Nociones básicas sobre aceites esenciales

Un aceite esencial es un líquido que se crea en la estructura interna de las plantas aromáticas. En determinadas partes de estos vegetales, se encuentran unos sacos microscópicos que, a medida que la planta va madurando, se van llenando de aceite.

Los sacos de aceite esencial pueden localizarse en diversas partes, dependiendo de la fuente vegetal. Si bien los cítricos contienen el aceite en la piel del fruto, algunas plantas, como los geranios de olor o el pachulí, lo almacenan en unas células especiales situadas en el extremo de los miles de filamentos presentes en la superficie de las hojas. Por este motivo, al frotarnos las manos con ellas, éstas quedan pegajosas y con un
intenso aroma en los dedos.

Los aceites esenciales que se encuentran en las maderas, como es el caso del cedro del Himalaya, o en las raíces, como el del jengibre, protegen al árbol o planta del ataque de depredadores, ya que sus tejidos desprenden un olor desagradable para los insectos.

Los aceites esenciales son compuestos formados por varias sustancias orgánicas volátiles, que pueden ser alcoholes, acetonas, cetonas, éteres o aldehídos. Normalmente son líquidos a temperatura ambiente, y por su volatilidad, son extraíbles por destilación en corriente de vapor de agua, aunque existen otros métodos. En general son los responsables del olor de las plantas.

Los aceites esenciales se eligen por su perfume o por sus propiedades terapéuticas. Pueden tener un efecto calmante, estimulante, antidepresivo, equilibrante, antiviral, antibacteriano, desintoxicante, analgésico, tonificante, antiséptico, enraizador o edificante.

A la hora de elegir un determinado fabricante de aceites esenciales, será muy importante tener en cuenta las siguientes características, las cuales nos indicarán si el aceite esencial es de calidad o no:

  • Pureza: puro al 100%, sin dilución ni mezcla con otros.
  • Identificación botánica: nombre botánico latino, para evitar errores y accidentes por confundirlo con otra planta.
  • Parte de la planta de la que se obtiene: en el caso e plantas de las que se obtienen aceites esenciales de varios tejidos vegetales, de cuál de ellos (por ejemplo, canela corteza, canela hojas, etc.).
  • Quimiotipo (bioquímica específica del aceite esencial: la definición de las moléculas aromáticas que lo componen, como método de conocimiento de las cualidades terapéuticas del aceite): en el caso de plantas que tienden a producir quimiotipos, señalar a cuál pertenece (por ejemplo, tomillo quimiotipo timol, tomillo quimiotipo linalol, etc.).
  • Proceso de extracción correcto: a veces encontramos aceites esenciales «quemados» o mal destilados, eso es importante también para obtener buenos resultados en el tratamiento.

La mayoría de aceites esenciales son líquidos incoloros, salvo algunas excepciones, como los de la milenrama, manzanilla alemana, vetiver y nardo índico. El color azulado de los dos primeros, se debe a la presencia de un componente, aromático y de tono azul intenso llamado “azuleno”. El aceite de vetiver, que se encuentra en las raíces de la planta, es marrón oscuro y pegajoso, y el del nardo índico, que también
procede de las raíces de la planta, es verde.

Por otra parte, los absolutos, como el de rosa o jazmín, se obtienen mediante un proceso químico, y acostumbran a ser de color amarillo intenso o naranja, debido a los restos de pigmentos que en su momento dieron la coloración a los pétalos.

Sea como fuere, estos aceites no tiñen la piel, ya que cuando se realizan mezclas, el color se disuelve en el
aceite portador.

Las plantas aromáticas que producen aceite esencial son más frecuentes en las zonas templadas del globo (de
inviernos suaves y veranos calurosos), zonas áridas (secas y casi desérticas), así como en regiones tropicales y subtropicales (húmedas y calurosas). Muy pocas crecen en los lugares fríos, si bien algunos arboles aromáticos de hoja perenne, como el abeto, crecen en el norte de Europa, Estados Unidos y Canadá.

Europa es una importante fuente de aceites esenciales, sobre todo los procedentes de plantas que crecen en la calurosa cuenca mediterránea del sur del continente. Esta región alberga el mayor grupo de plantas ricas en aceites esenciales, clasificados dentro de la familia botánica de las «labiadas», entre las que se encuentran la lavanda, el romero, el tomillo y la menta piperita. Los árboles cítricos, como el naranjo, el mandarino y el limonero, también crecen en esta región a pesar de ser originarios de China. Algunas plantas como el hinojo, el cilantro y la angélica, se reproducen también en el centro de Europa.

