Uso, cuidado y mantenimiento de las brochas de afeitar

Uso.
Hay algo intemporal y excepcionalmente varonil acerca de usar la brocha de afeitar y aplicar la espuma en la forma en que se ha aplicado desde hace cientos de años. Una vez que se prueba, es poco probable que vuelva a las espumas de bote o en spray.
Utilizar una brocha es muy fácil y agradable. Después de preparar la cara una vez lavada y limpia con agua tibia, sumerja la brocha en agua caliente durante unos segundos y con un golpe de mano elimine el exceso de agua. Si utiliza un tazón o recipiente de afeitar, el trabajo de agitar o batir la brocha en el cuenco le dará como resultado una gran cantidad de rica espuma utilizando una pequeña cantidad de crema o jabón de afeitar. A continuación, aplicar en la cara hasta que se cubra de espuma y luego comenzar el afeitado.
También puede hacer espuma moviendo la brocha con el jabón o crema que se haya cargado previamente en ella, directamente en la cara o en la palma de la mano.
Siempre enjuague la brocha después de cada uso y cuelguela para que se seque en un soporte o percha para brocha de afeitar.
Diferentes usuarios tienen diferentes enfoques para la creación de la espuma y aplicarla a su cara. Hay muchos artículos, y vídeos sobre el tema, pero la mayoría excesivamente complicados para explicar una tarea simple. Sólo experimentando y probando se consigue, y no se preocupe por la forma “perfecta”. Con el experimento y la práctica pronto tendrá la espuma y afeitado que usted siempre quiso.
Usando una brocha de afeitar probablemente tendrá la mayor mejoría en su afeitado en que su piel se vea bien después de un afeitado. La brocha de afeitar exfolia la piel y hace que los pelos de la barba se levanten con lo que es más fácil para su navaja barbera el cortar el pelo de forma limpia y cerca de la piel, lo que le dará mayor apurado. Y dado que asi los pelos de la barba son mucho más fáciles de cortar, usted no tiene que ir tan rápido con su barbera, lo que se traduce en una menor irritación y enrojecimiento de su cara. Por lo tanto un mejor afeitado y una piel mejor.
La mayoría de los hombres consideran como factor principal a la hora de tomar la determinación de utilizar una brocha de afeitar la satisfacción que les produce la sensación de los pelos o cerdas de la misma al pasarla por su cara, y lo bien que la brocha produce espuma del jabón o crema de afeitar. Las preferencias personales son importantes, por ejemplo, algunos usuarios prefieren brochas más suaves, mientras que otros, los menos, brochas duras. Después de seleccionar el tipo de brocha, y el de pelo, puede centrarse en el tipo de mango y en el estilo que prefiera. El mango no afectará a su afeitado, pero tendrá que elegir entre diferentes estilos de forma de mango que van desde lo clásico a lo moderno, varios colores , materiales como el ébano, o cuerno y otros materiales mas comunes como el metal, la madera y resinas acrílicas . El elemento clave que afecta al precio de las brochas de afeitar son los tipos de pelo utilizados, si las brochas están montadas a mano o no, el tipo de material utilizado para los mangos, y si estos tienen algún grabado artístico. Los precios pueden variar desde diez a varios cientos de euros. Cuando se piensa en los precios, tenga en cuenta que una brocha de afeitar con frecuencia dura diez años o más y probablemente tenga un efecto más importante en su aspecto diario que cualquier camisa, corbata, traje o chaqueta que usted compre. Por lo tanto ¿No tiene sentido gastar dinero en una brocha que hace que su rostro se vea mejor cada día del año?

Cuidados de la brocha de afeitar.

