Productos de preafeitado

Productos de pre-afeitado
No es obligatoria ni indispensable su utilización. Por lo tanto el aceite de preafeitado no es algo necesario. Si la espuma es buena, no hace falta un aceite salvo casos extremos. Que mejor pre que dejar la espuma en la cara un rato, mientras hace otra cosa, por ejemplo asentar la navaja, luego otro poco más de brocha y se afeita.
No se ha hecho referencia a la rutina que es básica. No se tiene la barba, ni la piel igual, después de la ducha. ¿Para que poner una grasa externa en una cara limpia, cuando acaba de quitarse la propia de su piel en la ducha? que tiene células muertas, no se exfolie la cara, deje que la brocha y la navaja hagan eso pero a pesar de todo ello la experiencia dice que en muchos casos usar un buen aceite pre afeitado, es más que recomendable sobre todo si sufre al afeitarse, o se le irrita la piel, tiene la piel muy seca o sensible, se produce cortes habitualmente o si tiene una barba muy dura. Si ninguno de estos es su caso, es recomendable su uso igualmente, dado que ayuda a la piel y la prepara para un afeitado sin problemas, además de cuidar su piel mientras la está maltratando con la navaja, recuerde que el afeitado la estropea muchísimo, y se debe cuidar lo máximo posible.
¿Qué son los productos de pre-afeitado?
Los aceites y cremas de pre-afeitado pertenecen a una gama de productos cuyos beneficios son muy discutidos. Sus defensores explican que su uso mejora notablemente la calidad del afeitado. Sus detractores suelen argumentar que los jabones y cremas de calidad eliminan la necesidad de usarlos.
El término “aceite de pre-afeitado” se usa para denominar a cualquier aceite usado antes del afeitado y que tiene como fin ablandar la barba y hacer la piel más flexible.
Por lo tanto los aceites de afeitar son una parte suplementaria del régimen del afeitado de un hombre que se puede utilizar solo o junto con la crema de afeitar con el fin de suavizar sustancialmente la barba y permitir un afeitado suave con menos irritación.
La premisa básica detrás de los aceites de afeitar es que acondicionan la barba con el fin de que sea más suave y más fácil de cortar con una navaja de afeitar, así como la creación de una barrera protectora sobre la superficie de la piel.
Cada vez que pasa una navaja de afeitar por su cara, esta quitando una delgada capa de piel. Esto no es necesariamente malo, ya que actúa de la misma manera al usar un exfoliante, pero esto también supone que con el rasurado la piel puede llegar a quedar áspera e irritada.
Para combatir esto, es bueno utilizar una crema de afeitar con alto contenido de lípidos o grasas que proporcionarán una capa suave de aceite en la piel, protegiéndola de la navaja de afeitar.
Esta es la razón por la que los aceites de afeitar son básicos, permitiendo un super afeitado suave con una mínima irritación.
¿Cómo funcionan las cremas y aceites de pre-afeitado?
La teoría dice que los aceites de preafeitado reducen los cortes y la irritación aumentando la flexibilidad y maleabilidad de la piel, pero no lo hacen aportando o proveyendo lubricación. La piel flexible y bien hidratada no se irrita tan fácilmente como la piel seca.
Los aceites de preafeitado que penetran en la piel retienen agua dejándola más hidratada y haciéndola más flexible. Cuando la navaja se desliza por una región de piel bien hidratada, esta, la piel, se adapta a la hoja y se doblará considerablemente tomando la forma de la hoja antes de que ésta pueda cortarla o provocar algún desgarro. Esto es lo que caracteriza a una piel maleable. Por otra parte, si la piel está seca no será flexible y cuando la hoja de la navaja pase por ella no se adaptará a la piel, lo que causará irritación o algún corte.