En Bulgaria, Turquía y Marruecos, las rosas de Damasco producen el aceite esencial de rosa Otto, uno de los más exquisitos. De los desiertos del norte de África y Oriente Medio, se obtienen aceites de resinas, una sustancia pegajosa que rezuma de las cortezas dañadas de árboles y plantas. El olíbano y la mirra constituyen dos conocidos ejemplos muy apreciados desde la antigüedad por su uso como incienso.

Otras fuentes de aceites esenciales exóticos son Indonesia, que produce las esencias de pachulí y vetiver;
Madagascar, el hogar del ylang-ylang, y la India, mundialmente reconocida por su cardamomo, jazmín
y cerillo (hierba limón o lemongrass), así como por el clásico, y lamentablemente en peligro de
extinción, sándalo hindú.

LA PRODUCCIÓN DE ACEITES ESENCIALES

Se necesita una gran cantidad de material vegetal (campos enteros de plantas o varios kilómetros cuadrados de árboles) para extraer aceites en cantidades significativas.

Los aceites esenciales puros y naturales que proceden del cultivo ecológico, no pueden ser baratos, ya que la productividad de estos terrenos suele ser inferior a aquella que se “estimula” con fertilizantes e insecticidas de todo tipo. Algunas plantaciones destinadas a la producción de aceites esenciales son escasas o difíciles de trabajar. Los controles de calidad (por cromatografía en estado gaseoso) son costosos, sin contar que el rendimiento de estos aceites esenciales suele ser inferior, en general. Por ejemplo, para obtener un litro de aceite esencial, se necesitan:

  • Entre 4.000 y 12.000 kilos de hojas de melisa (Melissa officinalis).
  • Entre 5.000 y 7.000 kilos de hojas de hierbaluisa (Lippia citriodora).
  • Entre 3.500 y 4.000 kg de pétalos de rosa de Damasco (Rosa damascena) (1 hectárea de rosales).
  • 150 kg de sumidades floridas de lavanda (Lavandula vera).
  • Entre 6 y 7 kg de botones florales de clavo de olor (Eugenia caryophyllata).

En ambos casos el proceso de extracción exige tiempo y dedicación, lo que encarece el precio final del producto.

EXTRACCION DE ACEITES

Destilación por arrastre de vapor

El método más empleado en la actualidad.

El proceso comienza con la introducción del material vegetal en el alambique. En una fábrica, el vapor se bombea para que pase a través de dicho material, mientras que, con el método más rudimentario, las plantas se cubren de agua y se prende fuego debajo. En ambos casos, el calor libera el aceite esencial hasta separarlo de las fibras de la planta y formar un «vaho aromático», que es transportado por el tubo hasta el condensador. Éste se encuentra rodeado por un serpentín lleno de agua fría que enfría el vapor y lo devuelve a su estado líquido, de manera que el aceite queda flotando en la superficie el agua, de donde se recoge.

El agua restante también es aromática, y es lo que conocemos como agua de rosas, de lavanda…

Extracción con disolventes

Se utiliza para elaborar absolutos (muy concentrados, por lo general líquidos florales).

Los pétalos se empapan con un disolvente químico que separa y absorbe las moléculas aromáticas. Luego se vuelve a tratar el disolvente hasta extraer el residuo aromático.

Este método se utiliza para las flores delicadas como el jazmín, que no resisten la destilación al vapor.

Prensado

Se utiliza para los cítricos, como la mandarina. Del exprimido literal de las cáscaras de mandarinas, naranjas, limones, etc, se obtiene el aceite de la fruta, de manera que conserve toda la frescura de su aroma.

Extracción con gases en condiciones supercríticas

Se emplean gases, principalmente CO₂ a presión y temperatura superiores a su punto crítico. En esas condiciones se obtienen buenos rendimientos y se evitan alteraciones de los componentes de la esencia. La infraestructura necesaria es cara, pero tiene sus ventajas, como la fácil y rápida eliminación del gas extractor por descompresión, la ausencia de residuos de disolventes y que los gases no tiene un coste elevado.

Disolución en grasa (enfleurage)

Los aceites son solubles en grasas y alcoholes de alto porcentaje. Sobre una capa de vidrio se coloca una fina película de grasa y sobre ella los pétalos de flores extendidos. La esencia pasa a la grasa, así hasta saturación de la grasa. Posteriormente con alcohol de 70°, se extrae el aceite esencial. Se emplea para flores con bajo contenido en esencias pero muy apreciadas (azahar, rosa, violeta, jazmín).

ACEITES PORTADORES

Los aceites portadores hacen mucho más que actuar como simples agentes disolventes en las sinergias con aceites esenciales, ya que poseen unas maravillosas cualidades nutritivas. Compuestos por cadenas de diferentes ácidos grasos, vitaminas y minerales, son absorbidos por las capas superiores de la piel, tanto si los aplicamos solos como acompañados por un aceite o una mezcla de aceites esenciales, pues en ambos casos confieren a nuestra piel un tacto suave y sedoso.

