Principio, fundamento o base del asentado de las navajas de afeitar

Principio del asentado
Asentar una navaja en una tira o correa de cuero limpio, natural sin abrasivos untados en su superficie, sigue siendo uno de los aspectos más desconocidos científicamente del proceso de puesta a punto de una navaja de afeitar.
Entre los usuarios y afiladores más adeptos de barberas, se encuentra el profesor John D. Verhoeven de la Universidad Estatal de Iowa el cual se aventuró a realizar algunas investigaciones de los aspectos del asentado, comprobando que de acuerdo con la física no podía llegar a establecer teorías o aspectos concluyentes sobre el asentado del filo de la navaja en cuero natural o que no ha sido tratado con pastas ni compuestos abrasivos. Incluso cuando inspeccionaba los filos con un microscopio electrónico de barrido (SEM), se puso de manifiesto la poca o ninguna evidencia física de los efectos en el filo ocasionados con el asentado. Por ello se podría estar inclinado a empezar a plantearse que el asentado no tiene en absoluto ningún efecto mensurable. Sin embargo, cualquier experiencia de afeitado con la navaja de afeitar, testificará que la diferencia entre un filo asentado en cuero regularmente y un filo sin ello es muy visible o apreciable. Pero incluso para aquellos que les gusta atribuir esto al efecto placebo, es imposible ignorar o descartar la mejoría muy clara que puede encontrarse después del asentado de la navaja, de forma que un solo pelo colgante libre puede ser cortado a cualquier distancia del punto de sujeción. En resumen: aunque se puede constatar la evidencia empírica de la eficiencia del asentado, esta no esta asistida o avalada por las leyes de la física. Lo que deja sitio para muchas especulaciones.
En ese sentido, lo que sigue a continuación no reclama o busca la dura verdad científica, ni declara que los métodos propuestos son los únicos que funcionan. Sino que sólo intenta ofrecer una hipótesis lógica y formular los procedimientos de trabajo, basados en una teoría plausible. Se puede testificar sin ninguna duda que hay resultados excelentes y altamente repetidos de la aplicación de estos principios.
No se puede abordar el concepto básico del asentado de una navaja, sin entender algunos principios también básicos de afilado. Una arista es la intersección de dos planos. El filo cortante es el resultado al que aspira obtener el afilador como resultado de esta intersección. Al afilar con piedras de afilar sólidas, lo que se pretende es hacer esas superficies planas y tan geométricamente iguales como sea posible. Esto es una garantía para asegurar una intersección muy limpia. El fenómeno o fuerza principal en el trabajo durante esta parte del proceso es la abrasión. Todo el acero que se extiende más allá de la forma deseada con paciencia es eliminado inicialmente. Cerca de la fiscalización de esta tarea, es importante reducir la intensidad de la abrasión, mediante el uso de una piedra fina de afilar, o mediante la reducción de la presión de corte. En esta etapa otra posibilidad aparece en el horizonte del afilado un segundo principio capaz de alterar la superficie de un plano de acero: es el flujo plástico. Aunque algunos lectores puedan pensar que esto es “una especie de genio de una lampara mágica”, de hecho es un principio bien conocido entre los científicos e ingenieros metalúrgicos. El flujo plástico está relacionado con la deformación plástica. La deformación plástica es lo que permite curvar el acero y hacer laminados. En una escala mucho menor también permite durante minutos alteraciones de los picos y valles que forman el modelo de los trazos dejados por el afilado (microdientes). Esta maleabilidad a escala molecular se llama “flujo plástico”. En la tecnología de acondicionamiento de la superficie metálica, se utilizan varios procesos que involucran el flujo plástico: pulido, bruñido etc. todos se caracterizan por diferentes relaciones entre las fuerzas abrasivas y plásticas.
En las etapas finales del afilado de la navaja de afeitar, cuando el grueso de la intersección entre los dos planos del bisel es menor de 0.5 micrones, el flujo plástico es con certeza el que esta actuando a lo largo del proceso. La relación entre los dos fenómenos más probable es que depende de la naturaleza de la piedra de afilar o del compuesto o sustancia de afilado en uso. Partículas duras, tales como diamantes, ofrecen en su mayoría abrasión, mientras minerales más suaves como el óxido de cromo aportan flujo plástico en la ecuación. Ante la evidencia de que una correa de cuero limpio no tiene ninguna influencia abrasiva significativa sobre el acero, la conclusión lógica es que debe ser el flujo plástico el predominante y en el que se basa para lograr los resultados observados después de su uso. Hay sólo pruebas circunstanciales para sustentar esa afirmación, porque no existen medios para controlar los efectos directamente. Como ya se ha dicho, el profesor Verhoeven no era capaz de encontrar cualquier rastro de la abrasión originada por el asentado en el cuero limpio. La ausencia de residuo negro o metálico en una correa de cuero bien usada apoya esta afirmación. Tampoco el origen orgánico del cuero, no ofrece ninguna razón para esperar la presencia de estructuras moleculares duras, como a menudo se encuentran en la materia de origen mineral. Eso deja sólo al flujo plástico como un candidato válido para causar los activos o efectos positivos del asentado, en ingles stropping, sobre la piel o cuero limpios.
El propósito de todo lo que sigue a continuación es intentar y ayudar a explicar por qué es importante asentar y la forma de lograr buenos resultados al Principio del asentado
Asentar una navaja en una tira o correa de cuero limpio, natural sin abrasivos untados en su superficie, sigue siendo uno de los aspectos más desconocidos científicamente del proceso de puesta a punto de una navaja de afeitar.

