disolución del aceite sobrante.
Durante su uso, la correa de cuero se dañara irremediablemente con partículas del acero de sus barberas. Cuando se ennegrece, el pulido aumenta y por lo tanto el poder de asentado, los expertos recomiendan que siga utilizandolo así pero con cuidado. Sin embargo, si la correa de cuero se oscurece con grasa o moho, es un problema, así que si eso sucede limpiela cuidadosamente con un paño húmedo…
El cordón de cuero que llevan algunos asentadores es para poder colgarlos y engancharlos y mantenerlos separados de paredes, pomos de puertas u otros sitios evitando golpes del filo de la barbera contra ellos. Este debe estar siempre en buenas condiciones para evitar que se rompa por el uso y el tiempo pudiendo dañar la navaja de afeitar en cuyp caso habrá que reemplazarlo por uno nuevo.
Limpieza.
Cuando la superficie del cuero del asentador está sucia después de mucho uso, se puede limpiar de la siguiente manera.
Primero cepillar la superficie con un cepillo suave de los de la ropa
Ponga en la palma de la mano un poco de jabón de glicerina. Con un trapo o lienzo recosa el jabón frotándolo contra la palma. Ahora con el trapo jabonoso frote la superficie del asentador muy suavemente, luego aclare con un trapo húmedo, y después séquelo con una toalla. Hay que tener la precaución de utilizar poco jabón, y el trapo que no chorree, repita si es necesario. Una vez seco si se quiere se puede aplicar un poco de aceite de pata de buey o Neatsfood. Esto método solo sirve para los cueros pulidos, no para los serrajes, cueros flor o piel de melocotón de aspecto aterciopelado.
El Sr Naomi fabricante de los asentadores mundialmente famosos Kanayama, para la limpieza y mantenimiento de sus asentadores: Recomienda que lo que se debe hacer es utilizar una toalla limpia de algodón humedecida en agua tibia, la toalla no debe estar demasiado húmeda, pero tampoco demasiado seca y pasarla desde la parte frontal de la correa de cuero por toda ella hasta la parte trasera, y dejarla secar de manera natural. Esa es la forma de hacer que el cuero del asentador este brillante y más suave. También según el Sr. Naomi, no se debe aplicar ningún tipo de aceite en la correa de cuero cordovan. Con el aceite se acumula el polvo, y hace perder la suavidad, y no hace que el asentador mejore su calidad de acabado neutralizando su función.
Si ha sobreengrasado su asentador, existe un procedimiento descrito acontinuación para eliminar el exceso aunque aquí se explica más como curiosidad y a titulo informativo que para ser utilizado…
Este método hoy en día esta totalmente en desuso sobretodo porque es peligroso al utilizar gasolina. Por ello no se recomienda su utilización, y si usted decide probarlo, tenga mucho cuidado.
Vierta una botella de aproximadamente de 33- a 50 cl. llena de gasolina en un lavabo. Quite los componentes metálicos de su asentador de cuero y sumérjalo en la gasolina, empapelo a fondo, unos 5 minutos deberían ser suficiente. Sáquela, y cuelge la correa empapada de gasolina en un sitio abierto o al aire libre para que se seque, el cuero se arrugara y deformara mientras se seca,. La gasolina es altamente inflamable así que tenga cuidado.y tenga preparado un recipiente con agua al lado del asentador.
Después llene un lavabo con agua jabonosa a la temperatura de un baño caliente. Tome la correa del asentador empapada de gasolina del último paso y coloquela en el lavabo, y amasela o frótela desde los bordes hacia adentro, como si estuviera lavando ropa. El agua rápidamente se volverá sucia y gris. Cuando eso suceda, vacie el lavabo y vuelva a llenarlo con agua caliente y jabón. Repita esto alrededor de 4-5 veces o más si es necesario. Cada vez debe llevarle alrededor de 5 minutos, por lo que todo el proceso debería llevarle alrededor de media hora o más. A continuación llene un recipiente con agua caliente limpia y coloque la correa de cuero en el mismo. Amase o frote suavemente la correa y enjuague el jabón. Dos repeticiones de este paso deberían ser suficientes.
Ahora coloque o apoye la correa mojada sobre un tablero. Mientras se seca, se encogerá y retorcerá. Para evitar esto, utilice una botella de cerveza como rodillo de cocina, presione la superficie o faz de la correa de cuero, que debe estirarse fácilmente. Cuando la correa de cuero se ha estirado, tenderá a ondularse o curvarse un poco, así que tome dos tablas y coloque el asentador entre ellas. Golpee suavemente a lo largo de las tablas y la correa de cuero se enderezará perfectamente.
Deje la correa de cuero así durante dos o tres días. No la coloque cerca de un radiador, calefactor o al sol ya que lo hará que es aumentar la rigidez del asentador. Cuando la correa de cuero este seca, pulalo con papel de lija y y un paño para que brille.