Los aceites portadores, llamados también “base”, “vegetales”, “vehiculares” o “transportadores”, son aquéllos que se emplean para ser vehículo de las propiedades de determinadas plantas y flores que, por sus características, presentan la dificultad de obtener un aceite directo (como la rosa mosqueta) o, de poder obtenerse, sería muy costoso. Los aceites base de alguna forma absorben (portan) las propiedades fundamentales de plantas y flores, por ello reciben el nombre de “portadores”.

Estos aceites base, son utilizados para mezclarse con unas gotas del aceite esencial que se desee, pues a excepción del aceite esencial de lavanda, que se puede usar directamente sobre la epidermis, los restantes aceites son demasiado concentrados (irritantes) para ser utilizados sin diluir.

De alguna forma cualquier aceite vegetal puro y sin refinar, gracias a sus cualidades de absorción, podría etiquetarse como “aceite portador”, sin embargo, se tienden a usar aquellos que presentan unas
características determinadas:

  • Nada o escaso olor.
  • Que se extiendan fácilmente sobre la piel.
  • Que tengan propiedades suavizantes (no irritantes) en contacto con la piel.

En ese sentido, son ideales aceites como el de girasol o el de almendras dulces, sólo que el primero presenta el inconveniente de que es de rápido enranciamiento, con lo cual, en caso de usarlo, sería interesante usar un aditivo antioxidante como la vitamina E. Por otra parte, aunque el aceite de oliva virgen posee un olor muy fuerte, hay personas a quienes no les desagrada en absoluto, así que puede usarse perfectamente como aceite portador, ya que su único inconveniente está más relacionado con el gusto por el aroma que con otras razones. Al fin y al cabo, el aceite de oliva es oro líquido y sus propiedades para la piel son excelentes, siendo uno de esos aceites que no contienen sustancias alergénicas.

Los aceites vegetales que se emplean como portadores deben obtenerse por prensado en frío y filtrados sin adición de solventes. Asimismo, deben estar libres de aditivos sintéticos, colorantes e impurezas. Los aceites vegetales naturales se absorben con facilidad por su semejanza con el aceite natural de la piel (sebo).

No deben usarse aceites minerales, pues al ser subproductos sintéticos del petróleo, actúan como barrera protectora resbaladiza de la piel, o sea que no la penetran, además, pueden inhibir o debilitar la acción de los aceites esenciales.

Para obtener los mejores resultados posibles, los aceites portadores deben conservarse durante un tiempo máximo de nueve meses a una temperatura aproximada de 10 grados centígrados y en un lugar oscuro. Algunos pueden guardarse en la nevera, pero otros no (como la jojoba), ya que podrían solidificarse.

Los aceites portadores se dividen a su vez en:

  • Básicos: Se emplean para masajear cualquier zona del cuerpo como parte de un tratamiento de Aromaterapia. Proporcionan una buena lubricación que permite que las manos se deslicen fácilmente y la piel los absorbe sin problemas.
  • Nutritivos: Estos aceitesportadores especializados, poseen unas propiedades únicas a la hora de nutrir la piel, ya que la ayudan a un nivel más profundo facilitando la regeneración celular. En ocasiones se añaden a los aceites portadores básicos con la finalidad de enriquecerlos, sobre todo en los casos de pieles secas. También nutren el cutis, reparan la acción del viento y el sol, y curan imperfecciones o venas rotas.

ACEITES PORTADORES BASICOS

Aceite de Almendras Dulces

El aceite esencial de almendra dulce se prensa a partir del fruto seco comestible del almendro dulce, y es rico en minerales, vitaminas A, B y E, así como en ácido oleico, que nutre e hidrata la piel. Se utiliza para tratar la sequedad, las manos agrietadas y la piel dañada por el sol. Posee una textura resbaladiza, por lo que es necesario insistir para que penetre. Una vez lo haya hecho, la superficie de la piel mejorará de forma espectacular, se sentirá suave y sedosa. Las personas alérgicas a los frutos secos, no deben utilizar este aceite.

El aceite de almendras dulces se recomienda especialmente en casos de sequedad, deshidratación o descamación de la piel. Puede aplicarse sobre la piel húmeda tras el baño o la ducha. Aporta brillo y suavidad a los cabellos castigados, quemados o escamados y quebradizos.

Como método de extracción de utiliza el prensado en frío, lo cual permite la preservación de todas las propiedades del fruto.

Aceite de Árbol de Neem

De las semillas se extrae el denominado aceite de neem. Amargo al gusto, con una amplia gama de acción y altamente medicinal. La almendra de la semilla de neem es rica en ácidos grasos, tiene un olor entre ajo y azufre, contiene vitamina E y aminoácidos esenciales.