Como se ha dicho anteriormente, un adecuado proceso de afilado pretende definir lo más posible la intersección entre ambos planos de un bisel en un filo. Pero aún así, esta intersección tiene su espesor, lo que puede ser visto como una linea o tira ultra estrecha de acero aún no definido, normalmente se aproxima a 0,5 micrones en una hoja de afeitar. Hay un viejo término de afilado en el campo de la navaja de afeitar, que ha sido objeto de cierta controversia en los últimos tiempos. Los antepasados llaman al ápice o borde muy delgado del filo de la navaja “el fin” en ingles y que se puede traducir por la aleta. Demandaron y descubrieron el asentado para realinear “el fin”. Seguramente no estaban lejos de la verdad. Fijandose en una imagen microscopica SEM del estudio de Verhoeven de la lámina en la parte final del filo, se puede ver que esta ocupado por unas estructuras de pequeños dientes. Estos no son dientes verdaderos, por lo que lo hacen es que no alcancen más allá de los márgenes de la punta. Es mejor pensar en ellas como dientes en estado embrionario. Son estas estructuras las que se intentan desdoblar y colocar en la misma dirección, mediante la aplicación de la acción del asentado.
Cuando se tiene exito al hacerlo, se va a experimentar una clara mejoria del rendimiento del filo, aunque esta no es de larga duración. Esta porción extremadamente fina del filo pierde fácilmente su alineación en el impacto con los pelos de la barba durante el afeitado. Por esta razón, el asentado debe ser repetido previamente para cada afeitado o por lo menos cada pocos afeitados.
Un buen asentado ayuda a mantener el filo de la navaja en su condición óptima y lista para el afeitado. Hay diferentes tipos de asentadoress y pastas que se pueden aplicar en los mismos a los efectos de ayudar a mantener una navaja barbera afilada durante más tiempo. Si usted encuentra que su navaja se embota después de sólo unos pocos afeitados, es posible que deba o desee examinar su técnica de asentar y repasar como se debe utilizar una buena correa de cuero para mantener un buen filo durante muchos afeitados. Usted también puede que deba o quiera examinar su asentador y asegúrarse de que está en óptimas condiciones de uso. Los asentadores necesitan y deben mantenerse adecuadamente con el fin de lograr los mejores resultados posibles.
Las necesidades individuales, los hábitos, los intereses personales y muchas otras cosas son las variables que permiten libertad al que realiza el asentado para confiar en sus capacidades de aprendizaje y encontrar lo que le funciona mejor.
La unión simultanea de un buen afilado y un buen asentado es absolutamente necesario para un buen afeitado a navaja, dado que incluso una navaja perfectamente afilada por los mejores expertos no bastará para compensar una técnica pobre de asentado.
Al contrario que el afilado, donde una piedra o pasta de afilar elimina el metal deteriorado para recuperar el filo, el suavizado simplemente realinea y elimina las deformaciones y micromellas del filo sin retirar metal o en cualquier caso de forma minuscula e insignificante.