Limpieza del asentador textil.

Todos los componentes textiles de los asentadores son diferentes, si es necesario consulte a un profesional antes de la limpieza. Para limpiar la banda de tela se una forma fácil y sencilla necesitara:
Cepillo de uñas:
Detergente de lavadora:
Tazón de agua tibia:
Agregue el detergente al recipiente con agua tibia, luego sumerja el cepillo en el recipiente. Frote suavemente el asentador de tela unos minutos, enjuague y sequélo. No lo ponga en la secadora. Deje que se seque naturalmente al aire libre y no encogerá.
Para la banda textil o lino el procedimiento de limpieza más rápido y práctico es separar la tela del cuero y meterlo en la lavadora con un poco de suavizante y una vez lavado dejarlo secar totalmente antes de volver a utilizarlo. Cuando no es posible separar la tela del cuero envuelva el cuero en film transparente y coloque una toalla o un paño entre la tela y el cuero. Tome una pastilla de jabón (un disco de jabón de afeitar funciona bien) y un cepillo de cerdas duras. Humedezca el cepillo, paselo sobre el jabón y frote la superficie de tela con el cepillo. Una espuma gruesa debe aparecer al frotarlo vigorosamente en la tela. Deje que actué este conjunto durante unos minutos. Quite todo el jabón que le sea posible con toallas de papel. La tela ahora debe estar mucho más limpia. Repita todo el procedimiento y deje que la tela seque durante la noche. Use una aspiradora para quitar el polvo de jabón seco de la tela. Su correa de lino se verá como nueva. Una vez más: tome todas las precauciones para evitar que se manche el componente de cuero.
Para limpiar el asentador de tela se puede utilizar una gasa. Hay que tener muy presente que el lino o el algodón prensado se abultan cuando se mojan o humedecen.
Entre las pastas que se comercializan en tubo, hay una, la del tubo de color blanco, que es específica y exclusivamente para el lino, también hay otra para el cuero, la del tubo de color amarillo.

Restauración.