El aceite de Neem es un excelente humectante. Su uso en cosmética ha estado limitado por su fuerte olor y su color oscuro, solamente incorporado a jabones ha tenido mayor aceptación. Ésta es la causa principal por la que las hojas han sustituido al aceite (extraído de las semillas) para el uso cosmético y medicinal.

Existen básicamente tres métodos para extraer el aceite esencial del árbol del neem. El primer método, consiste en extraer el aceite mediante prensado en frío, colocando las semillas en un recipiente, para después ejercer presión con un tornillo o cualquier otra forma que permita aplastarlas y recolectar su aceite. Con este método el aceite obtenido será más claro y menos oloroso.

El segundo método utiliza el vapor y altas presiones para extraer el aceite: las semillas son calentadas con vapor para provocar la fluidez del aceite y posteriormente aplastada a alta presión, con este método se obtiene más aceite, pero es oscuro y muy oloroso, y pierde gran parte de sus ingredientes activos debido al calor del vapor.

El tercer método y más moderno de extracción es realizado por medio de solventes, es el más usado por la industria cosmética, ya que prácticamente se obtiene todo el aceite de la semilla: las semillas se muelen y se colocan en un recipiente que contiene algún solvente derivado del petróleo, usualmente hexano (gasolina blanca). El aceite es extraído de la semilla por el solvente, posteriormente la mezcla restante se coloca en un aparato que remueve el solvente dejándonos un aceite bastante claro. Algunas veces a “la torta de neem” (resto de la molienda), se le da el mismo tratamiento para obtener otro resto de aceite.

El aceite esencial del árbol del neem ha resultado ser altamente efectivo en los tratamientos contra el acné, sarpullido y caspa. Ayuda a reducir la erupción de la piel, es un potente cicatrizante y desinfecta las zonas dañadas por estos problemas. Además, tiene un alto poder antiarrugas.

Aceite de Girasol

La semilla de esta flor gigante de pétalos amarillos (es la mayor de la familia de las margaritas), contiene un 40% de aceite. Éste posee una textura ligera, pero es muy nutritivo para la piel. Deben evitarse los aceites refinados que habitualmente se encuentran en los supermercados, y decantarnos por los no refinados y de cultivo biológico, que poseen componentes (potasio, vitaminas E y B y ácidos grasos omega-6) que embellecen la piel. La cualidad más importante del aceite de girasol (si es de primer prensado en frío y tomado en crudo), es su alto contenido en vitamina E y en ácidos grasos no saturados, los cuales para el humano son esenciales ya que no los puede producir. Sus ácidos grasos, oleico y linoleico, ayudan a reducir el riesgo de problemas circulatorios y cardiovasculares.

Como método de extracción se utiliza el prensado a diferentes temperaturas.

Aceite de Hueso de Albaricoque

Este aceite portador proviene del fruto del albaricoquero. Es una valiosa fuente de beta-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A, un importante fortalecedor del sistema inmunológico y también beneficioso para la piel. Este aceite portador, que se extrae machacando el hueso del fruto, es muy rico en ácido oleico, un ácido graso muy nutritivo para la piel, que también se encuentra en el aceite de oliva. Este componente es el responsable de que el aceite de hueso de albaricoque suavice y mejore la textura de la piel. El aceite de hueso de albaricoque está indicado para todo tipo de pieles.

Como método de extracción se emplea el prensado en frío.

Aceite de Sésamo

Las semillas de sésamo proceden de una planta herbácea de la familia de las Pedaliáceas. Puede llegar a medir 2 metros de altura, es de hojas opuestas, oblongas o lanceoladas, posee flores en forma de campana que van del blanco al rosa, y su fruto cuenta con cuatro cápsulas cargadas de las valoradas semillas.

Su aceite es muy nutritivo, alivia descamaciones e irritaciones en la piel, sobre la que produce un efecto suavizante y nutritivo. Revitaliza la piel y ayuda a prevenir la flaccidez.

Abundante también en ácidos grasos poliinsaturados ricos en omega-6. Contiene zinc, vitamina E y abundantes minerales. Rico en tocoferoles y antioxidantes naturales (únicamente las calidades prensadas en frío). Es un aceite que resiste bastante bien la oxidación. Color amarillo pálido o castaño, olor muy suave, nutritivo. Algunas calidades de aceite de sésamo, muy oscuras y de olor muy intenso, no son nada agradables de aplicar en masaje, suelen ser extraídos de semillas de sésamo ya cocidas.