La acción del asentado es evidente por sí mismo, pero como ya se ha dicho hay algo que no se sabe muy bien, lo que está sucediendo durante el proceso Hay muchas teorías, algunas de ellas increíbles o fantásticas, a continuación se enumeran las más lógicas o serias
Teoría del filo en diente de sierra
Si se mira el filo de una navaja con una lupa extrema o microscopio, se observa a lo largo del filo, una fila de miniestructuras dentadas como si fuesen dientes de sierra increíblemente finas conformando un filo aserrado como el de una hoja de sierra del tipo vvvvvvvvvv. Al afeitarse, se supone que estos dientes microscópicos y muy frágiles son empujados fuera de la línea por los pelos de la barba, entonces la finalidad de asentar, es realinear estos dientes y dejarlos listos, para poder afeitar una vez mas. Hasta no hace mucho tiempo, a menudo se decia que había que afeitarse con este “filo microdentado”, pero la investigación posterior ha rectificado, juzgando que se trata de un falso filo
Teoría del “fin” o aleta.
Es similar a la anterior, pero en lugar de pequeños dientes que están presentes en el filo de la navaja. Esta lo que señala es que en vez de microdientes lo que está presente en el filo es una muy delgada y delicada franja de metal del tipo ---------------- llamada por los antiguos en ingles “fin” y que en español se puede traducir por aleta. Según esta teoria la intersección de los planos del bisel se prolonga en una telilla indetectable, por lo fina, a esto es lo llamado “aleta”. Esta franja es empujada por los pelos de la barba durante el afeitado hacia los lados, desviandola, doblandola y deformandola durante el proceso de afeitado. El asentado realinea y endereza la aleta que como ya se ha dicho en ingles se denomina “fin”.
Teoría del pulido y oxidación.
Antigua y basada en que a pesar de lo cuidadoso y meticuloso que sea el usuario de la navaja, el agua y la humedad del aire corroen la hoja de la barbera, especialmente en su parte más delicada, el filo, esta teoria indica que el asentado del filo tiene como objetivo quitarle minutos de permanencia a la película de oxidación que se ha formado sobre el filo con la humedad, ademas de pulirlo, como si se tratara de una piedra de afilar ultra-fina. Una confirmación de esta teorá es que algunos asentadores tiene varios cueros con dos tamaños diferentes de grano, la piel recia y firme, o serraje y la suave o flor que se dice que es para dar el mejor pulido.
La investigación realizada por JG Pratt en 1931 respaldo firmemente la teoría del microdiente de sierra frente a la del agua u oxidación. Él demostró que lo que parecían dientes de sierra con una lupa en realidad no era sólo la interacción entre sombras y luces, y aún más al ampliar y mejorar la iluminación hizo que el modelo de los microdientes desapareciese y que el filo tome la forma uniforme de una cinta o tira de metal “ la aleta “en ingles “el fin”. Más fotografías, tomadas del filo después del afeitado, mostraron que esta cinta de metal se deformaba, y que incluso en algunas zonas tenía micromellas. Con las fotos hechas del filo después de asentar se demostró que la tira de metal se había recolocado en su lugar, y que incluso fue microafilada en la medida que las pequeñas mellas se igualaron de salida y el filo es refinado y pulido ligeramente.
Como conclusión dos preguntas.

