Etimologia de afeitarse


#1

La frase afeitar la barba originalmente significaba ‘cuidar el mentón’. Pero debido al uso casi exclusivo de los términos afeitar y de barba en esta frase, la frase obtuvo un nuevo significado: ‘raer el pelo del mentón’. Y así finalmente los términos también tomaron un nuevo significado. La terminología de la palabra barba viene del latín barga, que significa pelo en la cara, y de ahí proceden otras palabras como barbilla, barbudo o barbero. Su procedencia se asocia a la raíz indoeuropea bhar-dha.[cita requerida]

Aunque según otras versiones proviene del vocablo Barbarus, barbaro o extranjero, a los cuales se les asociaba con largas y espesas barbas[1]​ en el imperio romano, especialmente entre los germanos.[


#2

No me he parado a estudiar la etimología de afeitar/afeitarse, aunque conozco el término “afeite” que es sinónimo de cosmético o algo que se aplican las personas en la cara para embellecerse o adornarse, séase hombre o mujer. Evidentemente, rasurarse es una forma de afeite, aunque no tiene por qué significar en exclusiva quitarse la barba. También es un afeite el colorete, el maquillaje, depilarse las cejas o el mismísimo pentinado.

Pero sí puedo decir que la palabra bárbaro nada tiene que ver con la barba. La palabra procede del griego βάρβαρος (pronúnciese “bárbaros”) y significa “el que balbucea”, “el que no habla correctamente”. Los griegos llamaban así a los que no eran griegos, es decir, a los extranjeros, que desconocían el idioma griego (sería mejor decir idiomas ya que el griego antiguo distaba mucho de ser un habla única) y para ellos hablaban de manera confusa o balbuceante. De ahí que bárbaro y extranjero fueran sinónimos. Por ejemplo, al padre de Alejandro Magno, era conocido entre los griegos como Filipo II el Bárbaro, porque no era griego sino macedonio, como Alejandro.

La palabra pasó al latín y con el tiempo vino a significar “bruto” o “no civilizado”, ya que griegos y romanos se consideraban el ombligo de la civilización y distinguían a quienes estaban fuera de ella. Con ese sentido peyorativo ha llegado hasta nuestros días. Insisto, ninguna relación con la barba.

Saludos.