Aceite de semilla de Uva

Este aceite se extrae de las pepitas de la uva como subproducto de la elaboración del vino. Posee un nivel elevadísimo de ácidos grasos poliinsaturados, que le confieren una textura ligera y facilita su absorción. Además, actúa sobre la piel dejándola muy suave. En estado crudo desprende un olor desagradable, por lo que antes de utilizarse tanto en la cocina como en masajes, tiene que pasar por un ligero proceso de refinación que, no obstante, no afecta a sus propiedades beneficiosas. Los cutis grasos, como los de las personas de tez cetrina u oscura, con altos niveles de aceite natural en la piel, son los que sacan mayor partido de la semilla de uva, ya que tienden a repeler los aceites portadores más ricos, que les dejan el cutis demasiado graso. Indicado para todo tipo de piel. Suele utilizarse como aceite portador para personas alérgicas a los
frutos secos.

Como método de extracción se emplea el prensado en frío.

ACEITES PORTADORES NUTRITIVOS

Aceite de Aguacate

El intenso color verde de su fruto se debe a la presencia de clorofila, el pigmento que da color a las plantas. Contiene pro-vitamina A y D, que nutren la piel, y ácido linoleico, que refuerza la membrana de las células y aporta resistencia a la piel. Cuando no está mezclado, el aceite de aguacate es viscoso y se absorbe lentamente, por lo que no es muy apropiado para masajes. No obstante, se pueden añadir otros aceites más ligeros, como cualquiera de los portadores básicos, utilizando 1 parte de aguacate por cada 3 del aceite portador básico de preferencia, y se convierte entonces en un magnífico tratamiento emoliente para la piel seca. Además, se ha comprobado que reduce los signos de la edad en la piel y actúa formando una suave pantalla natural que protege del sol. Está indicado para todo tipo de piel.

Como método de extracción se emplea el prensado en frío.

Aceite de Aloe Vera

El aloe vera es una planta carnosa y sin tallo, formada por hojas gruesas que contienen unos sacos especiales llenos de un jugo curativo. Este jugo puede aplicarse recién extraído de la planta para curar cortes, heridas y quemaduras (también las causadas por el sol), y aporta rápidos efectos antiinflamatorios y curativos sobre la piel. En la producción comercial se extrae el líquido y se espesa hasta convertirlo en gel. Siempre que sea posible, conviene comprar productos que contengan como mínimo un 90% de puro aloe vera, sólo así se obtienen los mejores resultados curativos. El gel de aloe vera está indicado para todo tipo de pieles.

Como método de extracción basta con cortar y abrir las hojas por la mitad.

Aceite de Caléndula

El aceite se extrae de las flores de la caléndula (Calendula officinalis), o de otro tipo de caléndulas silvestres como la maravilla silvestre (Calendula arvensis), secándolas inmediatamente después de su recolección a una temperatura que no supere los ochenta grados centígrados. Suele mezclarse con otro aceite portador como la leche de almendras. Contiene los aceites esenciales de la planta de la que procede, y ayuda a reducir las inflamaciones de la piel y a rejuvenecer los tejidos.

El aceite de caléndula posee propiedades cosméticas increíbles. Se emplea para mejorar la textura de la piel reseca, agrietada y escamada, además desinflama y desedematiza los tejidos. Mejora la circulación cutánea. Actúa como emoliente, hidrata y aporta elasticidad a la piel. Es cicatrizante, antibacteriano y ayuda a eliminar quistes ováricos y problemas menstruales.

Se aplica para combatir el acné: desinflama pápulas, desinfecta pústulas, favorece la cicatrización de lesiones y evita brotes acneicos. En úlceras varicosas: previene infecciones y colabora en la formación de tejido sano. Sobre verrugas: aplicada diariamente, influye favorablemente en su desaparición. También se usa para tratar edemas y derrames, ya que promueve la circulación cutánea, tanto sanguínea como linfática, por lo que puede prevenir derrames y edemas en las piernas. Sobre escaras, rozaduras y quemaduras: regenera los tejidos, evita procesos infecciosos y alivia molestias en pacientes postrados, rozaduras del pañal, heridas en niños y quemaduras domésticas y por el sol.

Como método de extracción se utiliza el prensado a diferentes temperaturas.

Aceite de Camelia

Es un maravilloso aceite portador de delicada textura que se extrae de la semilla de la flor y que penetra de inmediato en la piel, dejándola suave y perfecta. Es un aceite escaso y caro, por lo que si no podemos utilizarlo en grandes cantidades, podemos enriquecer la base de los masajes echando 1 parte de camelia por cada 3 de cualquier otro aceite portador. Este aceite está indicado para todo tipo de piel.

Se obtiene mediante prensado en frio.

Aceite de Jojoba

El aceite presenta un color amarillo dorado, que proviene de las semillas del arbusto del mismo nombre. Se solidifica a bajas temperaturas y es muy similar al sebo, el aceite natural propio de la piel, por lo que se absorbe con facilidad. El aceite de jojoba se puede aprovechar para potenciar los efectos estéticos de cualquier masaje, y nutrir toda la piel y devolverle su elasticidad. Es una alternativa excelente para prevenir las estrías y la flacidez durante el periodo de gestación. Está indicado para todo tipo de pieles.

