Uso del asentador

El asentador debe de ser usado antes de cada afeitado y es importante e imprescindible su uso para mantener la navaja limpia y pulida para proporcionar un afeitado suave y apurado.
Hay tres consideraciones básicas a tener muy en cuenta cuando se asienta en un asentador de colgar:
Se ha de garantizar que la correa de cuero esta bien sujeta, que tiene la tensión o estirado adecuado y que el usuario durante el asentado lleva a cabo los movimientos de la navaja correctamente.
Si estas tres consideraciones se tienen en cuenta inicialmente y se resuelven adecuadamente entonces la tecnica del asentado se puede aprender mucho más fácilmente. Es muy importante asegurarse de que todo está en su lugar y listo antes de comenzar a usar el asentador.
La memorización de la tecnica para asentar, también es un factor esencial en el asentado. Y ademas se debe tener muy en cuenta que es difícil corregir una mala técnica ya aprendida, por lo que vale la pena usar el tiempo y esfuerzo que sean necesarios para aprenderla correctamente desde el principio. En cuanto a la memoria muscular en las artes marciales hay un dicho: Se necesita más de mil repeticiones para aprender algo de la manera correcta, pero más de diez mil repeticiones para corregirla después de haberla aprendido de la manera equivocada, lo que también es aplicable en el asentado de las navajas de afeitar.
Asegúrese de que su asentador o correa de cuero de colgar esté bien sujeta en un punto estable y seguro y que no se mueve el anclaje para ello ate su correa de cuero a un punto de anclaje fijo para prepararse para asentar. Una barra del toallero, gancho en la pared o el tirador de la puerta bien cerrada, es seguro que le van a funcionar pero no el brazo o respaldo de una silla Sólo asegúrese de que sel punto de anclaje esta fijo y no se mueve o desplaza. Si se mueve o gira a su alrededor no logrará buenos resultados.Un punto de anclaje deficiente esta garantizado que puede ser hasta peligroso para usted. Tire de la correa de cuero asegurándose de que el extremo unido al gancho u otro punto está fijo.
Una excepción a esto se produce cuando se viaja en cuyo caso es recomendable usar un asentador de cuero de paleta o ballesta e incluso en casos de necesidad un asentador realizado con papel de periódico, salvo que lleve consigo su asentador de colgar y lo sujete a algo seguro y fijo. Por ello es una buena idea aprender a asentar primero sobre una paleta antes de intentarlo a mano alzada en un asentador de colgar así no tendría que tener que tensar con el fin de sostener la correa de cuero de la navaja. Aunque si es el caso y comienza con uno de colgar trate de fijar y colocar el asentador a una altura que le permita a sus manos utilizarlo cómodamente. Es mucho más fácil tensar la correa de cuero con la técnica adecuada si está relajado y cómodo.
Busque un lugar tranquilo para hacer su asentado. Piense que tiene una navaja en sus manos y no hay porque correr ningún riesgo ni poner en peligro a nadie, ya que aunque usted este familiarizado con las barberas, muchas personas las tienen respeto. Tampoco usted podrá ser capaz de relajarse si hay niños o mascotas corriendo a su alrededor mientras está utilizando el asentador.
Antes de comenzar se puede “dar mano al cuero” lo que sirve fundamentalmente para eliminar el polvo y cualquier partícula que se haya depositado en su superficie; pasarle la mano, no aporta grandes beneficios pero tampoco es que le perjudique. Se trata de frotar la palma de la mano o antebrazo por el cuero del asentador, además de realizar las funcione anteriores también templara o calentara el cuero. Con esta maniobra se le da calor, algo de humedad y un poco de “grasilla” de su propia piel para hidratarlo. El mayor beneficio se obtiene por la eliminación o limpieza del polvo y la eliminación de las partículas que pùeda haber en la superficie del cuero. Pero lo que hay que recordar siempre es asentar con el lomo de la navaja apoyado, avanzando este en primer lugar seguido del filo y realizar las pasada en diagonal para conseguir un movimiento en X cuando el asentador es estrecho más estrecho que lalongitud del filo de la hojsade la navaja. Con un asentador ancho se pueden evitar las pasadas en X, e independientemente de cómo sean los trazos, siempre se han de realizar sin hacer presión, únicamente acariciando el cuero porque el cuero debe ceder un poco pero si cede mucho redondea el filo y por lo tanto si se presiona la navaja sobre él entonces es cuando se “entierra” el filo en el cuero y se estropea.
La clave para un buen asentado es conseguir la tensión adecuada en la correa de cuero. Para lograrlo colóquese de pie con el extremo del cordón del asentador o gancho fijado a su punto de anclaje y su mano no dominante agarrando el mango u extremo de la correa contrario. Párese frente al punto de anclaje del asentador y coloque su cuerpo justo al lado de la correa. Meta el codo para reducir el movimiento de la mano. Por último, tire del asentador con la fuerza suficiente para hacer que el cuero se tense en frente de usted. Con la navaja en su mano dominante, coloque la hoja de manera que el lomo o columna vertebral y el filo estén en posición plana sobre la superficie de asentado. El lomo nunca debe abandonar o levantarse de la superficie de asentado. El filo de la navaja estará más cercano a usted y el lomo estará más alejado. No gire el filo hacia usted ni lejos de usted ni permita que la correa de cuero ceda en exceso.