Un ejemplo muy ilustrativo puede ser lo que le ocurre a las manos durante el invierno. La piel se seca y los dedos se abren fácilmente porque la piel no está flexible. Esto no pasa en verano, al estar la piel mucho más hidratada y poderse mover sin riesgo de que se abra. Otro ejemplo consiste en pensar lo fácil que es partir una zanahoria seca en vez de una zanahoria húmeda o una rama mojada y una seca, etc. Una rama húmeda se doblará bastante antes de que finalmente se parta, si es que se parte, mientras que una rama seca se partirá casi instantáneamente sin doblarse.
En los ejemplos anteriores esta la explicación de para que sirven los aceites… Y no es tanto por que añadan lubricación debajo de la hoja de la navaja sino porque retienen humedad en la piel permitiéndola flexionarse al contacto con la hoja de la navaja. Por eso muchos usuarios notan muchos menos cortes al usar un aceite de preafeitado, sintiendo también la piel mucho mas suave tras su uso. De ahí que los mejores aceites de preafeitado son aquellos que penetran en la piel y la hacen flexible en vez de aquellos que no penetran en la piel. Estos últimos simplemente añaden una capa de lubricación de manera que la hoja de la navaja se desliza mejor sobre la superficie pero no tienen ningún efecto sobre la maleabilidad de la piel.
En el afeitado tradicional, la lubricación viene principalmente del agua y la espuma del jabón o crema, que disminuyen el rozamiento y la tracción de la navaja sobre la piel. La espuma añade también una barrera protectora entre la piel y la hoja de la navaja impidiendo que ésta toque la piel. Incluso en el caso de que la hoja de la barbera haga contacto con la piel, si ésta está flexible no se cortará tan fácilmente
En resumen, hay tres cosas en las que hacer hincapié para reducir los cortes e irritaciones:
Crear una barrera entre la piel y la cuchilla: Amortiguación lograda con la espuma o un aceite no absorbible.
Disminuir la fricción y el agarre de la hoja: Lubricación para conseguirla el agua es el elemento principal y más importante, y también la espuma o un aceite no absorbible por la piel.
Incrementar la flexibilidad de la piel: Hidratación el agua de nuevo, es fundamental y muy importante y también un aceite de pre afeitado que la piel pueda absorber.
De todo esto, hay que resaltar la importancia del agua. Hoy en día se sabe que: aunque la capa córnea de la epidermis tiene facilidad para absorber agua, no la fija demasiado bien, así que es necesaria una sustancia oleosa para retenerla. Aplicar una sustancia de este tipo a la piel sin proveerla también de agua, ya sea de un hidratante o mediante un baño no es efectivo. El aceite de preafeitado retiene agua en la piel para hacerla más flexible, pero también es necesario añadir agua al mismo tiempo de manera que se fije a ella o el producto de preafeitado no valdrá para nada. Por ello, el usar el producto de preafeitado en la ducha o inmediatamente después, mejor sin secarse totalmente la cara, es una de las mejores opciones. El agua provee al aceite de la hidratación necesaria y el vapor ayuda a abrir los poros para que el producto penetre mejor.
Se pueden conseguir los mismos efectos usando una toalla caliente.
El aceite de jojoba funciona muy bien como sustancia de preafeitado ya que es estructuralmente similar al sebo producido por las glándulas sebáceas humanas y penetra fácilmente en la capa córnea. Al salir de la ducha y prepararse para el afeitado, la piel estará muy maleable y resistente a los cortes que con la barbera se pudiera producir.
Los aceites de preafeitado se deben usar de la manera siguiente:
Remojar la cara y barba con agua templada, esto ayuda a saturar la piel y abrir los poros permitiendo al aceite penetrar mejor.
Frotar el aceite hasta que se absorba por completo.
Dejar que la ducha o una toalla caliente hidrate la piel y ayude a hacerla maleable y flexible.
Preparar la espuma y afeitarse como siempre.