¿Por qué se necesita el asentado?

No hay duda de que asentar también elimina la oxidación, pero su propósito principal es recolocar, pulir y microafilar el filo de la hoja.
Otra explicación de ¿Porque es necesario asentar sobre el cuero? Puede ser que el acero tiene una estructura cristalina, es decir que está compuesto de millones de cristales. En los aceros, la ferrita puede aparecer como cristales mezclados con los de perlita y otros compuestos según la composición de los mismos, forman una red o malla que limita los granos, en forma de agujas o bandas circulares orientados en la dirección de los planos cristalográficos de la austenita. La austenita no es estable a temperatura ambiente Cuando nos afeitamos el roce sobre la piel de la superficie fina del filo desorganiza la orientación de estos cristales. El asentado sobre el cuero tiene el propósito de realinear todos los cristales en la misma dirección, devolviéndoles la estructura que tenían antes del afeitado.
En resumen se ha definido el asentado como la acción de adecuar el filo de la navaja, normalmente sobre una tira de cuero u otros materiales. Y lo que se consigue con el asentado, es realinear el filo de la navaja, sin retirar metal o en proporciones infimas. Se hace con el asentador y generalmente antes de cada afeitado, aunque también se puede hacer dos veces, antes y después del afeitado, pero mayoritariamente no se considera conveniente el realizar un asentado del filo inmediatamente después de afeitarse.
El asentado y suavizado es la rutina a la que se dedica el mayor tiempo durante el uso de la navaja barbera.
Asentar la navaja es de obligado aprendizaje para cualquiera que decida afeitarse con el sistema de rasurado de navaja barbera.
La mayoría de los usuarios de las barberas asienta la navaja justo antes del afeitado, algunos incluso antes y después. El hacer esto último a algunos les parece que ayuda a secar la hoja
Eliminando la humedad y ela posibilidad de crear oxido, y cuando algun cuero de los utilizados en los asentadores es rico en aceites que dan flexibilidad al cuero, también dejan una fina película protectora en el filo, es decir que consideran y combinan la teoria del pulido y la oxidación explicada anteriormente.
También existe la teoría y la creencia muy extendida de que la navaja “desarrolla” un filo después de descansar durante 24 horas o preferiblemente 48 horas, y que asentar después del afeitado y antes de trascurrido ese tiempo interfiere con este proceso.
¿Para que sirve el asentado?
Ya se ha explicado, que durante el afeitado el filo sufre la agresión que supone cortar pelo con una dureza equiparable al cobre. Aunque a simple vista no se observe después del uso, el filo esta deformado y doblado.
El filo de la barbera visto al microscopio, más que dientes de una sierra parece un papel desgarrado, presenta dientes de longitud dispareja y orientaciones distintas, algunos de esos dientes tienen muy poca base y no se mantienen en una posición recta.
Para repasar la barbera no siempre es necesario desgastar los bordes de los microdientes del filo, sino que basta simplemente con volver a ponerlos a todos en el mismo plano para esto lo mejor es un cuero blando donde el filo se hunde alternativamente en un sentido y el otro. Para ello debe buscar un asentador que la superficie sea totalmente lisa, que no sea elástica, pero si flexible y cuanto mas fina sea la superficie de la piel mejor se asentara el filo de la navaja.
Aunque las cualidades del acero permiten que con el tiempo que transcurre hasta el siguiente afeitado el filo recupere su forma original. Lo que se hace con el asentado es garantizar el alineado de ese filo para que sea eficaz.
En principio, el filo que haya podido doblarse con el uso, al día siguiente se ha enderezado por sí mismo sin necesidad de usar el asentador por la tendencia del acero a volver a su estado original, es lo que se denomina “memoria del acero”, pero por si acaso, unas pasadas por el cuero sirven para asegurar el enderezado del filo a la vez que lo pule un poco. Así se lleva heciendo con las navajas durante siglos y los resultados hablan por sí mismos.
El asentado se hace por la misma razón que un cocinero utiliza una chaira antes de cortar con su cuchillo. Con la chaira, aunque sea de acero y de la misma dureza que el cuchillo, consigue mejorar el corte al pasarla por el borde del filo. El cuchillo corta mejor, pero no se ha afilado, simplemente, ese mismo filo está más recto y eso lo hace más eficaz.
El efecto memoria, en el acero, es la capacidad de recuperar su forma original, aun después de haberse sometido a esfuerzos que lo pudieran alterar. Puede que en algunos casos no fuera necesario asentar, pero no se puede estar seguro de que el filo de laa navaja esté en perfectas condiciones. Es muy probable que en el filo haya microserrados, pues es un efecto de su paso por las piedras, que se intenta pulir lo mejor posible, pero ante la duda de que pueda irritar la piel, se asienta y suaviza antes del afeitado diario, y ademas es una operación sencilla que no cuesta tanto esfuerzo ni tiempo.