Empuje la hoja lejos de usted, manteniendo el lomo o columna vertebral y el filo planos en la superficie de asentado en todo momento. La hoja debe deslizarse por la superficie de asentado con poca o ninguna presión. Al acercarse el final de la correa, detenga su movimiento hacia adelante y voltee la hoja sobre el lomo o columna vertebral haciendo girar la espiga entre los dedos. Recuerde que el lomo no sale de la superficie de cuero en la parada. Complete la etapa colocando suavemente el filo plano sobre la superficie de asentado. Ahora el lomo estará más cercano a usted.
En la técnica de asentado el único aspecto verdaderamente importante es asegurarse de que la barbera viaja o se mueve correctamente a través del cuero. El cómo cada uno logra realizar tal trazo no tiene ninguna consecuencia posterior. Si ya sabe asentar y obtiene buenos resultados, perfecto. No hay necesidad de cambiar nada. Pero si es principiante y el asentado es un nuevo concepto para usted, se recomienda la técnica que se describe a continuación derivada de la tradición y experiencia y ayuda a superar la mayoría de los escollos y aventaja a algunas otras técnicas mientras se asienta igualmente la navaja.
Cómo conducir o guiar el trazo, técnica de asentado.
Practique en primer lugar en la banda de lino o tela antes que en la correa de cuero, sera menos probable que lo corte. Coloque la navaja en la banda textil, cerca del extremo donde la tiene agarrada con su mano. El filo ha de quedar frente a usted. Tire de la banda hasta que quede bastante tensa, sin que se canse demasiado y los dedos de su mano se pongan blancos del esfuerzo. Guíe y envié la navaja de afeitar lejos de usted, todo el recorrido o longitud del asentador hasta el final. Asegúrese de que al lomo le sigue el filo. No se preocupe por la presión y deslizamiento aún. Desplace o mueva la navaja ligeramente sin apretar. Habrá una desviación o hundimiento en la banda, lo que está bien, mientras el asentador se desvié o hunda principalmente en el lomo y no tanto en el filo. Cuando llegue al final, utilice el símil del giro del mando del volumen de una radio antigua para voltear la navaja sobre el lomo. Considere al lomo como el eje de rotación de la navaja de afeitar y mantengalo en contacto con la correa de tela o cuero en todo momento Piense en el asentado como el acto de arrastrar el lomo de la navaja sobre la correa de cuero y que el filo es algo que siempre le sigue. Cuando el lomo llega al final, voltee una vez más la barbera, y está de vuelta donde comenzó.
El trazo se inicia en el lado izquierdo del asentador. La parte de la hoja que está más cercana a la cacha debe estar al inicio de la parte alta del asentador. A medida que mueve la hoja vaya desplazando la hoja en toda su longitud hasta recorrer toda la banda. De la vuelta a la navaja y haga lo mismo por el otro lado. Es una especie de X. Siempre llevando el filo ultimo o en el final del movimiento.
La forma o manera de agarrar o sujetar el asentador y navaja es;
Sostenga el extremo del asentador con firmeza en la mano izquierda para que no ceda. Manténgalo cerca del costado, y tan alto como le resulte cómodo. Tome la navaja en la mano derecha, sujétela bien en la mano agarrando la navaja de modo que el primer dedo está en el vástago, el segundo dedo está en el mango y el pulgar descansa ligeramente en ambas partes. Al mismo tiempo, el primer dedo de la mano derecha se apoya en el borde de la correa de cuero. Comience colocando la navaja sobre la correa, girándola con los dedos y el pulgar. Practique la acción de giro hasta que la domine.
Para aasentar la navaja, use un trazo diagonal a la vez que desplaza la hoja a lo largo desde el talón hasta la punta con muy poca presión y uniforme, recuerde que la dirección de la navaja de afeitar en el asentado es el inverso de la utilizada en afilar es decir con el lomo por delante.
El primer trazo.
Iniciar el trazo en el borde superior de la correa de cuero más cercano a la pieza giratoria del enganche.
Deslice la navaja perfectamente plana, llevándola con el lomo pegado, directamente sobre la superficie de cuero. Aplique simplemente la presión suficiente en la correa de cuero para sentir el sonido de asentar. No se preocupe por la velocidad. Esta vendrá con la práctica continuada.
Segundo trazo
Cuando se completa el primer trazo, gire la navaja por la parte posterior de la hoja. el lomo, haciéndola girar en los dedos sin girar la mano. Ahora deslice la navaja lejos de usted, hacia el eslabón o enganche giratorio, completando así el segundo trazo del asentado. Con un otro “primer trazo” descrito antes.
La prueba final de nitidez de corte de la navaja de afeitar tras el asentado se realiza en la punta del pulgar humedecido antes de afeitar.Toque el filo de la navaja ligeramente y observe la reacción.
Un filo romo no produce ninguna sensación al deslizarlo. Una navaja que tiene el filo de corte adecuado tiende a pegarse a la yema del dedo pulgar y no se desliza a lo largo de ella.
Si el filo produce un sonido áspero, desagradable en la prueba, indica que el filo de corte es todavía grueso. Para corregir esta situación, es necesario realizar unos pases adicionales sobre la banda textil del asentador
En caso de que el filo de la navaja produzca una sensación de suavidad en la prueba, termine de nuevo sobre la banda textil, seguido por unos pocos trazos más en la correa de cuero.
Conclusiones:
Asentar una navaja es una habilidad adquirida por la práctica repetida. El objetivo de asentar es suavizar el filo dándole forma para implementar un filo de corte agudo.Cada movimiento de ida y vuelta equivale a una pasada.

