Rotación de las navajas de afeitar

En primer lugar y cuando se comienza, se puede tener una sola navaja y afeitarse con ella todos los días. Las horas que pasan entre un afeitado y otro deben ser suficientes para que se recupere el filo.
El tener dos navajas, es buena idea cuando se decide a afeitarse solo con barbera. Esto ocurre cuando ya ni tan solo guarda alguna maquinilla desechable o no piensa usarla salvo en momentos determinados por estar fuera de casa o casos similares.
Entonces, dado que tiene dos, es muy adecuado alternar su uso, asi tiene más garantías de recuperación del filo.
Cuando se tienen más de dos es muy importante el establecer un orden de uso de las distintas navajas que se posean, con el fin de no repetir afeitado dos días seguidos con la misma. Esto tiene su justificación en que el filo de la navaja necesita recuperarse después de la agresión que supone el afeitado. Son filos muy delicados y aunque a simple vista no se vea, después de cada uso el filo queda doblado de cortar el pelo.y aunque puede que con veinticuatro horas de descanso el filo se haya enderezado de nuevo, es mejor aún que transcurran cuarenta y ocho horas. Esto no supone problema para los poseedores de varias barberas. Antes lo habitual sobre todo en los que se lo podían permitir economicamente era mantener una rotación semanal es decir poseer siete navajas una para cada día de la semana, por esta razón algunos fabricantes también realizaban “semanarios” consistentes en una caja o estuche que contenia siete navajas iguales del mismo modelo y que casi siempre llevaban grabado en su lomo el dia de la semaa o en su defecto un número del 1 a 7 lo que permite utilizar una cadia de la semana y evitar la repetición o equivocación en la elección diaria. Con la rotación además de la recuperación del filo también se logra reducir el desgaste de la navaja al no realizar todos los afeitados con una única pieza lo que también retrasa su afilado.
Aunque si que es cierto que el descanso alarga la vida del filo por el simple hecho de que al recuperarse en parte las rebabas, el desgaste con el cuero es menor, y aunque seria lo ideal técnicamente no hay ningún inconveniente por darle un uso intensivo a la navaja como hacían los antiguos barberos, para eso los alemanes invirtieron años de estudio buscando un equilibrio ente dureza y tenacidad en el acero de la hoja de la barbera.
La única diferencia a largo plazo entre una navaja “descansada” y otra sin descansar seria el porcentaje de visitas a la pasta y piedra de afilado que en un uso particular apenas supone desgaste alguno. Muchos usuarios piensan que si hubiera que tomarse en serio lo que se lee y dice sobre dejar descansar la navaja desde un mínimo de veinticuatro horas hasta el tiempo ideal de varios días entonces una antigua barbería con una fluida clientela tendría que disponer de decenas de navajas en la zona de descanso.
El que solo posea una barbera podrá afeitarse con ella todos los días, pero a la navaja le viene bien un descanso, una solución podría ser afeitarse un día con barbera y otro con otro método de afeitado.
De todo esto se deriva, como ya se ha dicho, la existencia y fabricación de semanarios o lo que es lo mismo siete navajas iguales una para cada día de la semana y en muchos casos con el día de la semana correspondiente grabado en su lomo o numeradas, así como de cajas y fundas para guardar siete navajas, una por día de la semana, lo que a muchos usuarios su utilización les resulta tremendamente cómoda, práctica y eficaz para realizar las rotaciones de las navajas
Los usuarios experimentados y algunos coleccionistas son partidarios de ir alternando las navajas más que nada por las diferentes sensaciones que ofrece cada una por lo que es necesario tener varias en función de la frecuencia de afeitado ya que en su opinión no se trata únicamente de afeitarse para ellos el componente hedonista placentero es muy importante. Lo aconsejable es cambiar la barbera diariamente, cada navaja transmite unas sensaciones que ese día puede apetecer más. Y aunque no se lleve un orden establecido, no es conveniente usar la misma navaja dos veces seguidas.

14 Me gusta

Eso sería estupendo, me encantaría tener “solo” siete navajas, pues a mí me sabe mal tener más de las que necesito…

Últimamente he elegido unas 10 navajas de entre las mías, ni son las más bonitas, ni las más nuevas, ni las mejores pero son las que más me gustan y mejores sensaciones me transmiten para irlas rotando y usando todas por igual.

Todo lo demás al zoco, que hay por ahí muchos compañeros a los que les gusta estrenar navajas y a mí me da igual que las navajas lleven sello o utilizar el sello para enviar cartas…

6 Me gusta