¿Por qué hay que afilar las navajas de afeitar?

Con el uso continuado hasta la mejor navaja tiende a experimentar el desafilado, que no es otra cosa que el redondeado del filo. Por eso no le quedará más remedio que aprender a afilarlas o que se las afile un profesional si no quiere estar cambiando de navajas cada poco tiempo.

¿Cómo se puede evitar que las navajas se desafilen rápidamente?

El trato, junto con la calidad de una navaja de afeitar, puede determinar una mayor duración del estado óptimo de afilado. Si quiere que sus navajas duren más tiempo afiladas, tenga muy presente lo que se dice a continuación.

Causas por las que se desafila una navaja.

Una navaja barbera tenderá a desafilarse en algún grado durante el proceso repetitivo del afeitado.
Lo ideal es que lo haga durante los afeitados, sin embargo hay situaciones en la cuales se desafila por otras razones, incluso en cuestión de segundos. A continuación se muestran causas y motivos por las que se desafila una navaja barbera:

Durante el uso:

Si el filo de la navaja roza o golpea objetos duros como grifos, lavabos, cerámica, etcétera.
Para evitarlo es preferible lavar o manipular la navaja evitando que el filo quede de frente y muy cerca de objetos duros

Durante el afilado

Por usar una piedra sin aplanar durante el afilado. Al paso de la navaja el filo se atasca en determinadas áreas, generando un filo irregular y romo
Por presionar demasiado o demasiado poco sobre la hoja de la navaja al afilar. Es preferible que el afilado se haga usando el peso de la propia navaja.
Por confundir el proceso de afilado con el proceso de asentado. Parece simple no confundirlos, pero es común hacerlo. El afilado se lleva a cabo con la navaja con el filo por delante, y el asentado con el lomo por delante.
Es común pensar que una piedra sólo afila y no asienta. O pensar que una tira de cuero impregnada de pasta afila. La recomendación es: leer bien las indicaciones del fabricante lo habitual es las piedras sintéticas extra finas, súper finas y ultra finas son piedras asentadoras. Y las pastas por lo común son afiladoras.
Por proteger el lomo con una cinta adhesiva plástica que no resiste el desgarre y la fricción. El adhesivo y el material de la cinta terminan por embarrarse en la piedra, dificultando la presión al afilar y la acción del material abrasivo. Este problema se puede producir cuando se quiere hacer un doble bisel o proteger el lomo.

Durante el suavizado- asentado.

Por levantar el lomo al pasarlo por el asentador. Consecuencia de querer proteger el lomo por temor a rallarlo con los pases de asentado, apoyando en el cuero solo el filo de la navaja.
Por tensión insuficiente en el asentador. Si este se comba o cede demasiado al paso de la navaja, lo que se produce es un contacto indeseable del filo con el cuero generando una ligera depresión en su superficie que produce el redondeo del filo.
Por dar la vuelta a la barbera apoyando el filo en lugar del lomo. La consecuencia es igualmente desastrosa el redondeado del filo.
Por usar cueros no adecuados, asentadores en mal estado, cuero reseco etc. El cuero para suavizar debe ser muy flexible y pulido pero no elástico, estar completamente liso y bruñido. El cuero para asentar preferentemente debe ser muy flexible y con un acabado de fieltro muy fino y liso
Por presionar demasiado al asentar. No hay que apretar solo deslizar la hoja acariciando el cuero por el propio peso de la barbera.
Por un exceso de pasta untada en el asentador. Se debe colocar la cantidad mínima suficiente, lo que produce un mejor acabado en el filo, un exceso de pasta produce grumos microscópicos, por la aglomeración de las partículas de la misma, produciendo rayones o arañazos incluso micromellas que ocasionan un filo romo de la navaja.

Cuando no se usan.

Por dejar que las navajas se oxiden. Al guardarlas de forma descuidada o inadecuada sin protegerlas impregnándolas con un producto adecuado.
Por dejarlas abiertas, en vez de cerrarlas dentro de sus cachas. Lo ideal es guardarlas dentro de una funda, o mejor aún en su caja o estuche, y mejor aún con las cachas sujetas con una goma elastica, cordón, liga o cinta.
A la mayoría de los usuarios les ha ocurrido en alguna ocasión el desafilar una navaja por causas ajenas al proceso de afeitado en si.

12 Me gusta

Interesante, gracias