¿En el asentador hay que realizar las pasadas en X?

A diferencia de una piedra de afilar, una correa de cuero tiene suficiente flexibilidad para hacer buen contacto con el filo de una navaja, sin importar que el filo este perfectamente recto o tenga sonrisa. Por lo tanto, no hay ninguna necesidad real de realizar las pasadas en X. A pesar de que las pasadas en X en el asentador sean un mito histórico. El motivo es que no hay dientes microscópicos a alinear en dirección diagonal Pero su asentador puede carecer de la anchura necesaria para apoyar la hoja en toda su longitud., lo que puede ser superado con un asentado en X, o diagonalmente, aunque lo que también se puede hacer es asentar parcialmente, rara vez se hace,lo que significa que se empieza realizando una serie de pasadas con el talón en contacto constante, después de lo cual señala el medio colocando el dedo, maniendolo allí mientras asienta la otra mitad de la hoja con igual número de pasadas.
Cuando el asentador es de correa colgante hay que mantenerlo tensado correctamente mientras se realizan las pasadas de la navaja para evitar que se redondee el filo
La navaja tiene que estar plana en el asentador, es decir, que el cuero toca a la vez filo y lomo

¿La navaja plana y sin apretar?

Sí. Precisamente el voltearla por el lomo se aconseja para evitar, al darle la vuelta levantando primero el filo cuando la hoja se levanta demasiado pronto y apoyar en el filo para hacerlo, lo redondea o mella.
El filo se desgasta con cada afeitado aunque sea mínimamente y es preferible pasarse con el asentado antes que quedarse corto, ya que las navajas el desgaste no es mucho en el asentado.
Tan solo debe pasar la navaja con movimientos suaves y no excesivamente largos por el asentador.
Es muy importante no presionar porque de lo contrario se estropea el filo. Unicamente debe aplicarse la suficiente presión para que la navaja se deslice tocando toda ella el asentador.
Si la correa de cuero cede o se hunde alrededor del filo de la navaja, entonces usted rápidamente empezara a ver un filo redondeado o convexo, y el filo no durara o se quedará indispuesto por mucho tiempo. Si la correa de cuero cede o hunde alrededor del lomo el filo estará moviéndose en una superficie plana, y usted obtendrá un filo afilado.