La brocha de afeitar es uno de los elementos principales en el afeitado clásico y para muchos usuarios, lo que realmente marca la diferencia de calidad con respecto al afeitado moderno.
Cuidar la brocha es pues una labor importante y que marcará la diferencia a la hora de que esta dure más y se comporte mejor haciendo espuma.
El cuidado y mantenimiento de la brocha de afeitar es fácil. Con el cuidado adecuado, una brocha de afeitar de tejón debe durar fácilmente diez a quince años. Después de cada afeitado, enjuague la brocha con agua caliente pero no hirviendo para eliminar la espuma y la película, séquela apretando pero sin retorcer el pelo con una toalla un poco para quitarle de encima la mayor parte de la humedad después frote la brocha en la toalla con movimientos longitudinales como si fuese su cara y seguidamente cuelgue la brocha en un soporte o percha de manera que el agua gotee hacia abajo lejos de la base de los pelos. Si usted no tiene un soporte, deje la brocha de pie sobre su base en lugar de colocarla en posición horizontal sobre su lado. Nunca mantenga una brocha humedecida en un botiquín cerrado o en una bolsa de viaje durante cualquier periodo de tiempo. No use agua hirviendo, ni limpiadores fuertes y ni un secador de pelo en una brocha de afeitar de pelo de tejón. Si una brocha comienza a tener un olor a humedad o extraño, probablemente no se ha limpiado correctamente después de cada afeitado o espera demasiado tiempo entre afeitados para limpiarla. Recuerde limpiar siempre la brocha después de cada afeitado. Si encuentra que su brocha tiene una gruesa acumulación de jabón, espuma o moho, trate de usar un poco de champú en la brocha durante un minuto y luego dela un buen enjuague. Otro método de limpieza es empapando la brocha en una solución de bórax durante unos 15 minutos.

Rutina de secado.