Tampoco es facil saber si una navaja tiene un acero tan bueno como aparenta. Quizás no reúna las condiciones necesarias para recuperarse después del afeitado. El pelo de la barba puede ser muy duro, y si el filo no se recupera del todo, las alteraciones también resultarán en irritación. Por lo tanto, para prevenir, la barbera se asienta en el cuero, y el filo que pueda estar dañado a consecuencia del afeitado, lo endereza con el asentado. Cuanto más recto esté el filo, mejor cortará, y más suave resultará.
En la navaja de afeitar, el estado del filo después de afeitarse, sin saber realmente como está a falta de microscopio, puede tener varios desperfectos, dobleces o microserrados, o ambas cosas pues el pelo de la barba es muy duro. Tanto si el filo está en muy mal estado, como si apenas ha sufrido, es mejor prevenir asperezas en el rostro suavizándolo en el cuero antes de usar la navaja.
En resumen el acero ciertamente tiene “memoria” para volver a su estado de forma original, lo cual facilita que horas después de usarse el filo no esté tan mal y se recupere por lo que en algunos casos el asentado no es más que un mero trámite.
La aspereza de la navaja se nota en el afeitado, es posible que se haya llegado a un filo tan extremo que literalmente se lleva una capa de piel y con algunos afeitados des pues de algunos asentados mejora. A base de doblar afeitando y enderezar con el cuero se van arrancado partículas minúsculas de metal, hasta el punto de que en muchos afeitados el vértice del microserrado se pierda y ya no es posible enderezarlo solo con cuero, es el momento de volver a las piedras de afilado.
Para efectuar todo lo anterior se usa el asentador.
Practicamente todos los asentadores son de cuero aunque los hay de distintos tipos de cuero.
.
Como se ha dicho anteriormente, un adecuado proceso de afilado pretende definir lo más posible la intersección entre ambos planos de un bisel en un filo. Pero aún así, esta intersección tiene su espesor, lo que puede ser visto como una linea o tira ultra estrecha de acero aún no definido, normalmente se aproxima a 0,5 micrones en una hoja de afeitar. Hay un viejo término de afilado en el campo de la navaja de afeitar, que ha sido objeto de cierta controversia en los últimos tiempos. Los antepasados llaman al ápice o borde muy delgado del filo de la navaja “el fin” en ingles y que se puede traducir por la aleta. Demandaron y descubrieron el asentado para realinear “el fin”. Seguramente no estaban lejos de la verdad. Fijándose en una imagen microscopica SEM del estudio de Verhoeven de la lámina en la parte final del filo, se puede ver que esta ocupado por unas estructuras de pequeños dientes. Estos no son dientes verdaderos, por lo que lo hacen es que no alcancen más allá de los márgenes de la punta. Es mejor pensar en ellas como dientes en estado embrionario. Son estas estructuras las que se intentan desdoblar y colocar en la misma dirección, mediante la aplicación de la acción del asentado.
Cuando se tiene éxito al hacerlo, se va a experimentar una clara mejoría del rendimiento del filo, aunque esta no es de larga duración. Esta porción extremadamente fina del filo pierde fácilmente su alineación en el impacto con los pelos de la barba durante el afeitado. Por esta razón, el asentado debe ser repetido previamente para cada afeitado o por lo menos cada pocos afeitados.
Un buen asentado ayuda a mantener el filo de la navaja en su condición óptima y lista para el afeitado. Hay diferentes tipos de asentadores y pastas que se pueden aplicar en los mismos a los efectos de ayudar a mantener una navaja barbera afilada durante más tiempo. Si usted encuentra que su navaja se embota después de sólo unos pocos afeitados, es posible que deba o desee examinar su técnica de asentar y repasar como se debe utilizar una buena correa de cuero para mantener un buen filo durante muchos afeitados. Usted también puede que deba o quiera examinar su asentador y asegurarse de que está en óptimas condiciones de uso. Los asentadores necesitan y deben mantenerse adecuadamente con el fin de lograr los mejores resultados posibles.
Las necesidades individuales, los hábitos, los intereses personales y muchas otras cosas son las variables que permiten libertad al que realiza el asentado para confiar en sus capacidades de aprendizaje y encontrar lo que le funciona mejor.
La unión simultanea de un buen afilado y un buen asentado es absolutamente necesario para un buen afeitado a navaja, dado que incluso una navaja perfectamente afilada por los mejores expertos no bastará para compensar una técnica pobre de asentado.
Al contrario que el afilado, donde una piedra o pasta de afilar elimina el metal deteriorado para recuperar el filo, el suavizado simplemente realinea y elimina las deformaciones y micromellas del filo sin retirar metal o en cualquier caso de forma minúscula e insignificante.
La acción del asentado es evidente por sí mismo, pero como ya se ha dicho hay algo que no se sabe muy bien, lo que está sucediendo durante el proceso Hay muchas teorías, algunas de ellas increíbles o fantásticas, a continuación se enumeran las más lógicas o serias

