Espuma de confort

Con ella lo que se trata es aprovechar las propiedades antisépticas e hidratantes del propio jabón de afeitar, incluso después del afeitado.
La espuma de confort se refiere, sencillamente a embadurnarse la cara con los restos de espuma sobrantes del afeitado, como primer tratamiento post-afeitado. Se suele hacer con la espuma que queda en la brocha después de finalizar los enjabonados habituales durante el afeitado.
Consiste en espumar o extender por la cara y preferiblemente con las manos, la espuma sobrante, al terminar de afeitarse y una vez que han pasado unos minutos se elimina mediante un enjugado continuando con el tratamiento postafeitado posterior: alumbre, loción y/o bálsamo, según las preferencias de cada uno.

¿Qué beneficios tiene?

Cuando la crema o jabón es adecuada para hacer espuma de confort va a suponer, básicamente: Calmar e hidratar la piel, recuperándose así del afeitado dejando la piel suave, debido a las propiedades que tengan del jabón o crema de afeitar que se aplique y que normalmente son:
Calmar la irritación ligeramente.
Hidratar…
Proteger contra el picor del alumbre, si se usa (es bueno aplicar el alumbre sin
enjuagar la espuma de confort).
Dependiendo del jabón o crema que se haya utilizado puede tener alguna otra, por ejemplo, si se utiliza un producto con mentol refrescará.

¿Cualquier jabón o crema sirve para la espuma de confort?

Excepto algún jabón extraño la respuesta es sí, aunque hay productos más adecuados que otros. Una regla sería: si le gusta la espuma para afeitarse, le gustará la espuma de confort. Así, una espuma que proteja la piel, otorgue buen deslizamiento será una buena candidata para hacer el espumado de confort con ella. Aun así, hay jabones y cremas que protegen y deslizan bien, pero dado que resecan la piel, no son los más adecuados para hacer la espuma de confort esto sucede con la mayoría de jabones con sebo animal, básicamente, también, las cremas con alcohol se deben evitar a toda costa, ya que, a diferencia de las lociones, el alcohol no se evapora, sino que se queda sobre la piel, lo que aumenta la irritación.
La espuma de confort resulta mejor cuando se aplica después del alumbre. Es decir después de afeitarse humedecer la piedra ligeramente y frotar la piel y si nota que se seca volver a humedecer ligeramente. Al cabo de un breve espacio de tiempo no más de un minuto extraer la espuma de la brocha y aplicar la espuma en el rostro… Y al cabo de otro minuto retirarla.
El procedimiento para muchas personas más adecuado para aplicar la espuma de confort es:
Finalizado el afeitado extraiga la espuma sobrante que queda en la brocha cerrando la mano sobre el pelo de la brocha desplazando el puño hacia la punta de los pelos, seguidamente la extiende con la propia mano por toda la cara afeitada.
Se extrae la espuma residual de la brocha pasando por el pelo de la misma los dedos índice y pulgar de su mano y se unta en la cara. No es recomendable enjabonarse con la brocha por dos razones: La primera es que lo más probable es que quede poca espuma en las puntas de la brocha, así que o bien saldrá una espuma muy ligera o sino habrá que trabajar bien con la brocha para que salga, y la segunda es que, a menos que use una brocha muy muy suave, usar la brocha siempre implica exfoliación, y después de un afeitado de varias pasadas, no es lo que se requiere.
Ya se ha dicho que hay que dejarla actuar unos minutos; de 1 a 3 minutos máximo, habitualmente el tiempo de limpiar la navaja y la brocha, después aclare con agua fría, la idea es hidratar la piel para que quede tersa y suave. Dependiendo de la calidad de la crema o de la del jabón que utilice y también de su piel, hay veces que no es necesario la aplicación de bálsamo o loción para después de afeitar.
Otra opción mucho menos aconsejable se puede realizar cuando se usa un jabon o crema perfumada de los que gusta su olor. Y se quiera que este permanezca largo tiempo Entonces en ese caso, hay realizar lo mismo lo mismo sacar la espuma que queda con la mano y extiéndala por toda la cara de 1 a 3 minutos y despues en vez de aclarar con agua fria, retirar con una toalla limpia.
Haciéndolo de esta manera, notara que perdura más tiempo en la cara el aroma del jabón o crema utilizados en el afeitado.
Sin duda es mejor aclarar con agua la cara para retirar la espuma, ya que asi se evita que los poros de la piel queden “sucios”. El segundo método solo se debe emplear de forma ocasional cuando se quiere que perdure el aroma. Ha de sopesar lo que quiere en ese momento, si es aroma, pruebe de esta forma, o si le da igual, aclare con agua.
En cuanto el orden de aplicación primero el alumbre y después la espuma de confort hay mucha bastante controversia, existiendo partidarios de ambas opciones; primero espuma de confort y después alumbre y viceversa primero alumbre y después espuma de confort.
La espuma de confort, aplicándola después de la tercera pasada de afeitado de la barbera y antes del alumbre o después del alumbre, de las dos formas va bien, lo único a tener en cuenta es que si se utiliza después del alumbre hay que aclarar muy bien ya que de no hacerlo, al ser el alumbre una sal, el jabón se corta, y no se extiende por la cara, así que es recomendable cuando se aplica después del alumbre aclarar minuciosamente con agua tibia antes de la espuma de confort.
En cualquier orden, el compatibilizar tanto el alumbre como el espumado de confort, supone que por un lado el alumbre realiza una función desinfectante, astringente, y por otro, el espumado de confort sirve para hidratar la piel lo que siempre viene bien.
Según su preferencia aplique primero espuma o alumbre, deje actuar, mientras tanto puede limpiar los utensilios del afeitado.
Una vez finalizada dicha labor, proceda a enjuagarse con agua fría y acto seguido aplique el no aplicado anteriormente, déjelo actuar durante un minuto aproximadamente, tras ese intervalo, vuelva a enjuagar con agua fría y aplíquese la loción y/o bálsamo.

Por ultimo, también hay quien opina que la espuma de confort es inútil e incluso perjudicial argumentando que una exposición excesiva al jabón perjudica el manto ácido de la piel y produce deshidratación, y que la principal función del jabón es ablandar el pelo para el afeitado y todo lo demás sobra, y que otra cosa es que guste el aroma de la espuma y la sensación de cremosidad en la cara, pero lo consideran innecesario utilizando como argumento que han realizado pruebas de espumado en la cara para estrenar un jabón o una brocha, sin pasar luego la navaja y, han notado que el cutis queda como acartonado, necesitando la ayuda de una loción o bálsamo.

30 Me gusta

@zkz impresionante, gracias por la info!

Muy buen aporte compañero!!! :clap:t2::clap:t2:

Gracias por el aporte, muy buen consejo.

Gracias mil por compartir colega. :+1: :clap: :clap: :clap:

Gracias por compartir, viene muy bien saber como aplicarsela :clap: :clap:

@Desmond Alfredo que opinas? :joy::rofl::wink::laughing:

2 Me gusta

Pues que todo muy fetén porque sKozz es un pro, del tema :ok_hand:
Sólo apostillar, que la espuma de confort, no debe faltar.
Por qué? Pues porque no puede faltar :man_shrugging: :sweat_smile: :+1: :wave:

2 Me gusta

Ahí ahí!! La verdad que estos dosieres son muy completos. Faltaba hacer hincapié en ese detalle :laughing::wink:

1 me gusta