Después de usar la brocha durante el afeitado, se ha de realizar un aclarado, con agua tibia del pelo de la misma hasta que el agua salga clara.
Es muy importante quitar todo residuo de jabón del pelo de la brocha para ello sujete la brocha por la base del pelo y apriete con los dedos indice y pulgar y deslicelos hacia las puntas, hasta sacar todo el agua con los restos de jabón.
Sacudir bien la brocha para eliminar todo exceso de agua y humedad que el pelo pueda contener, con cinco sacudidas es más que suficiente.
Secar el pelo apretándolo con una toalla seca y apretando ligeramente las puntas de la brocha, seguidamente muévala sobre la toalla con movimientos de pintor como si fuese su rostro, de esta forma el aire entrara en la brocha y se secará antes. Este paso es esencial.
Colgar la brocha hacia abajo para mejorar su secado. Para ello hay que utilizar un soporte o percha que sin duda es imprescindible y se necesita para mantener y secar su brocha correctamente.
Durante un tiempo hubo quien no compartía esta teoría y consideraba los soportes de secado un objeto inútil al no encontrar ninguna ventaja ni diferencia con su utilización en el secado de las brochas hacia abajo con respeto a hacerlo con la brocha de pie. Por lo que para muchos usuarios fue y aún es objeto de controversia, el colocar la brocha hacia arriba o hacia abajo ya que no encuentran diferencia, sin embargo gran parte de los fabricante recomiendan el colocarla hacia abajo, ya que no daña la brocha y no para vender soportes como se pudiera pensar. El soporte es útil para secar y mantener su brocha correctamente. La prestigiosa marca inglesa de brochas de afeitar Simpson no los aconseja y recomienda el secado con la brocha de pie en sitio ventilado a temperatura ambiente. Para otros muchos fabricantes y usuarios es fundamental e imprescindible el colgar la brocha hacia abajo para su secado, ya que de esta forma se ayuda al agua a caer y abandonar el nudo de la brocha. Este, el nudo, es la parte más frágil de la brocha en relación al tema humedad. Por su densidad es de lento secado y de difícil acceso, por lo que puede acumular humedad y permanecer ahí durante mucho tiempo lo que puede estropear la brocha.
Al secar la brocha con la toalla, se consigue secar las puntas de la parte exterior de la brocha. Y al colocarla hacia abajo, el agua tendrá a descender por el pelo, desde la zona densa del nudo hacia las puntas, donde al ser una zona más aireada se evaporará
Si se pone de pie hacia arriba, este proceso se dificulta por la acción de la gravedad que tenderá a mantener el agua en el nudo, por más que esta intente, por capilaridad, ascender a la parte seca.
De manera opcional y posteriormente, se puede sacar la brocha del soporte y apretar o frotarla sobre su mano suavemente para que la brocha recupere su forma e incluso si algunos pelos están curvados o no han recuperado su forma habrá que peinarlos con un pequeño peine con dientes abiertos para que vuelvan a tener su estilo habitual.
Una vez que la brocha este bien seca da igual que la brocha este de pie o colgada hacia abajo, si se ha de guardar sin colgar, mejor hacia arriba que apoyada de lado, para evitar que el peso del mango descanse sobre el pelo deformándolo a la vez que se permite que el pelo este aireado.
El almacenamiento adecuado de la brocha de afeitar es absolutamente necesario. Asi aumentará en gran medida la vida de la brocha si se guarda correctamente.
Toda esta rutina aunque parezca lo contrario se puede realizar en tres minutos y de esta forma cuidar las brochas, especialmente las de pelo de tejón que son caras y más sensibles al uso continuado y así conseguir que duren muchos años como el primer día.
Después de un tiempo de uso, aproximadamente seis mes, si se usa la misma brocha a diario, o más espaciado, cuando se observe que el círculo exterior de unión al mango esta blanquecino hay que:
Limpiar la brocha con vinagre blanco y agua caliente al 50% de cada líquido y dejarla en remojo durante al menos 10 minutos. Esto eliminará los restos de jabón por completo y después de limpiar la brocha hacer un par de ciclos de espumado y suavizado con ella para que así vuelva a su estado normal de hacer espuma y eliminar el olor a vinagre que pueda quedar, también se puede utilizar bórax en vez de vinagre que apenas si deja olor.
Otro método es:
Sumerga la brocha en una mezcla de agua y vinagre al 50% primero, después enjuagar
Sumergir en agua con bórax máximo 1/10 partes del volumen total y de nuevo enjuagar.
Finalmente secar.
El papel que juega cada producto en la limpieza es:
El agua reblandece los restos presentes en la brocha, a la vez que sirve de disolvente a los productos utilizados y finalmente remueve cualquier resto de producto en los enjuagues.
El ácido acético principal componente del vinagre tiene una misión de desengrasante y desinfectante. Va a disolver los restos grasos de los jabones que haya usado y que han podido quedar en el pelo de la brocha. A su vez es un desinfectante natural, de poder medio y amplio espectro.