Teoría del filo en diente de sierra.

Si se mira el filo de una navaja con una lupa extrema o microscopio, se observa a lo largo del filo, una fila de miniestructuras dentadas como si fuesen dientes de sierra increíblemente finas conformando un filo aserrado como el de una hoja de sierra del tipo vvvvvvvvvv. Al afeitarse, se supone que estos dientes microscópicos y muy frágiles son empujados fuera de la línea por los pelos de la barba, entonces la finalidad de asentar, es realinear estos dientes y dejarlos listos, para poder afeitar una vez mas. Hasta no hace mucho tiempo, a menudo se decía que había que afeitarse con este “filo microdentado”, pero la investigación posterior ha rectificado, juzgando que se trata de un falso filo.

Teoría del “fin” o aleta.

Es similar a la anterior, pero en lugar de pequeños dientes que están presentes en el filo de la navaja. Esta lo que señala es que en vez de microdientes lo que está presente en el filo es una muy delgada y delicada franja de metal del tipo ---------------- llamada por los antiguos en ingles “fin” y que en español se puede traducir por aleta. Según esta teoria la intersección de los planos del bisel se prolonga en una telilla indetectable, por lo fina, a esto es lo llamado “aleta”. Esta franja es empujada por los pelos de la barba durante el afeitado hacia los lados, desviandola, doblandola y deformandola durante el proceso de afeitado. El asentado realinea y endereza la aleta que como ya se ha dicho en ingles se denomina “fin”.

Teoría del pulido y oxidación.