Se extrae mediante el prensado a diferentes temperaturas.

Aceite de Nuez de Macadamia

Este árbol proporciona un fruto seco blanquecino que contiene hasta un 80% de aceite. El aceite de nuez de macadamia es rico en ácido palmitoleico, muy similar al aceite natural de la piel, el sebo. Si se aplica sobre la piel de los bebés o en la piel madura y seca, en las que la producción de sebo es menor, se consigue un espectacular efecto hidratante. Este aceite está indicado para todo tipo de pieles, pero no se recomienda a las personas con alergia a los frutos secos.

Se extrae mediante prensado en frio.

Aceite de Onagra

El aceite de onagra se obtiene a partir de las semillas de la planta. Por su riqueza en ácidos grasos esenciales, a menudo se toma como complemento alimenticio. También puede aplicarse sobre la piel como tratamiento nutritivo, sobre todo en el rostro. Su coste es elevado, por lo que se puede mezclar con otro aceite portador en una proporción de 1 parte por cada 3. Está indicado para todo tipo de pieles.

Se extrae mediante prensado en frio.

BENEFICIOS TERAPEUTICOS DE LOS ACEITES ESENCIALES

Los diferentes aceites esenciales se clasifican en 8 grupos distintos según el beneficio principal que aportan al organismo. En base a esto la clasificación sería como sigue:

Aceites esenciales del grupo A (dolencias musculares)

  • Abeto Blanco.
  • Ciprés.
  • Hierba Limón.
  • Espliego.
  • Jengibre.
  • Lavanda.
  • Pino.
  • Romero.
  • Salvia.
  • Vetiver.

Aceites esenciales del grupo B (cuidado y belleza de la piel)

  • Árbol de Té.
  • Bergamota.
  • Elemí.
  • Geranio.
  • Geranio Bourbon.
  • Hoja de Naranjo Amargo.
  • Incienso.
  • Lavanda.
  • Manzanilla.
  • Milenrama.
  • Pachulí.

Aceites esenciales del grupo C (respirar mejor)

  • Benjuí.
  • Cayeputi.
  • Eucalipto.
  • Hoja de Laurel.
  • Cedro del Himalaya.
  • Mirra.
  • Mirto.
  • Niaulí.
  • Pícea.
  • Tomillo.

Aceites esenciales del grupo D (estimulantes cálidos)

  • Canela.
  • Clavo.
  • Malagueta.
  • Pimienta.

Aceites esenciales del grupo E (potenciadores del sistema inmunológico)

  • Árbol de Té.
  • Kanuka.
  • Limón.
  • Madera de Linóleo.
  • Manuka.
  • Neguilla.
  • Ravintsara.
  • Siempreviva.
  • Tomillo.

Aceites esenciales del grupo F (equilibrantes hormonales)

  • Enebro.
  • Hinojo.
  • Mejorana.
  • Palmarrosa.
  • Salvia.
  • Sándalo.
  • Sauzgatillo.

Aceites esenciales del grupo G (tranquilizantes)

  • Albahaca.
  • Citronela.
  • Damiana.
  • Nuez Moscada.
  • Valeriana.
  • Verbena.

Aceites esenciales del grupo H (digestivos)

  • Alheña.
  • Cardamomo.
  • Cilantro.
  • Clementina.
  • Cúrcuma.
  • Menta Piperita.
  • Naranja.
  • Pomelo.
  • Raíz de Angélica.
  • Zanahoria.

NOTAS AROMATICAS

Por último decir que para trabajar con aceites esenciales, no es suficiente con conocer sus propiedades terapéuticas, sino que también hay una parte importante a tratar que es la aromaterapia, para hacer que el producto final a emplear sea agradable al olfato.

A la hora de elaborar una mezcla, será de suma importancia tener en cuenta la «nota aromática» de cada uno de los aceites que compondrán dicha mezcla. Cada aceite esencial posee un olor o nota diferente en cada una de las etapas de su evaporación. Del resultado final de la sinergia, dependerá que nos sintamos más o menos reconfortados en sus posteriores usos terapéuticos.

Los aceites esenciales se emplean para crear perfumes, y las notas son las que determinan el aroma final. El objetivo que se persigue, es obtener una fragancia equilibrada y agradable para los sentidos. La receta aromática deberá lograr una armonía aromática, para ello se requiere la presencia de las tres notas: de su adecuada combinación, dependerá la calidad y el equilibrio de la fórmula, como si de una composición musical se tratase.