Como resumen se puede decir que todo lo que se hace en el asentado es arrastrar una navaja, con el lomo por delante, sobre el cuero. En ello hay aspectos o consideraciones muy importantes atener en cuenta:
En primer lugar está el agarre o sujeción de la navaja: Usted debe mantener su navaja entre el dedo índice y el pulgar por la espiga o el vástago, este es el agarre recomendado en los manuales de barbero. Algunas personas creen erróneamente que el pulgar debe estar en lo alto de la espiga cuando la barbea esté plana sobre la correa de cuero, es decir, sostienen la navaja por los lados o laterales de la espiga o vástago.
La consideración principal, de cómo llevarlo a cabo, es que cuando se finaliza el recorrido del pase de un lado de la navaja por el cuero, gire hacia fuera la navaja para comenzar el recorrido de retorno, la vuelta debe hacerse sin utilizar ningún movimiento de la muñeca apreciable. Esta es una habilidad que se aprende, y resulta complicada al principio, pero es fundamental para maximizar la efectividad del asentado.
En cuanto a realizar el asentado de la navaja sin accionamiento de la muñeca debe ser practicado extensivamente antes de poner la navaja en el asentador. Tenga mucho cuidado y asegúrese de realizar correctamente el que que su navaja de afeitar se mueve ligeramente, sin presión en la dirección de su movimiento antes de asentar y que el borde del filo de la navaja toca el cuero. Asimismo, asegúrese de que levanta el filo del asentador antes de detener o revertir el pase. De este modo no sólo no dañara la superficie de su asentador, sino que también protegerá el filo de la navaja.
Para asentar, necesariamente se requiere aplicar presión ligeramente con el fin de ser más eficaz, pero solamente para acariciar el cuero. El ejercer mayor presión sobre la navaja puede ser perjudicial y más si se aplica de manera incorrecta. La correa de cuero debe estar tensa. No trate de mantenerla perfectamente plana, pero eso si la flexión o lo que cede debe estar controlado. La presión debe ser aplicada a través del lomo de la navaja y de modo que no se desvíe o separe el asentador precisamente en el lomo. Si se aplica presión en el filo, el lomo se levanta y puede girar, y por lo tanto dañarse el frágil filo de corte. Durante el aprendizaje de la técnica adecuada de asentado, el dañar la superficie del asentador es, por desgracia muy frecuente o casi seguro. Debido a esta probabilidad, resulta muy conveniente practicar, ya sea con una navaja no demasiado afilada como para dañar la correa de cuero o un cuchillo de mantequilla común. Esta es la razón por la que se recomienda que los principiantes compren asentadores baratos o usarlos de ballesta dado que los componentes de cuero se puedan cambiar fácilmente y ser reemplazados por otros.
Como conclusión y resumen el rasgo o trazo de asentado es una parte esencial y muy importante en cuanto al método de asentado y del afeitado con navaja de afeitar, lo aconsejable es utilizar el viejo método del barbero de inclinar ligeramente la hoja para conducir con la punta y volver con el talón, manteniendo el ángulo. Esto le da automáticamente el patrón o modelo en X Además, se debe recorrer únicamente alrededor de unos 20 cm siete u ocho pulgadas de longitud de trazo, en lugar de toda la longitud del cuero, hágalo con la muñeca bloqueada y manipulando la hoja, como un lápiz, entre el dedo índice y el pulgar. Este método da un mejor control de la hoja.
Cómo sujetar o agarrar la correa de cuero
Muchos asentadores de colgar tienen un mango de cuero o anilla en el extremo opuesto al de enganche o amarre para poder sostenerlo firmemente y conseguir un buen agarre. Loa asentadores que no tienen mango o ningún tipo de artilugio de agarre deben ser sostenidos firmemente con los dedos y la palma de la mano de uno a varios centímetros desde el extremo de la correa de cuero. No tire ni apriete demasiado fuerte: si sus nudillos se ponen blancos es el momento de disminuir un poco la fuerza de estirado.
Cómo sostener o agarrar la navaja
Abra la navaja 180º y sosténgala con la mano que le resulte más cómodo según sea diestro o zurdo y le sea más fácil para girar o voltear la navaja sobre si misma. Tome la espiga entre el pulgar y el índice. Usted debe ser capaz de poder abrir el pulgar y el dedo índice, sin ningún riesgo de caer la navaja.
Busque la mejor posición para sujetar la navaja de forma que pueda llevar y voltear libremente la hoja de lado a lado, agarre la espiga entre los dedos pulgar e índice y volte la navaja de afeitar, como si usted estuviese ajustando el pequeño mando del volumen en una radio o transistor, no debe hacer ningún movimiento de la muñeca.
Si usted tiene un mal agarre o incómodo, se ralentizará su velocidad de asentado y además estará constantemente tratando de corregirlo durante el asentado.
Estirar y tensar la correa de cuero
Estire la correa de cuero hasta que este tensa. No tiene por qué estar excesivamente tensa, pero se evitan problemas futuros si la correa de cuero se mantiene firmemente para intentar conseguir una superficie plana.
Asegúrese de que la correa se orienta de una manera tal que proporcione una superficie plana, inclinada hacia abajo de forma que no solo le sirva para ver como se desliza la navaja sino .que también vea su muñeca, y cómo se mueve su mano durante el asentado para impedir la torsión innecesaria de la muñeca.