Antigua y basada en que a pesar de lo cuidadoso y meticuloso que sea el usuario de la navaja, el agua y la humedad del aire corroen la hoja de la barbera, especialmente en su parte más delicada, el filo, esta teoría indica que el asentado del filo tiene como objetivo quitarle minutos de permanencia a la película de oxidación que se ha formado sobre el filo con la humedad, ademas de pulirlo, como si se tratara de una piedra de afilar ultra-fina. Una confirmación de esta teorá es que algunos asentadores tiene varios cueros con dos tamaños diferentes de grano, la piel recia y firme, o serraje y la suave o flor que se dice que es para dar el mejor pulido.
La investigación realizada por JG Pratt en 1931 respaldo firmemente la teoría del microdiente de sierra frente a la del agua u oxidación. Él demostró que lo que parecían dientes de sierra con una lupa en realidad no era sólo la interacción entre sombras y luces, y aún más al ampliar y mejorar la iluminación hizo que el modelo de los microdientes desapareciese y que el filo tome la forma uniforme de una cinta o tira de metal “ la aleta “en ingles “el fin”. Más fotografías, tomadas del filo después del afeitado, mostraron que esta cinta de metal se deformaba, y que incluso en algunas zonas tenía micromellas. Con las fotos hechas del filo después de asentar se demostró que la tira de metal se había recolocado en su lugar, y que incluso fue microafilada en la medida que las pequeñas mellas se igualaron de salida y el filo es refinado y pulido ligeramente.
Como conclusión dos preguntas.

¿Por qué se necesita el asentado?

No hay duda de que asentar también elimina la oxidación, pero su propósito principal es recolocar, pulir y microafilar el filo de la hoja.
Otra explicación de ¿Porque es necesario asentar sobre el cuero? Puede ser que el acero tiene una estructura cristalina, es decir que está compuesto de millones de cristales. En los aceros, la ferrita puede aparecer como cristales mezclados con los de perlita y otros compuestos según la composición de los mismos, forman una red o malla que limita los granos, en forma de agujas o bandas circulares orientados en la dirección de los planos cristalográficos de la austenita. La austenita no es estable a temperatura ambiente Cuando nos afeitamos el roce sobre la piel de la superficie fina del filo desorganiza la orientación de estos cristales. El asentado sobre el cuero tiene el propósito de realinear todos los cristales en la misma dirección, devolviéndoles la estructura que tenían antes del afeitado.
En resumen se ha definido el asentado como la acción de adecuar el filo de la navaja, normalmente sobre una tira de cuero u otros materiales. Y lo que se consigue con el asentado, es realinear el filo de la navaja, sin retirar metal o en proporciones ínfimas. Se hace con el asentador y generalmente antes de cada afeitado, aunque también se puede hacer dos veces, antes y después del afeitado, pero mayoritariamente no se considera conveniente el realizar un asentado del filo inmediatamente después de afeitarse.
El asentado y suavizado es la rutina a la que se dedica el mayor tiempo durante el uso de la navaja barbera.
Asentar la navaja es de obligado aprendizaje para cualquiera que decida afeitarse con el sistema de rasurado de navaja barbera.
La mayoría de los usuarios de las barberas asienta la navaja justo antes del afeitado, algunos incluso antes y después. El hacer esto último a algunos les parece que ayuda a secar la hoja
Eliminando la humedad y ela posibilidad de crear oxido, y cuando algún cuero de los utilizados en los asentadores es rico en aceites que dan flexibilidad al cuero, también dejan una fina película protectora en el filo, es decir que consideran y combinan la teoría del pulido y la oxidación explicada anteriormente.
También existe la teoría y la creencia muy extendida de que la navaja “desarrolla” un filo después de descansar durante 24 horas o preferiblemente 48 horas, y que asentar después del afeitado y antes de trascurrido ese tiempo interfiere con este proceso.

¿Para que sirve el asentado?