La clasificación de estos tres niveles de notas, se lleva a cabo teniendo en cuenta el tiempo de duración de la fragancia natural. La prueba final consiste en depositar unas gotas de aceite esencial sobre un algodón limpio e inodoro, colocado en una habitación cerrada a una temperatura de entre 18º y 19ºC, que se deja reposar durante 24 horas, comprobando cada seis la intensidad del aroma.

Al margen de estas consideraciones, un aceite se puede identificar individualmente por su nota superior, media o base, pues cada aceite esencial posee en sí mismo las tres notas. Cuando se coloca una gota de un aceite en una tira o en un pañuelo, la nota superior del aceite es la sensación inicial aromática, creada por los componentes más volátiles de dicho aceite. Su nota media surge poco después, una vez que los componentes más volátiles de la nota superior se han evaporado y desvanecido. La nota de base se puede detectar una vez que el aceite se ha secado en la tira o pañuelo, cuando todos los componentes más volátiles se han evaporado por completo.

Rasgos principales de las tres capa aromáticas

  • Nota alta: también conocida como «nota de salida». Son las primeras notas que se aprecian en la mezcla. Son muy volátiles, por eso nos llegan enseguida, y por lo mismo también se van enseguida, es decir, una mezcla con muchas notas de salida, tendrá poca persistencia. Se deben principalmente a componentes cítricos, verdes, aromáticos y flores blancas, con efectos olfativos frescos y etéreos. Los aceites con esta nota son fuertemente penetrantes, estimulantes, inspiradores y volátiles por naturaleza. No duran más de quince minutos. Su mayor influencia se produce realmente en el primer momento del contacto. Éste es el grupo más potente de los aceites esenciales. Cuando se aplican en la superficie de la piel, la persona experimenta una sensación de frescor o de calor, pero jamás de tibieza.

  • Nota media: también conocida como «nota de corazón». Tienen los ingredientes principales de la fragancia, y determinan el verdadero espíritu del perfume: aportan el carácter y la armonía. Las notas medias son los aldehídos, frutos, flores y especias, confieren volumen, riqueza y exotismo. Su aroma se aprecia minutos después de su aplicación, y puede durar hasta cuatro horas. En las fórmulas actúan como ecualizadores, ya que son capaces de controlar la intensidad o la mayor actividad de los aceites esenciales. Son fragancias que habitualmente gustan, por lo que, a menudo, constituyen hasta el 50% de la fórmula.

  • Nota baja: también conocida como «nota de fondo o base». Es la fijadora del perfume, produce una impresión más duradera. Es la que permite que la fragancia huela por varias horas o incluso días. Su función es fijar los componentes de las notas anteriores, proporcionando estabilidad y profundidad a la mezcla. Son las esencias menos volátiles y de tipo balsámico. Proceden de maderas y resinas, como el sándalo o el ciprés, también el pachulí, vetiver… Son notas amaderadas, orientales, ambaradas y animales. En la fórmula, la penetración y la intensidad de las notas bases hacen más profunda y enriquecedora la mezcla. Muchos aceites de esta categoría tienen la capacidad de penetrar en la piel mucho más profundamente que todos los demás. En el momento del contacto inicial con la nariz, puede que el aroma no sea particularmente intenso, pero si se deja en la piel, puede alcanzar un olor muy fuerte.

Dentro de cada escala, existen aún diferentes niveles. Por ejemplo, dentro de las notas altas, tenemos al limón, que es una nota alta, pero también se encuentra la naranja dulce, que es en realidad una nota alta-media.

Un perfume muy fresco será menos persistente que un perfume cálido, porque el frescor procede de los componentes más volátiles, y las sensaciones densas y cálidas, más tenaces, son menos volátiles. Se aplican estos conceptos de la perfumería a la Aromaterapia, como manera de clasificación y conceptual para ayudar a realizar mezclas y armonías, pero no deja de ser un constructo que bien puede ser planteado de otras formas igualmente.

CLASIFICACIÓN DE LOS ACEITES ESENCIALES SEGÚN SU NOTA AROMÁTICA

Nota Alta

  • Albahaca exótica
  • Alcanfor (nota alta-media)
  • Árbol del té
  • Bergamota
  • Cardamomo (nota alta-media)
  • Cilantro
  • Citronela
  • Comino
  • Elemí (nota alta-media)
  • Eucalipto
  • Eucalipto citriodora
  • Eucalipto radiata
  • Lavanda (nota alta-media)
  • Hierbabuena o menta verde
  • Lima
  • Limón
  • Mandarina
  • Menta piperita
  • Mirto (nota alta-media)
  • Naranja amarga o Petitgrain
  • Naranja dulce (nota alta-media)
  • Niaulí
  • Pino silvestre (nota alta-media)
  • Pomelo
  • Salvia española (nota alta-media)
  • Salvia oficinal (nota alta-media)