Grado de tensión del asentador y presión de la hoja sobre el cuero.
Ni mucho, ni poco, ni demasiado. Eso es lo más preciso que obtendrá con una descripción del tensado de la correa de cuero, el grado la presión de la hoja contra el asentador y en la mano. Todo esto sólo se puede aprender haciéndolo y probandolo realmente. Después de hacerlo y probar de nuevo y luego otra vez y otra vez. Así mediante prueba error conseguirá el punto idóneo. Lo recomendable es que empiece con una tensión del asentador cómoda pero firme y una presión muy leve de la barbera contra la correa de cuero. Es natural y normal hacer demasiada presión en lugar de demasiado poca. El recordar esto es especialmente importante cuando se asientan navajas de afeitar muy vaciadas en inglés fullholow que son más flexibles que las cuñas.
Como ya se ha indicado antes, la fricción entre navaja y cuero es importante. La fórmula científica para describir el concepto de fricción utiliza tres variables importantes: El agarre del cuero o grado de frotamiento o rozamiento de los dos objetos juntos acero y cuero. Es obvio que el acero de la navaja no puede ser alterado en ese sentido. La superficie de la correa puede verse afectada pero dentro de un margen estrecho. Es buena práctica la de dar mano al cuero para calentar el cuero un poco frotando con la palma de su mano. Como ya se mencionó, los aceites naturales de la piel humana mantienen la piel de la correa en buenas condiciones y el manoseo precalienta el cuero, quienes juegan al billar saben que unos pocos grados de temperatura pueden tener una influencia muy obvia en la fricción y ademas mantiene la piel flexible.
Las dos variables restantes son realmente claves cuando se trata de lograr la fricción o rozamiento adecuados y deseados. La primera es la presión. El segundo es la velocidad. El hacer demasiada presión debe evitarse. No sólo tiende a hacer ceder al cuero en demasía, sino que dobla la hoja de la navaja, y lo hará en su parte más flexible, el filo. Es una de las ventajas del asentador de ballesta puesto que ejerce una tensión propia. Si la correa es tan resbaladiza o deslizante que necesita realizar el asentado aplicando presión, los resultados serán mediocres en el mejor de los casos. Un buen asentador invitará a aplicar una ligera presión. ¿Cuánto? La suficiente para sentir la fricción como una pequeña resistencia que debe superarse mientras el acero viaja a través del cuero. Será diferente en cada correa eso se denomina “agarre del cuero”. Si usted siente la fricción o roce, ahí es. Eso es todo lo que necesita. Si necesita presionar mucho y empujar hacia abajo para sentir o notar la fricción, entonces tiene problemas. Tenga en cuenta una cosa, para una determinada fuerza aplicada sobre la navaja la presión ejercida sobre el bisel puede variar mucho. El ancho de los biseles (la parte pulida de los filos) puede variar entre 0.1 mm y mas de 1 mm. La presión es fuerza sobre superficie, por lo tanto para una determinada fuerza aplicada sobre la navaja los filos más estrechos van a sentir mayor presión. Con esto lo que se trata de decir es que cuando tenga un bisel muy angosto cuidado con la fuerza que aplica sobre la navaja.
Los biseles estrechos responden mejor al cuero comprobado mediante el test del pelo colgante HHT antes y después de asentar, la mayor presión y un mejor contacto cuero-bisel tienen mucho que ver. Para que este contacto sea apropiado también los cueros deben ser flexibles.
La variable final es la velocidad. Se necesita algo de velocidad. No mucha, pero si algo. Las velocidades aportan energía cinética a la ecuación. Este es el mismo tipo de energía que hace que a mayor velocidad sea mucho más eficiente el golpe de un martillo al intentar introducir un clavo en la pared. Si mueve una hoja de una barbera a la velocidad del caracol sobre una correa de cuero limpio, no pasará nada, eso si puede voltear la barbera tan lentamente y concentrado como le guste, pero el trazo requiere algo de velocidad. ¿Cuánta velocidad? Usted no tiene que asentar en unos pocos segundos para que sea eficaz, pero como regla general, de 40 a 60 pasadas por minuto obtienen un filo mejor y más cortante que de 10 a. 30 pasadas por minuto.
El redondeo del filo esta relacionado con la presión que se hace al asentar y no con el número de pasadas, al apretar en exceso la navaja contra el cuero se varía el angulo de ataque produciendo un desgaste del filo o redondeo.
No solo se redondea por presión si no también hay que tener muy en cuenta otros factores: la falta de tensión en los asentadores de colgar, la piel con arrugas paralelas al filo de la navaja, la piel excesivamente elástica que no se debe confundir con flexible, la piel excesivamente dura y la piel rectificada y a la que se le ha dejado mucho pelo son los causantes del redondeo del filo.
¿Cuántos pases por el asentador?
Es imposible dar cifras concretas del número de pasadas para que el filo este asentado, ya que depende de la navaja, de las propiedades del cuero y de la eficiencia al hacer uso de él. Ya se ha comentado que el redondeo del filo esta relacionado con la presión que se hace al asentar y no con el número de pasadas.
A modo indicativo extraido de la experiencia algo que funciona podría ser:
En el componente de lino, se puede distinguir dos usos:

  1. Preparación del filo regular,
    Realicelo todos los días antes de la correa de cuero, 20 vueltas de ida y vuelta deben ser más que suficiente.
  2. Remoción y eliminación posterior de los restos de afilado.
    Depende un poco del acabado que se obtenga en la piedra de afilar y el método utilizado. Sesenta pases de ida y vuelta son generalmente suficientes.
    La lógica y la física, lleva a pensar que es precisamente en las primeras pasadas donde el efecto de realineación del filo se produce mayormente. Una vez más o menos alineado, las siguientes pasadas ya tendrán mucho menos efecto y más bien sería como de pulido. No obstante, si se sigue asentando, más, ese pulido, podría ir a su vez adelgazando ya en exceso la linea del filo, quedando más como rebaba, aumentando su capacidad de corte, pero siendo estas rebabas mucho más frágiles, lo que aumentaría la sensación de aspereza ya que aumentarían la facilidad para producir microenganchones en el pelo y la piel.
    De este modo, según el número y calidad de las pasadas y del asentador, se podría casi distinguir tres fases en el asentado:
    Una primera fase, en la que el efecto de alineado es mayor y más rápido al alinear los microdientes.
    Una segunda fase en la que el efecto es menos intenso y lo que mayormente consigue es pulido y por tanto mayor suavidad.
    Y por último una tercera fase, en la que se adelgaza el filo y si se realiza en exceso aumenta su corte, fragilidad y aspereza.
    Esta ultima sería una especie de teoría que algunos comparten, es decir la teoría del sobreasentado.
    Por ejemplo el fabricante recomienda realizar con la pasta verde Puma tan sólo unas cinco pasadas cuando sea necesario.
    Esta llamada tercera fase, puede verse con claridad, a modo de ejemplo en los cuchillos de cocina si se usa mucho la chaira con suavidad y en un ángulo muy paralelo.
    A simple vista pueden verse esas rebabas que se comentan. Los cuchillos con estas rebabas, cortan muy bien, pero les dura muy poco, por lo que hay que recurrir constantemente a la chaira.
    De todo esto, se puede obtener como conclusión, que cada navaja, necesita su número determinado de pases de asentado, pues es distinto su tipo de acero y su diseño. También cada asentador, y cada persona que asienta, Y no todos los días asienta de la misma forma. Cada persona tiene unos gustos, una piel distinta, y unas sensaciones distintas… Solo la experiencia y la rutina, hace que se cree una especie de intuición para saber o imaginar el momento exacto en que cada navaja está suficientemente asentada.
    Solo así, se puede explicar que con una misma navaja unas veces pueda conseguir un buen afeitado y otras no tanto. Y a la vez siguiente el afeitado vuelva a ser bueno.
    Para uso personal, con pocas pasadas ya vale .Si la navaja empieza a perder filo, lo cierto es que si se le da muchas pasadas, se consigue una mejoría, aunque solo sirva para aguantar un solo afeitado, pero si esa situación se alarga porque no tiene ocasión de afilar, debería usar pasta abrasiva que es más rápido para conseguir lo mismo.
    El caso es que si se afila una navaja con piedras de grano muy fino, el asentado en cuero puede ser innecesario. Después, a medida que se usa, pasar por el cuero es por mera prudencia, por si el filo estuviera muy dañado del afeitado anterior, que pase por el cuero antes de pasar por la piel de la cara.
    Si se usan los asentadores de ballesta generalmente más pequeños se recorren menos centímetros. Por tanto, aumente el número de pasadas a dar que viene a ser de unas cincuenta por el lado de cuero más rugoso (al día siguiente del afeitado), y otras cincuenta por el lado de cuero más fino justo antes del nuevo afeitado.
    Como todo en este mundo de las barberas cada cual puede libremente opinar y hacer con sus barberas, lo que estime oportuno.
    En conclusión el asentado de la navaja es quizás el paso más importante en el afeitado con navaja de afeitar, las pasadas por el asentador pueden depender de varios factores que ya han sido citados, no hay un número exacto o aproximado de pases por el asentador, sino que se debe ir probando, es decir, realizar un número de pasadas y afeitarse, de esta manera podrá ir aumentándolas o reduciéndolas hasta saber la cantidad de pasadas que necesita cada navaja y las que necesita cada usuario, una navaja que su filo ha llegado a su grado óptimo en su evolución, con pocas pasadas sería suficiente para mantener ese filo, se diría que entre 10-12 pasadas por cada lado sería suficiente. Una navaja recién afilada necesitara un buen número de pasadas por el cuero (80-100), posteriormente se debe ir probando (20-30), tampoco hay que excederse en las pasadas, el sobreasentar la navaja sería contraproducente para el el filo.
    El lino solo se utiliza cuando la navaja pierde contundencia o para limpiar el filo, principalmente para lo primero, pero de eso pasará mucho tiempo, el mejor amigo del filo es el cuero
    La correa de cuero (re) alinea el filo
    Los microdientes, aletas, aletillas o micro-rebabas en definitiva el filo no se recupera completamente con el reposo del acero, es el cuero el que las termina de alinearlo y esa es su función.
    En cuanto al tiempo de recuperación dependerá de cada tipo de acero y hoja, no es algo matemático y en función de esa recuperación variaran las posteriores pasadas en el asentador.
    Tipos de microdentados hay tantos como tipos de acero y hojas, es lo que verdaderamente le da la personalidad a la navaja plasmado en las sensaciones.
    Como nota interesante o anécdota un usuario experimentado probando la durabilidad de los filos sin asentar en una barbera con acero Friodur en diez afeitados sin asentar no noto cambio alguno en el filo y seguía afeitando como el primero o eso creía…
    Como se ha mencionado, una vez alineado, no hay ningún efecto posterior de asentado adicional, sesenta pases probablemente sean más de lo necesario, pero son los que se hacen. Mientras los realiza dará a la espuma aplicada en su barba algún tiempo para ablandar los pelos, ademas es una actividad relajante y permiten practicar las habilidades y técnica del asentado.
    Para una mayoría de usuarios y para la teoría de la realineación correcta, no tiene sentido alguno dar muchas más pasadas, o usar una progresión de cueros desde un asentador”peor” hasta una correa de cuero “más fino”. Una camisa planchada no puede mejorarse con más planchado. Lo mismo sucede con un filo alineado. Una afirmación que es rebatida por quienes utilizan una secuencia o más de un asentador, pero que se sepa hasta el momento, no hay una sola explicación lógica y válida acerca de las virtudes de una progresión de asentado con múltiples cueros, ninguna de las enunciadas ha sido capaz de sobrevivir. ¿Con uno es suficiente? claro que sí. Lo que ocurre es que las sensaciones sobre distintas superficies de asentado son diferentes y hay a quien le gusta realizar una progresión de cueros. Sucede como con las piedras y pastas, a veces se puede prescindir de alguna etapa en la progresión y el resultado también es bueno, pero si se tienen varios materiales pues se usan. Las sensaciones también cuentan.

