La importancia de la hidratación

No, no me refiero ni a cremitas, ni a potingues ni a nada. Me refiero a estar bien hidratado. Lo he comprobado en varias ocasiones, ayer la última, siempre que me he concienciado a lo largo del día de beber mucha agua mi piel ha sido mucho más agradecida a la hora del afeitado.

Ayer, en concreto, fue el tercer día seguido que me afeitaba a navaja. Normalmente eso suele ser garantía de un afeitado decente, como mucho, con bastantes probabilidades de puntos sangrantes. Sin embargo fue el mejor afeitado a navaja de toda mi vida. Apurado perfecto, con muchos retoques, varios de ellos a pelo, sin jabón. Podría haberme ahorrado el after y todo.

En fin, que muchas veces veo que nos obsesionamos con el mejor jabón y las mejores propiedades y blablabla y probablemente nos olvidamos de algo tan básico como esto. Eso sí, dicho esto, el jabón fue de categoría y el after también, que una cosa es hablar de beber agua y otra ser un hippie… :rofl:

20 Me gusta

imagen

5 Me gusta

Pues tras cinco afeitados a navaja en seis días puedo decir sin temor a equivocarme que la preparación de la cara para el afeitado es más importante que el jabón que uno use. Así de claro.

Realmente, si tuviera que establecer un orden de aspectos que influyen en el afeitado (a navaja), de mayor a menor importancia, sería este:

  • La puesta a punto de la navaja. Eso es de cajón de madera de pino de Soria, si tienes una navaja mal afilada o mal asentada, como no tengas la piel de un elefante te vas a hacer una escabechina en la cara, o vas a tener un afeitado deficiente en el mejor de los casos.

  • La preparación de la cara. Empezando por estar bien hidratado y terminando por cualquiera que sea el ritual de uno antes de afeitarse, pero sobre todo lo primero. Fundamental.

  • El jabón. Importante, sí, pero no determinante. A no ser que se trate de un jabón con unas propiedades nefastas o que uno haya espumado como un zoquete, es el aspecto menos importante.

Por poner un ejemplo, tras los primeros cuatro afeitados utilizando alternativamente Daisho y Declaration Grooming, hoy he decidido rizar el rizo usando un Stirling, un jabón considerado por algunos navajeros como inferior en propiedades a los anteriores, o a los Wholly Kaw o los Ariana & Evans. Efectivamente, he notado que la navaja deslizaba un poco peor que con los otros jabones… sin embargo ha sido el mejor afeitado de esta serie. Simplemente noto que la cara tolera mucho mejor el abuso que supone pasarse un filo cortante por el careto. Todos sabéis lo exigente que soy con el apurado, a veces hasta la estupidez. Pues hoy no tengo absolutamente ninguna queja. Retoques con jabón, retoques sin jabón, en las mejillas y algunas zonas concretas he hecho directamente dos pases a contrapelo.

Son cosas que antes no podría haber hecho de ninguna manera. Podría decirse que he descubierto estos días mi Santo Grial del afeitado a navaja.

Respecto a las herramientas, mención especial y mi agradecimiento al compañero @FranGTS por su buen hacer afilándomelas y poniéndolas a punto. Como he dicho antes, ya puedes tener la cara lo mejor preparada que puedas, si te afeitas con una mala navaja, todo lo que estoy defendiendo aquí no sirve de nada.

3 Me gusta