El bórax, es una sal que varía su comportamiento en función del pH del medio en que se encuentra, con lo cual actúa de tampón, regulando el mencionado pH. Si esta en un medio ácido actúa de álcali y a la inversa. Esta propiedad interesa puesto que asegura que la brocha va a obtener el equilibrio natural después del tratamiento, también sirve de antiséptico y de tensoactivo, es decir elimina la tensión superficial entre el agua y los demás productos ayudando a eliminarlos. Suele ser prácticamente inocuo para la piel humana.
Si se utiliza agua caliente, aumentara la actividad de ambos productos y en el caso del bórax aumenta más su capacidad de disolución.
Cuando se va de viaje y para evitar que los pelos se dañen con el roce contra otros objetos que se llevan en el neceser se suele introducir la brocha en un tubo o estuche. Muchos de los fabricantes venden tubos preparados para transportar la brocha. Esto está muy bien, pero asegurase y tenga cuidado, la brocha tiene que respirar. Es decir, no se debe cerrar herméticamente, pues al pelo no le conviene estar siempre húmedo, especialmente si hace calor.
Recuerde que la fracción de pelo que se encuentra dentro del mango es la que sufre más el exceso de humedad. Así que, al llegar a su destino la brocha de afeitar agradecerá salir del neceser y tomar el aire.
Hay unas brochas especialmente preparadas para viajar. Son las brochas de afeitar de viaje. Se desenrosca el pelo del mango y se guarda dentro de su propio mango, de esta manera se evita que el pelo de las cerdas se roce y se doble cuando está dentro del neceser. Además, la tapa del mango, que cierra el pelo, tiene uno o varios agujeros que permite la entrada de aire, también la parte posterior permite el paso del aire. Esto garantiza que la brocha se airee lo suficiente durante el viaje evitando mohos y malos olores.
Todos aquellos que gustan o deben viajar mucho deberían disponer de una brocha de viaje adecuada. Y debe tener siempre presente el no almacenar una brocha húmeda de tejón u otra clase de pelo en un cajón, caja o de forma hermética. Las cerdas al tardar mucho o no poder secarse se emoheceran e incluso empezarán a pudrirse. Como ya se indico una vez que termine de afeitarse, elimine la espuma restante y sacuda la brocha para quitar el exceso de agua de las cerdas. Guárdela con las cerdas hacia abajo para que pueda secarse de forma natural al aire. Esto también evita que cualquier residuo de agua descienda hacia la base del nudo.
Por ultimo como ejemplo y curiosidad Se han traducido del alemán los puntos que parecen mas interesantes de las instrucciones del fabricante Heinrich L. Thater sobre el buen uso y mantenimiento de las brochas. Compruebe, si lo desea, si usted cumple con tales recomendaciones para la larga duración de sus instrumentos de hacer espuma.
Espumar en la cara tendrá un impacto negativo sobre la durabilidad de la brocha. Las puntas del pelo de tejón se desgastaran más rápido debido al roce con el pelo de la barba. El jabón se debe espumar generalmente en un tazón o bacia.
Sumerga el pelo de la brocha en agua templada, nunca superior a 40 grados centigrados. El agua muy caliente hará que las puntas se doblen.
La brocha debe ser sumergida en agua y luego el exceso de agua ha de ser escurrido suavemente para dejar la brocha húmeda. Cargue la brocha, con movimientos circulares y solo con las puntas del pelo, con abundante jabón.
Una vez que haya terminado de hacer la espuma, aplíquela a su cara usando poca presión y con movimientos circulares. Aplique la espuma en la cara durante dos minutos.
Bajo ninguna circunstancia se debe aplastar el pelo de la brocha sobre el jabón: esto solo hará que la espuma se dirija al interior del tronco de la brocha desde donde sera mas difícil de transferirla a la cara. Y además de dañar el nudo de la brocha, no hará ni más espuma ni esta tendrá una mejor consistencia.
La espuma seca es la fuente mas común para la rotura o desprendimiento del pelo.Usted puede ver si su brocha necesita limpieza doblando el nudo hacia un lado y luego dejando que rebote hasta su forma original: los residuos secos de jabón se harán visibles como una pequeña nube de polvo blanco.
Se trata de unas instrucciones muy detalladas de como cuidar, usar y mantener la brocha de afeitar para que esta dure mucho tiempo.

36 Me gusta

Muchas gracias

Muchas gracias Gonzalo!!

Muchas gracias por el aporte. Yo limpio bien la brocha después de cada uso, la dejó un día en un soporte boca abajo y luego otros 3 o 4 al aire para que se seque del todo
Una vez que está seca, a su tubo y al armario

11 Me gusta

Gracias, compañero. Gran artículo.

Donde has comprado esos tubos para guardar las brochas??

2 Me gusta

Los tienes

https://www.giftsandcare.com/es/tejon-punta-plata-premium/3103--tubo-viaje-brocha-muhle.html

6 Me gusta

Buén aporte,Grácias Compañero!!!

Muchas gracias, y buenas indicaciones para el cuidado de nuestra brocha.

Muchas gracias por el aporte :+1:
Informacion que viene muy bien :smiley:

Tareas de mantenimiento:

Ya tocaba…

11 Me gusta

Preciosas Andrés :clap::clap::clap::clap::clap::clap:

1 me gusta