Experimentos frankensteinianos

Total, que hoy tocaba afeitado sin pretensiones, por una vez había decidido mandar al carajo mi apurado PDD. Había encontrado una cuchilla Shark (que nunca me han hecho demasiado chiste) tirada por ahí, decidí darle uso. Buena espuma, eso sí, que tampoco somos salvajes, he espumado en cara con la tejona de Proyet y la maravillosa crema St James’s of London Cedarwood & Clarysage.

Tenía idea de un afeitado suave. Para eso nada mejor que mi maquinilla Palmera. Me puedo hacer 13 contrapelos con esa maquinilla y seguiría dejandole enrojecidas las protuberancias mamarias a mi mujer, cosa nada digna de un gentleman que se precie.

Sin embargo esa maquinilla tiene el problema de pesar solo un poquito más que el pelo púbico de una libélula, me resulta casi incómoda de usar. Ahí es cuando me he tropezado con la Mühle R89 y se me ha ocurrido mezclar el mango y la tapa de esta última con el peine de la Palmera.

Aquí el resultado:

Como veis, el engendro este enseña cuchilla tanto como muslazo lucía Jessica Rabbit, así que me lo he tomado con precaución. Según he dado el primer pase me he dado cuenta del error de novato que he cometido, a saber, si vas a experimentar no metas una cuchilla que no te inspire confianza. No ha pasado nada pero me ha forzado a ir con aún más cuidado.

El resultado final ha sido muy digno. Pase a favor y lateral, una maquinilla que suena como la Palmera, se comporta casi como la Palmera pero con un plus de peso que se agradece y un apurado aceptable.

¿Alguna vez os ha dado por hacer chorradas así?

7 me gusta

Yo alguna vez mezclo tapas y peines distintos… Ahora tengo una tapa de un peine cerrado de Vigshaving con el peine de una Yaqi Mellon…

1 me gusta

No, pero todo se andará.