Otras cuestiones del asentado.

Cómo asentar correctamente es muy sencillo pero se han de tener ciertas consideraciones.
Asentar de forma inadecuada puede causar que una navaja bien afilada parezca que el filo esta menos afilado y / o más áspera de lo que debería durante el afeitado.
Cuestiones derivadas del mal asentado son:
Una sensación desigual a través del filo de la navaja causado porque la navaja no hace un buen contacto con el cuero a lo largo de la pasada de asentado
Un filo convexo o redondeado causado por la flexión del filo de la navaja contra la correa de cuero al presionar con tal fuerza que la correa comienza a doblar el fino filo de la navaja.
Un filo cada vez más romo o un filo áspero causado por ejemplo por asentar muy lento, asentar con muy poca frecuencia o realizar muy pocas pasadas por el asentador.
Simplemente el volver a asentar bien suele ser suficiente para corregir estos problemas. Sin embargo, si los daños causados por un mal asentado son suficientemente graves, la navaja tendrá que ser repara y / o afilada.
Si la sensación es desigual a lo largo de la longitud del filo en el afeitado el motivo puede ser que la navaja no está haciendo buen contacto con el cuero durante las pasadas por el asentador y entonces algunas partes de la hoja se asientan y otros no. Lo primero que debe comprobar es que no inclina la mano que sujeta el asentador y por ende no se está inclinando la correa de cuero demasiado hacia la izquierda o hacia la derecha durante el movimiento de asentado.Otra posible causa es la inclinación de la mano que sujeta la navaja así pues podría estar inclinandola demasiado hacia el lado izquierdo o derecho durante el movimiento de asentado.

El filo laminado (rebaba)
Esta anomalía se origina como consecuencia de presionar el filo de la navaja contra el cuero con tanta fuerza que el cuero comience a doblar el filo de la navaja. Adeemas de ser causado por hacer demasiada presión de la navaja contra el cuero, también puede ser causado por voltear o girar la navaja apoyando el filo sobre el cuero en lugar de darle la vuelta por el lomo.
Los problemas de sincronización y punto de contacto si la navaja no está haciendo buen contacto con el cuero pueden tener varias razones:.
La primera razón para ello podría ser que el movimiento de asentado es escesivamente lento. Se puede comenzar con un movimiento lento para adquirir la mecánica y la sensación, pero después se debe aumentar la velocidad. Pero tampoco ha ser un concurso de velocidad. Un vistazo a un buen video le ayudará…
En segundo lugar la velocidad de asentado puede ser demasiado variable o inconsistente. Aunque usted comience con poca velocidad seguidamente debe aumentar la velocidad de forma constante para mantener la sensación. Hay más velocidades que demasiado rápido y demasiado lento.
Por último puede ser por no asentar suficiente. Aumente las pasadas por el asentador.
Sensaciónes.
La correa de cuero y hoja de la navaja transmiten muchas sensaciones durante el asentado. Si usted no está distraído o únicamente pendiente de estirar su asentador de colgar con demasiada fuerza, podrá interpretar las sensaciones por lo que si percibe esas sensaciones puede tener una mejor idea de cómo va el asentado.
Use los sentidos al igual que en el afilado, pues proporcionan mucha información sobre su técnica de asentado. En el asentado como al afilar, se debe recopilar toda la información sensual que se pueda a fin de aprender más rápidamente y alcanzar mejores resultados.
Oido.
Usted puede escuchar cosas o sonidos diferentes cuando asienta. He aquí dos ejemplos:
Un sonido desigual equivale a un contacto desigual, ¿A que usted no quiere escuchar eso?
Sonido adecuado contacto adecuado, esto es la verdadera música para los oídos.
Vista
Tenga cuidado con la correa de cuero y la hoja de la navaja durante el asentado, observe y averigue si se inclinan demasiado hacia un lado o el otro.
Otros factores y aspectos a mencionar.
Diferentes aceros pueden variar mucho los tiempos de afilado y asentado. Aceros más duros necesitan naturalmente asentarse con más frecuencia que los más blandos. Lo mejor que puede hacer es simplemente asentar, afeitarse, y comprobar si está satisfecho con los resultados.
Diferentes anchuras de hoja producen sensaciones diferentes.
Diferentes técnicas de asentado también dan sensaciones y resultados diferentes.
Una hoja tipo cuña es más rígida que una hoja muy vaciada y en el asentado puede sufrir un redondeo del filo con mayor facilidad.
Diferentes cueros: Una correa de cuero cordovam transmite más sensaciones y desliza más suave que otra piel de caballo.
En el asentado hay muchas aspectos y factores a que atender, pero no se asuste. No es difícil. Sea paciente y no se apresure demasiado. Todavía todos tenemos mucho que aprender.Diviértase y disfrute
Como si esto no fuera suficiente también hay asentadores con pastas abrasivas para afilar de forma periódica.
¿Por qué hay asentadores que tienen pasta abrasiva en una de sus caras?
Una forma de mantener el filo por más tiempo, es mediante el uso de una o más pastas para asentar la navaja de un modo periódico. Estas pastas suelen ser poco agresivas como por ejemplo el óxido de cromo comúnmente llamada pasta verde, pero consiguen un efecto de pulido mayor que el que se logra solo con cuero, de manera que la navaja se mantiene afilada durante mucho más tiempo.
La idea de estos polvos convertidos en pasta es reproducir a muy pequeña escala y de un modo más débil el efecto de la piedra de afilar. Desgastando muy poco el borde del filo… De ahí la idea de tener uno de los lados del cuero cubiertos de algún tipo de polvo mordiente y el otro de cuero limpio, o incluso alternar dos caras con dos tipos de polvo distintos.
El objetivo principal del asentado es reducir la anchura del filo aumentando el ángulo del bisel cerca del vértice (micro-convexidad). Las partículas abrasivas (pasta, aerosol, etc.) se aplican al asentador para incrementar la tasa de abrasión. La geometría del filo que se logra dependerá del tipo y tamaño del material abrasivo colocado en el asentador, la presión aplicada y el número de vueltas dadas para repasar la navaja. Aunque parece simple en principio, los buenos resultados pueden ser difíciles de lograr debido al número de variables y sus efectos.
Se ha de señalar que este procedimiento aparentemente muy racional, tampoco es necesario siempre el pulir un poco con pasta el filo de la navaja. Así por ejemplo los fabricantes de tapones de corcho, afilan el cuchillo de corte repasándolo sobre una madera en blanco, que si tiene polvo será del que flota en el taller. Por lo que el efecto del repaso no es otro que enderezar el filo.
La pasta nunca, nunca se debe usar con unn asentador de colgar. Siempre sobre asentadores de ballesta, paleta y mucho mejor en madera blanda, sino lo que producira con toda seguridad es el redondeo del filo.
Para agregar nueva pasta al asentador es necesario retirar la pasta vieja y gastada, si no se hace así, se forman pequeños mazacotes en la superficie que afectan el filo de la navaja.
Además mucha pasta aplicada no es sinónimo de mejor, los asentadores deben tener una capa fina y uniforme de pasta para que funcionen mejor. Con las pastas menos es mejor que más y siempre retirar el exceso de pasta antes de aplicar la nueva.
Como orientación la cantidad a utilizar de pende de la superficie a untar, pero similar a un grano de trigo para una de las caras del asentador de ballesta “standard”. Osea, poca.