Algunos de los aceites beneficiosos para la piel y que esta suele absorber bien son: aceite de jojoba, aceite de ricino, aceite de almendras, aceite de semilla de albaricoque, aceite de aguacate, aceite de colza, aceite de coco, aceite de maíz, aceite de pepitas de uva, aceite de semilla de cannabis, aceite de oliva, aceite de girasol aceite de castor o aceite de ricino, manteca de karite, manteca de cacao, y muchos aceites esenciales, aunque algunos de estos funcionan mejor que otros
Por lo tanto aunque no es imprescindible, una buena crema o aceite pre-afeitado es muy recomendable como parte de la rutina diaria del afeitado. La crema o aceite prepara la piel para el afeitado, y proporciona una sensación muy agradable en la cara.
Si no tiene tiempo, o no tiene ganas de ponerse una toalla caliente sobre la cara, es muy recomendable el probar algunos de los muchos productos pre-afeitado que existen en el mercado.
Tanto si se trata de una crema como de un aceite pre-afeitado, el modo de uso es el mismo que el relatado más arriba:
Mojar la cara con agua caliente. No se trata sólo de lavarse la cara, sino de darse un pequeño masaje con el agua caliente para abrir los poros y que la barba salga más fácilmente.
Secar la cara con una toalla, pero no completamente. Deje que la piel quede húmeda.
Aplicar la crema o aceite pre-afeitado y dese un masaje sobre la zona a afeitar.
Sin eliminar la crema o aceite, aplicar la espuma obtenida del jabón o crema de afeitar con la brocha.
La exfoliación es la eliminación de las células muertas. La piel realiza este proceso de forma natural aproximadamente cada 28 días, pero, a medida que se envejece, el proceso de la exfoliación es cada vez más lento.
Entonces las células muertas se quedan en la superficie y las nuevas no tienen espacio para crecer.
Como resultado, la piel adquiere un tono cenicienta, una textura áspera y aparecen los puntos negros.
La exfoliación limpia la piel de las células que le impiden funcionar correctamente y la hace lucir más joven y fresca.
Sobre los exfoliantes se ha dicho de todo, desde que son buenos, hasta que como va a exfoliarse la cara antes de afeitarse si ya lo va ha hacer suficientemente con la brocha y navaja, son opiniones y como siempre depende del tipo de piel que cada persona, si la tiene muy grasa, no estaría de más, pero si es de piel seca no será nada bueno hacer dos exfoliaciones seguidas a la piel de la cara.
Como conclusión se puede decir que cada cara es única.
Para saber que es lo que mejor le va a cada uno, debe comprobarlo en su propia cara.
Hay personas que el baño les reblandece la piel y un afeitado posterior les irrita, sin embargo a otros les viene bien.
Por ejemplo hay a quien el jabón de glicerina le es bueno como preparación antes del afeitado pero otras personas prefieren afeitarse mojándose la cara lo menos posible.
Un afeitado estándar sería:
Lavarse la cara con jabón suave, poner un pre para hidratar la piel, aplicar el jabón y tras unos minutos afeitar. Aplicar una loción aftershave para cerrar los poros y prevenir infecciones leves y aplicar un bálsamo ligero para hidratar la piel.
Sobre esa base se pueden hacer todas las variantes que mejor le vengan a su rostro
Ya es conocida la importancia que tiene el agua en relación con el afeitado clásico. La hidratación es la clave de todo. Más específicamente, los pelos hidratados son más fáciles de cortar que los secos. Sabiendo esto, es necesario entender el pelo un poco mejor y también conocer la naturaleza de los ingredientes que frecuentemente se usan en algunos de los productos que suelen usar
El tallo del pelo, o la parte que asoma de la piel, está formado por tres partes o capas. Las dos capas internas que no preocupan demasiado para estos menesteres se llaman córtex y médula. La capa más exterior que tiene una gran importancia para entender todo este jaleo, es la cutícula. La cutícula es una capa dura de células redondeadas que se solapan entre sí. Actúa como una barrera protectora para el interior, que es mas blando, y es hidrofóbica es decir resistente al agua. La cutícula es la capa más resistente del pelo y actúa como la primera línea de defensa contra todo tipo de agresiones exteriores, como las que se infligen con la navaja de afeitar.
El pelo con la cutícula dañada absorbe los líquidos más rápidamente. El agua moderadamente caliente daña la cutícula y hace que se pele. Cuando una solución alcalina,jabón, se aplica en el pelo, hace que las células de la cutícula se hinchen y levanten favoreciendo el paso del agua y demás sustancias a las partes interiores.
Si se hecha un vistazo a los ingredientes contenidos en algunas cremas y jabones de afeitado para ver como desempeñarían la función de pre-afeitado se encuentran:
Agua: Bastante simple y evidente.
Ácidos esteáricos y/o mirísticos: Ácidos grasos saturados: usados para espesar o endurecer el jabón que además actúan como emulsificadores (mezclan aceites y agua) y lubricantes.
Hidróxido de potasio y/o hidróxido de sodio: Álcalis que ayudan en la saponificación de los aceites y disolventes en la cutícula.
Glicerina y/o glicoles: Emolientes, humectantes, disolventes y lubricantes.
Fragancias, aceites esenciales y perfumes: Proporcionan el olor o fragancia al producto.
Otros aceites provenientes de plantas: Se usan por los beneficios para la piel. Algunos de ellos son aceite de coco, aceite de hoja de eucalipto, aceite de oliva, aceite de rosa mosqueta…
Parabenes: Cubren un largo grupo de sustancias que se usan como conservantes previenen que los ingredientes se estropeen o pierdan su potencial. Han desaparecido por completo de las formulaciones ya que hoy en día se consideran cancerigenos.
Otros: existe un amplio abanico de ingredientes con diferentes finalidades: antisépticos, anti-bacterianos, limpiadores, anestésicos, calmantes, hidratantes y refrescantes
Conclusión; Si se quiere preparar los pelos de la barba para un buen afeitado, lo ideal es obtener el mayor grado de saturación o lo que es lo mismo mayor cantidad de agua retenida en el pelo en el menor tiempo posible. Para conseguirlo, se necesita usar una solución alcalina, es decir, dañar la cutícula, el aplicar un humectante favorece una rápida absorción de agua y finalmente remojar con agua templada o caliente, que daña la cutícula e hidrata la barba.
Con todo esto, se puede pensar que la espuma del mismo jabón con el que se va a afeitar podría servir como un buen preparado de pre-afeitado, si es así, está en lo cierto.
En los viejos manuales de barberos y de manera resumida, estipulan:
Aplicar la espuma en la cara con un movimiento circular con dos dedos de la mano, dentro de los pelos de la brocha. La finalidad de esto es controlar mejor la brocha, evitando así esparcir jabón en la nariz, oídos y boca del cliente. Obviamente la técnica a usar no tiene que ser exactamente la misma, y la manera en que coja la brocha debe de ser cómoda. El principal objetivo es esparcir bien la espuma a la vez que se estimula la piel y los folículos pilosos.
Después de que se haya esparcido la espuma por la parte de la cara a afeitar, usar las puntas de los dedos moviéndolas de forma circular, para trabajar mejor la espuma en la barba. La cantidad de tiempo requerido depende de la densidad y dureza de la barba. Asi por ejemplo, para quien tenga una barba espesa y gruesa ha de pasar 2 minutos en esta parte. El tiempo puede variar, pero esto es bastante importante y a la vez placentero, así que no se debe ir con prisa.
Mojar una toalla de manera uniforme con agua caliente pero no tan caliente hasta el punto de hacerla incómoda y luego escúrrirla. La toalla debería permanecer húmeda pero sólo lo suficiente como para que no gotee, la cantidad de agua a dejar en la toalla dependerá de sus preferencias.
Coloque la toalla de manera que cubra la superficie a afeitar. En este punto el barbero es cuando normalmente iría a asentar y esterilizar su navaja. El tiempo medio con la toalla puesta ronda los 3 minutos. No escatime tiempo en este paso ya que es decisivo para el resultado final. Un beneficio añadido de la toalla caliente es que estimula el flujo de las glándulas sudoríparas y sebáceas, causando que las grasas y sudor corporales emerjan a la superficie de la piel, dando una lubricación extra a la barbera.
Al retirar la toalla de la cara, usarla para eliminar cualquier rastro de espuma que quede. De este modo se elimina la suciedad, grasa y células muertas que puedan estar flotando en la espuma.
En este punto, ya se está preparado para reespumar y comenzar un verdadero afeitado de lujo
El uso de esta rutina de preafeitado aumenta considerablemente la calidad de los afeitados y el disfrute con ellos.
Estas técnicas deberán dejar la barba lo suficientemente saturada de agua como para que sea difícil sentir u oír la navaja al afeitarse.
Todo lo dicho debería ser útil y ayudar a conseguir ese afeitado maravilloso y fantástico que todos buscan, e igualmente servir para entender los comos y porqués en relación al preafeitado.
También tiene como objetivo el ser capaz de tomar mejores decisiones respecto al preafeitado y a las compras de productos que aseguren que se tiene lo mejor en ambos sentidos.

25 Me gusta

Muchas gracias por otra clase magistral :clap::clap::clap:

Gracias por tus excelentes aportes!!

Otro fascículo para guardar
Muchas gracias por compartir

Enriquecedor. Muchas gracias!!!

Buen aporte!! Muchas gracias!!

Excelente aporte compañero