Nota Media

  • Abeto balsámico
  • Absoluto de jazmín (nota media-baja)
  • Ajedrea
  • Albahaca (nota media-alta)
  • Amaro (nota media-alta)
  • Anís verde (nota media-alta)
  • Azahar o nerolí
  • Canela (nota media-baja)
  • Cayeputi
  • Clavo (nota media-baja)
  • Clementina (media-alta)
  • Enebro (nota media-baja)
  • Espliego (nota media-alta)
  • Estragón
  • Geranio
  • Helicrisum
  • Hierba luisa
  • Hinojo (nota media-alta)
  • Hisopo
  • Ylang-Ylang (nota media-alta)
  • Jara (nota media-baja)
  • Jengibre (nota media-baja)
    -Laurel (nota media-alta)
  • Lavanda (nota media y media-alta)
  • Hierba limón o Lemongrass (nota media-alta)
  • Manzanilla común (nota media-alta)
  • Manzanilla romana (nota media-alta)
  • Mejorana dulce (nota media-alta)
  • Melisa
  • Nerolí
  • Nuez moscada
  • Orégano (nota media-alta)
  • Palmarrosa (nota media-baja)
  • Palo de rosa (nota media-alta)
  • Perejil
  • Pimienta negra (nota media-baja)
  • Raíz de angélica
  • Romero (nota media-alta)
  • Rosa de Damasco (nota media-alta)
  • Salvia romana (nota media-baja)
  • Siempreviva (nota media-baja)
  • Tomillo (nota media-alta)
  • Tomillo blanco (nota media-alta)
  • Tuya
  • Verbena
  • Zanahoria (nota media-alta)

Nota Baja

  • Abeto blanco (nota baja-media)
  • Absoluto de vainilla (nota baja-media)
  • Bálsamo del Perú
  • Benjuí (nota baja-media)
  • Cedro (nota baja-media)
  • Clavel (nota baja-media)
  • Ciprés (nota baja-media)
  • Incienso u olíbano
  • Mirra Nardo índico
  • Pachulí
  • Sándalo hindú
  • Musgo de Roble
  • Valeriana
  • Vetiver
70 Me gusta

Que graaaaaaaaaaande. Esta guía es puro oro, llevo mucho, muuuucho tiempo queriendo una guía tan detallada, para muchos el mundo de los aceites está por descubrir.

Muchas gracias.

2 Me gusta

Gran trabajo.

1 me gusta

Muy bueno ese trabajo y muchas gracias por el aporte.

Qué maravilla de post @racogon . He disfrutado leyéndolo. Es de los hilos que buscas de vez en cuando para releerlos.

1 me gusta

Lección magistral sobre aceites esenciales. Gracias por haberlo publicado :clap::clap:

Santa Macumba Marimba, compañero… te lo has currado pero bien, yo también quería leer algo así hace mucho tiempo. ¡Este post debe estar destacado para siempre!

2 Me gusta

excelente post !

Madre mía que Post-AZO!

Muchas gracias por este gran post. Un 10 de oro bien grande.

Grandísimo post Rafa!!!

Tochazo !!! :joy:

Iré por fascículos poco a poco :stuck_out_tongue:

2 Me gusta

@racogon no tengo palabras… Impresionante !!!

Excelente trabajo.
Muchas gracias.

La leche!!! Gracias por la info.

Impresionante curro! Muchas gracias!

¡MAGISTRAL! este hilo. Esto es lo que podría llamarse el darlo todo a los demás.

Muchas gracias a @racogon por el trabajo y, sobre todo, por colgarlo aquí para que todos nosotros lo veamos. :clap:

Tengo una duda peliaguda, estuve con una nariz bastante conocida en Madrid y estuvimos viendo su organo de esencias (ella llamaba esencias y no aceites a los contenidos de sus botes), es más decía que la mayoría de los aceites esenciales no sirven para su utilización en cosmetica dado que los aceites esenciales que venden son de muy muy mala calidad y producen reacciones en la piel. Me pueso un ejemplo me dijo que buscara la marca Alquimia que esos si son aceites esenciales de calidad, cuando mire los precios me quede acojonado.

Bueno resumiendo es lo mismo las esencias y los aceites? los aceites que venden habitualmente son tan chungos de verdad?

Gran aportación. Muchas gracias

Lo que llama esencias esa “nariz conocida” son aceites absolutos. El absoluto es el grado de concentración maxima de un aroma y se extrae por medio de fluidos supercríticos. Los absolutos son los que se emplean en perfumeria porque son los únicos solubres al 100% en alcohol y cuestan muy caros por que el metodo de extracción es muy caro.

Los aceites esenciales que uso yo y que se pueden adquirir en cualquier herbolario, no solo son aptos para la elaboración de aceites de masaje (que es lo que es un aceite pre-afeitado a final de cuentas) sino que en muchos casos son comestibles.

4 Me gusta