Tamaño, dimensiones del asentador para las navajas de afeitar

Tamaño del asentador.
Es independiente y sobre todo una vez que se aprende a usar un asentador de cuero correctamente, el tamaño no importa aunque para algunos usuarios si.
La anchura del asentador es algo que tiene que decidir cada usuario, ya que después de todo es su asentador, y por ello es perfectamente válido, eso si, siempre y cuando no tenga defectos o deformaciones ni cortes, es decir su superficie este bien y sea plana.
Con la excepción de loa asentadores denominados de viaje y del asentador de paleta de época o antiguo que puede ser muy corto y estrecho, los asentadores están generalmente disponibles a partir desde 2 pulgadas hasta 3 pulgadas de ancho, normalmente en múltiplos de un cuarto de pulgada: 2,00, 2,25, 2,50, 2,75, 3,00. La mayoría de las navajas tienen un filo cortante en la región de 2,5 a 2,75 pulgadas de largo, lo que implica que en los asentadores más amplios de tres pulgadas se podrá acomodar el total de la hoja sin tener que recurrir a trazos en X mientras asienta. Suena muy bien en el papel, pero igual que el afilar con trazos en X tiene ciertos beneficios ya que no todas las hojas son completamente planas y simplemente con desplazar la hoja hacia arriba y hacia abajo en diagonal se asegura que todas las partes del filo de la misma entren en contacto con la correa de cuero. Algunas hojas tienen aspecto de que están claramente deformadas, dobladas o con “sonrisa”. Mientras que un cierto grado de hundimiento, de flexión del cuero, permitirá que este entre en contacto con una hoja ligeramente deformada, el trazo en X en una correa de cuero estrecho permite, garantiza y asegura que todas las partes de la hoja reciben la misma atención.
Los anchos más habituales de los asentadores son 2 pulgadas, 5,8cm; 2,5 pulgadas 6,35 cm y ahora últimamente 3 pulgadas 7,62 cm (1 pulgada equivale a 25,4 mm).
De todos modos, los asentadores de 8 cm de ancho funcionan perfectamente bien. No hay problemas con ellos. Pero también un buen asentador de 6 cm. funciona muy bien. La única diferencia existente es que los asentadores malos de 8 cm. son mucho peores que los de 6 cm., ambos se deforman, pero con el aumento de la anchura la deformidad también aumenta.
Si ha aprendido a asentar haciendo pasadas en un asentador ancho, perfecto. Si aprendió en uno estrecho entonces las pasadas en X son para usted una técnica igualmente aprendida y memorizada, con lo cual usted si así lo desea también puede hacer una pasada en X en un asentador de 8 cm. ya que siempre se suele utilizar lo que se aprende inicialmente. Por lo tanto el tamaño no debe hacer la diferencia.
Actualmente los asentadores anchos son recomendados y elegidos por muchos usuarios, aunque si ya de por si el mover la navaja correctamente hacia atrás y hacia delante sobre el asentador no es fácil de aprender inicialmente y lleva mucho iempo y pasadas, para un principiante aún lo es más haciéndolo en X. Por ello en el de 7 cm. es bastante más fácil aprender el movimiento hacia atrás y hacia delante de asentado de la navaja y al menos de momento no se debe preocupar en aprender a hacerlos en X pudiendo posponerlo.
Hay usuarios totalmente partidarios de los asentadores de 7cm de ancho y lo justican puntualizando sobre los pases en X y explicando el porque no son nada partidarios de ello argumentando lo siguiente: Al principio de una pasada en X, y durante el primer tercio del recorrido, la punta de la hoja está fuera del asentador. Así mismo, en el último tercio, la parte trasera de la hoja está ya fuera del asentador. Pero el centro de la hoja ha permanecido siempre dentro del asentador. El decir; el centro está más asentado que los extraemos de la hoja. O lo que es lo mismo, el asentado no es uniforme a todo lo largo de todo el filo de la hoja.
Esto sucede en los asentadores de dos pulgadas (5 cm) y en todos los asentadores de ballesta, salvo los que usan los famosos Lynn Abrams y el Maestro Livi, que son unos monstruos de 8 o 10 cm de ancho. En los de colgar de 7 cm (3") entra la hoja entera y el asentado es uniforme. Y si tienen más longitud que da el brazo de la persona que realiza el asentado, mejor aún. En una pasada se recorre más del doble de distancia que en un asentador de ballesta y se alcanza más velocidad, con lo que el asentado mejora al aumentar la energía de rozamiento. Esta es la opinión del forero Joaquin.
Sin embargo hay otros usuarios que opinan que para una navaja de afeitar que muy frecuentemente no es perfectamente plana, es más recomendable un asentador de correa de cuero más estrecho, dado que es más fácil el asegurar que todo el filo realice un buen contacto con el cuero del asentador.
Todo lo que sigue es otra opinión y sólo eso de muchos usuarios experimentados. Los trazos en X son deseables tanto en el asentado como en el afilado. ¿Alguien se pregunta por qué las piedras de afilar no se hacen en 3 pulgadas de ancho para usar con las navajas de afeitar? Del mismo modo, ¿Alguien se preguntó por qué los asentadores de 8 centimetros o 3 pulgadas son ahora considerados como una nueva moda después de que durante décadas los asentadores estándar que se han utilizado son más estrechos? Las respuestas solo pueden ser la pereza a aprender o el miedo a no usar la técnica adecuada para asentar una navaja correctamente, ya que no existe otra razón y esta en cualquier caso resulta que es independiente de la anchura de la correa de cuero. Actualmente hay quien piensa ¿erróneamente? que tantas hojas defectuosas, con curvaturas de biseles y filos sonrientes o navajas que no tienen el filo paralelo al lomo, se han producido a lo largo del tiempo con el asentado, y que con el asentador de 8 centimetros de ancho quizás se hubiesen evitado.