Muchos usuarios para comenzar han comprado un asentador de segunda mano o usado, este puede estar en un estado bueno, medio o malo dependiendo de cómo haya sido tratado. Algunos de ellos son muy antiguos y es muy posible que necesiten un acondicionado para restaurar la piel.
Lo primero hay que asegurarse que no tiene muescas o cortes que pueden estropear la hoja en el asentado para comprobarlo ya se ha dicho que debe pasar la palma de la mano sobre la piel unas cuantas veces. Use la punta de los dedos especialmente en cada borde de la correa para asegurarse de que el cuero esta completamente liso y plano. Si el cuero tiene partes y piezas que pueden causar problemas durante el asentado, use un pedazo de papel de lija de grano alto. Comience con 1000 y utilice granos menores si el defecto no se va corrigiendo. Hay que tener en cuenta que a menor numero de grano del papel de la lija, los arañazos son mayores. Cada restauración de alguna manera es única por sí mismo como no todos los productos de segunda mano están en la misma condición. La pauta siguiente debe ser orientativa hacia el camino correcto a usar.
Cuando el asentador fue usado pero hace años, entones puede ocurrir que el cuero este muy duro y sin embargo este bien para asentar, el cuero debe ser más maleable. Lo recomendado es encontrar y utilizar un producto para lavar o limpiar la piel que lo acondicione. Se aconseja el uso del jabón del tipo utilizado en la limpieza de las sillas de montar a caballo, aceite de pata o pezuña de buey en ingles aceites Neatsfoot. Este producto restaura y protege la piel se utiliza para el calzado, cueros y antes y su aplicación da como resultado un cuero más suave, más fácil de doblar y de mejor aspecto. Es la razón por la que se recomienda utilizar este producto
Para poner en condiciones una correa de cuero que necesita restauración se utilizará:
Un trapo o trozo de tela limpia
Jabón con aceite de pata de buey u otro hecho específicamente para limpiar el cuero
Acondicionador de cuero: crema o pasta acondicionadora o ceite de pata de buey.
Aplicar el jabón con un paño suave humedecido, frote suavemente para hacer espuma y eliminar la suciedad. Evite el frotamiento duro, pero limpie toda la superficie. Enjuague el trapo y limpie. Una vez seco el cuero, pula con un paño limpio.
Paso 1. Seguir las instrucciones del fabricante, mojar el trapo y deshacerse de cualquier exceso de agua. Luego, frotar el jabón de silla de montar en el pedazo de tela para crear un poco de espuma.
Paso 2.La espuma se aplica sin presión. La espuma no ha borrado los rasguños y areñazos en el cuero
Paso 3. Deje actuar en el asentador 20 minutos y luego enjuague el paño, deshacerse de cualquier exceso de agua de nuevo y limpiar la espuma.
Paso 4. Deje que el cuero se seque de nuevo durante 20 minutos
El proceso de limpieza con el jabón de silla de montar se repite 3 veces en ambos lados de la pieza de cuero.
Extender una capa delgada de acondicionador de manera uniforme sobre la correa, un poco más que el tamaño de una almendra de producto sera suficiente si este es sólido en forma de crema o pasta, y déjelo absorber durante 20 minutos. La aplicación del acondicionador se repite 3 veces en ambos lados de la pieza de cuero.
No quedará tan maleable como un suavizador japonés Kanayama, pero es igual de útil.
En vez de crema o pasta también se puede aplicar algún acondicionador líquido como el aceite de pezuña o pata de buey, Neastfood, o incluso Ballistol. El aceite se aplica cuando el aspecto liso del asentador se pierda, después de usar la piedra pómez o la lija para eliminar arañazos y zonas ásperas del cuero, y así mantener el asentador flexible y con un acabado liso y suave. Siempre aplicar el aceite en muy poca cantidad y por el reverso de la piel para no saturar la superficie donde se asienta.
Cuando se compra o se utiliza cuero para hacerse un asentador de fabricación propia hay que “romper el cuero”, con ello se trata de romper las fibras del cuero para que este gane flexibilidad y maleabilidad, es decir, para que pierda la rigidez.
Si compra un trozo de vaquetilla y empieza a asentar, tal cual, es muy posible que estropee cualquier filo.
El procedimiento de “rotura” consiste en poner la tira de cuero encima de una superficie plana, mesa, suelo, etc. y hacer rodar un elemento cilíndrico y duro una botella, rodillo de amasar, etc. por encima haciendo bastante presión, repitiéndolo varias veces. Si aún se mantiene algo rígida doblar la correa sin forzarla y hacer correr esa media onda con suavidad para no estropear el cuero, y así forzar su maleabilidad.

Como resumen y conclusión cuatro cosas fundamentales respecto a los asentadores su restauración y mantenimiento:

1ª. Si está en buenas condiciones y ha estado bajo buen resguardo no hay nada que hacerle.
2ª. Si la superficie no está dañada, con sólo pasarle la mano el cuero queda listo para el asentado.
3ª. Si requiriere lubricación, lo mejor es una muy fina capa de aceite de pata de buey. Impregne la palma de su mano y transfierala a la superficie mediante fricción a todo lo largo de la superficie y preferiblemente por el lado del revés. Con eso basta Aunque mi consejo personal es el de mucha precaución con el aceite o grasa para ese propósito.
4ª. Si ya requiriera una restauración lo mejor es que lo haga un artesano entendido en ello.

13 Me gusta

Muy interesante el tema, con muchas soluciones. Yo creo que, salvo que hayamos heredado un asentador o lo hayamos comprado en un anticuario, con los que compramos nuevos, más vale no meneallo. Pero me apunto este hilo, por si lo necesito en el futuro. Gracias por la exposición