Ya se ha explicado, que durante el afeitado el filo sufre la agresión que supone cortar pelo con una dureza equiparable al cobre. Aunque a simple vista no se observe después del uso, el filo esta deformado y doblado.
El filo de la barbera visto al microscopio, más que dientes de una sierra parece un papel desgarrado, presenta dientes de longitud dispareja y orientaciones distintas, algunos de esos dientes tienen muy poca base y no se mantienen en una posición recta.
Para repasar la barbera no siempre es necesario desgastar los bordes de los microdientes del filo, sino que basta simplemente con volver a ponerlos a todos en el mismo plano para esto lo mejor es un cuero blando donde el filo se hunde alternativamente en un sentido y el otro. Para ello debe buscar un asentador que la superficie sea totalmente lisa, que no sea elástica, pero si flexible y cuanto mas fina sea la superficie de la piel mejor se asentara el filo de la navaja.
Aunque las cualidades del acero permiten que con el tiempo que transcurre hasta el siguiente afeitado el filo recupere su forma original. Lo que se hace con el asentado es garantizar el alineado de ese filo para que sea eficaz.
En principio, el filo que haya podido doblarse con el uso, al día siguiente se ha enderezado por sí mismo sin necesidad de usar el asentador por la tendencia del acero a volver a su estado original, es lo que se denomina “memoria del acero”, pero por si acaso, unas pasadas por el cuero sirven para asegurar el enderezado del filo a la vez que lo pule un poco. Así se lleva haciendo con las navajas durante siglos y los resultados hablan por sí mismos.
El asentado se hace por la misma razón que un cocinero utiliza una chaira antes de cortar con su cuchillo. Con la chaira, aunque sea de acero y de la misma dureza que el cuchillo, consigue mejorar el corte al pasarla por el borde del filo. El cuchillo corta mejor, pero no se ha afilado, simplemente, ese mismo filo está más recto y eso lo hace más eficaz.
El efecto memoria, en el acero, es la capacidad de recuperar su forma original, aun después de haberse sometido a esfuerzos que lo pudieran alterar. Puede que en algunos casos no fuera necesario asentar, pero no se puede estar seguro de que el filo de la navaja esté en perfectas condiciones. Es muy probable que en el filo haya microserrados, pues es un efecto de su paso por las piedras, que se intenta pulir lo mejor posible, pero ante la duda de que pueda irritar la piel, se asienta y suaviza antes del afeitado diario, y ademas es una operación sencilla que no cuesta tanto esfuerzo ni tiempo.
Tampoco es fácil saber si una navaja tiene un acero tan bueno como aparenta. Quizás no reúna las condiciones necesarias para recuperarse después del afeitado. El pelo de la barba puede ser muy duro, y si el filo no se recupera del todo, las alteraciones también resultarán en irritación. Por lo tanto, para prevenir, la barbera se asienta en el cuero, y el filo que pueda estar dañado a consecuencia del afeitado, lo endereza con el asentado. Cuanto más recto esté el filo, mejor cortará, y más suave resultará.
En la navaja de afeitar, el estado del filo después de afeitarse, sin saber realmente como está a falta de microscopio, puede tener varios desperfectos, dobleces o microserrados, o ambas cosas pues el pelo de la barba es muy duro. Tanto si el filo está en muy mal estado, como si apenas ha sufrido, es mejor prevenir asperezas en el rostro suavizándolo en el cuero antes de usar la navaja.
En resumen el acero ciertamente tiene “memoria” para volver a su estado de forma original, lo cual facilita que horas después de usarse el filo no esté tan mal y se recupere por lo que en algunos casos el asentado no es más que un mero trámite.
La aspereza de la navaja se nota en el afeitado, es posible que se haya llegado a un filo tan extremo que literalmente se lleva una capa de piel y con algunos afeitados des pues de algunos asentados mejora. A base de doblar afeitando y enderezar con el cuero se van arrancado partículas minúsculas de metal, hasta el punto de que en muchos afeitados el vértice del microserrado se pierda y ya no es posible enderezarlo solo con cuero, es el momento de volver a las piedras de afilado.
Para efectuar todo lo anterior se usa el asentador.
Prácticamente todos los asentadores son de cuero aunque los hay de distintos tipos de cuero.

15 Me gusta

Buen trabajo y menuda currada, compañero. Gracias.

1 me gusta

Gracias por compartir.

Gracias

1 me gusta

Gracias @zkz , pero creo que en la última parte del artículo, hay unos párrafos que están repetidos, convendría que los retirases por favor. Justo cuando habla de la teoría de los dientes de sierra.
Y creo que cuando ibas a explicar los diferentes asentadores, en ese momento se duplica la información y ya no lo los has puesto.
De todas formas muchas gracias por toda la información.
Saludos cordiales

Gracias