Errores comunes del asentado.
Balanceo de la navaja.
Al realizar las pasadas de ida y vuelta por la correa de cuero, es posible que se distraiga y pierda su técnica, sobre todo al alcanzar la navaja el final de cada recorrido. Por lo que se puede terminar haciendo los pases a ciegas y a tientas, cambiando el control manual sobre la navaja en el final de cada carrera, lo que afecta a la consistencia de la velocidad y al ángulo de la hoja. Ya sea debido a la sujeción o agarre de la barbera con el pulgar en lo alto de la espiga o al movimiento de la muñeca, sólo asegúrese de que los trazos son compatibles con una pasada suave y constante. Hacerlo correctamente en realidad puede parecer o resultar un poco antinatural al principio, pero es esencial. Es una buena idea practicar la técnica con la navaja en el aire, y seguidamente pase a la correa de cuero cuando ya tenga práctica. Puede ocurrir que la corte de vez en cuando mientras aprende, y al menos que tenga una coordinación mucho mejor de mano- ojo que la mayoría de los principiantes lo aconsejable es que usted aprenda en una correa de cuero barata y que durante el apredizaje visione algunos vídeos de asentado. .
Velocidad excesiva
La Velocidad excesiva en las pasadas se considera más contraproducente aún que el hacer demasiada presión. Para la mayoría, una pasada rápida es mucho más fácil de aprender que un buen pase: sólido, seguro y rápido. Muchos principiantes asientan de forma ligera e incorrecta durante meses, porque eran demasiado rápidos e inconsistentes. Ya se ha dicho que no tiene que asentar en unos pocos segundos para que el asentado sea eficaz, como regla general, 40 a 60 pasadas por minuto obtienen un filo mejor y más cortante que 10 a 30 pasadas por minuto.
Levantamiento del lomo
Al asentar, es importante centrarse en el conseguir permanentemente un buen contacto entre el cuero y el lomo de su navaja de afeitar.
Debido a que el objetivo del asentado es mantener el filo de la barbera en buenas condiciones es común centrarse tanto y exclusivamente en el filo que el mantenimiento de un buen contacto entre el lomo y el cuero se descuida. El levantar el lomo provoca más presión de la debida en el filo y puede dañarlo. Es útil pensar en el filo tan sólo debe estar en el viaje asi como que en los senderos a lo largo del cuero el filo ira detrás de lomo, que se pondrá en contacto con la correa de cuero con eficacia si se mantiene una buena constante, incluso en contacto con el lomo y la correa de cuero. Es mucho mejor hacer pases largos sin tocar el cuero con el filo que hacer pases largos sin tocar con el lomo. Céntrese en el lomo para evitar este error.

12 Me gusta

Gracias por compartir.
Queda claro entonces que los diferentes cueros no Dan diferentes tipos de filo?

Muchas gracias caballero

Uma larga exposición, llena de sabiduría toda ella. No sobra nada. Enhorabuena, compañero.

Brillante como siempre :+1:

Magnífica información. Gracias.