Pero para navajas que no tienen el filo bien recto tampoco hay que obsesionarse con hacer las pasadas en X. Otra cosa sería con filos sonrientes o navajas que no tengan el filo paralelo al lomo por la causa que sea, entonces sí es necesario un asentador y piedra para afilar más estrecho y pasadas en X porque sino alguna parte del filo se queda sin asentar o afilar.
En conclusión el tener un asentador, paleta, tablilla o piedra en la que no quepa toda la hoja responde a una necesidad: La de dar pasadas en X, lógicamente cuanto más ancho es el asentador, paleta, tablilla o piedra, la X sera menos pronunciada, esto es obligado porque la navaja al ser forjada, no tiene un perfil perfecto. Igualmente, la superficie del asentador, paleta, tablilla o piedra no tienen un coeficiente de aplanado cero. Así al no ser perfectamente planas y caber entero el filo de la hoja en toda su longitud se han de realizar pasadas en X, de modo que toda la longitud del filo reciba la atención del asentador o de la piedra incluso cuando la hoja de la navaja cabe entera en el ancho del cuero y las pasadas se realizan de forma recta existe la posibilidad de que haya zonas del filo que no rozan el cuero o la piedra, porque la planitud del lomo y filo de la barbera no son perfectas y el cuero o piedra tampoco son totalmente planos.
Por lo tanto para una gran mayoría lo aconsejable y recomendado es un ancho en el que no quepa toda la navaja dentro del ancho de la piel o cuero, si no que queden las dos extremos fuera punta y talón. De hecho muchos de los fabricantes y usuarios de asentadores después de pruebas e investigaciones han llegado a la conclusión que lo mejor son los 6 centímetros de anchura a pesar de los 8 centímetros que suele tener la hoja de la navaja, porque así no llegan a estropearse tanto el asentador como la navaja, a no ser que se trate de un cuero muy grueso y por tanto con un buen porte, difícil de conseguir sobre todo en pieles con poco espesor.
Los asentadores con 6 cm de ancho son los ideales dado que con una correa de este ancho, el cuero ya toca todo el filo, sin pensar en la X, porque el brazo instintivamente se mueve en arco similar a como si fuese el limpiaparabrisas de un coche, y la parte de filo que está fuera del cuero acaba entrando. Incluso, si no fuese por las navajas de talla 14 o 7/8 y mayores de 8 cm de largo de filo, tampoco habría necesidad de cueros muy anchos. Para la mayoría de barberas que aún se fabrican y sobre todo se han fabricado, con 4 cm de ancho ya es suficiente para asentar bien.
Con la longitud o largo del asentador sucede lo mismo y hay que pensar que el brazo tiene un juego de longitud dado o máximo, y que normalmente cuando se exceden los 50 centímetros de longitud el movimiento ya se hace forzado, de hay que se haya acabado imponiendo los 50 cm como longitud habitual e idónea y que las medidas mas convenientes para el asentador estandar sean las de 6 cm de ancho por 50 cm de largo de superficie aproximada.
También esta claro que un asentador grande le dará muchas más satisfacciones que no uno de sólo 20cm de largo por 4 de ancho.
Los grandes maestros en la fabricación de asentadores de la historia del afeitado tampoco sobrepasaron esas medidas estandar en la gran mayoría de sus asentadores.
Dos dudas o preguntas frecuentes pero muy interesantes de los que se inician, sobre la anchura de asentadores y piedras de afilado son:
Si el ancho del asentador es mayor que el de la navaja y la navaja tiene los extremos cuadrados, ¿No se corre el riesgo al asentar de cortar el cuero? La respuesta es no, pero hay que tener siempre muy presente el que no hay que apretar al asentar y el cuero debe ser solamente acariciado con la navaja y se ha de aplicar aproximadamente la misma presión en los dos lados de la hoja. De todas formas hay pocas navajas que tengan punta de verdad.
Si la navaja es más ancha que el asentador y, se asienta con la navaja en diagonal, al no hacerse el asentado o afilado en perpendicular a la hoja, ¿No se esta asentando de manera irregular o no uniforme? La respuesta también es no. Cuando realmente asentara y afilara de manera irregular es si el filo no toca el cuero en toda su longitud, pero si el cuero o piedra están planos y no presiona, se asienta todo el filo aunque el centro de la hoja permanezca mas tiempo en contacto con el cuero y la piedra. Por eso no son buenos los asentadores y piedras de más de 6 cm de ancho, porque en los asentadores de colgar para que queden perfectamente planos al darles tensión hace falta un mango o asa muy grande quizá como la de una maleta, o también que sean muy gruesos. Lo mismo que si estira en exceso de uno más estrecho: se combará y se levantarán los lados o el centro, y entonces el filo solo tocará el cuero en los lados o en el centro.
Por lo tanto para navajas que tienen el filo bien recto tampoco hay que obsesionarse con la anchura. Como ya se ha dicho otra cosa son los filos con sonrisa o navajas que no tengan el filo paralelo al lomo, entonces sí es necesario un asentador y piedra para afilar más estrecho y pasadas en X porque si no alguna parte del filo se queda sin asentar o afilar.
En el cuero lo que hay que realizar es pasar la navaja unas 40 veces en sentido contrario del filo fijando el extremo del cuero en un punto fijo y tensando el asentador si es de colgar.

9 Me gusta

Con esto siempre he tenido dudas. ¿40 pases por cada cara de la hoja o en total, es decir 20 por cara?

Gracias por el aporte.

Gracias caballero